Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Energía

Así será la nueva y más compleja factura de la luz

El próximo recibo incluirá más conceptos para explicar los tramos horarios y un precio récord eléctrico que elevará el importe a pagar

Competencia rechaza cambiar la tarifa de la luz como pide Podemos
Competencia rechaza cambiar la tarifa de la luz como pide Podemos
  • Colpisa. Madrid
Actualizado el 21/06/2021 a las 07:44
Nadie dijo que fuera fácil. Ni rápido. Interpretar la factura de la luz que recibirán millones de hogares durante los próximos días supondrá una tarea a la que habrá que dedicarle unos cuantos minutos si quieren saber cuánto han gastado este mes de lavadoras nocturnas y planchas durante los fines de semana.
Junio de 2021 será recordado como uno de los meses más convulsos para el recibo eléctrico. A la implantación de los nuevos tramos horarios desde el pasado día 1 se le ha sumado la evolución alcista de los precios energéticos en las tres primeras semanas. Dos circunstancias que harán de este periodo una factura crucial.
LA FACTURA QUE VIENE
Para ayudar a entender lo que está por venir, lo primero que deben tener en cuenta los usuarios es que este mes van a pagar, en términos generales, más que en mayo. Los precios han sido más caros y previsiblemente los nuevos hábitos no compensen ese alza. Así ocurrirá con los clientes acogidos a la tarifa regulada.
En el caso de los que tengan un contrato libre (precios fijos mensuales, por tramos u horas) también verán modificada su factura. No tanto como en el caso del PVPC, pero sus eléctricas tendrán que adaptar sus contratos “para incorporar la diferencia de costes regulados” (peajes y cargos, inherentes a todos los consumidores), tal y como recuerda la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC).
POTENCIA CONTRATADA
El primer cambio con respecto a la factura de mayo vendrá plasmado en la parte de la potencia contratada. Los denominados costes fijos que todo usuario paga, aunque no consuma un solo kilovatio/hora (kWh) de luz. Hasta ahora, solo había que pagar un precio por la potencia, porque era siempre la misma: unos 38 euros al año -3,16 euros al mes- por cada kilovatio (kW) contratado. Para una potencia de 5,75 kW, por ejemplo, se pagaban unos 18 euros al mes.
A partir de ahora, si el usuario ha optado por contratar los dos tramos de potencia disponibles -es una de las recomendaciones de la Comisión Nacional de Competencia-, pagará 30,67 euros al año por kilovatio contratado en el tramo punta (de 8:00 horas a 00:00 horas), y apenas 1,42 euros/kW en el valle (de 00:00 a 8:00 horas y fines de semana). Para ese mismo contrato de 5,75 kW, pagará de potencia 15 euros frente a los 18 anteriores.
ENERGÍA CONSUMIDA
El problema llega con el siguiente concepto: la energía consumida. La comercializadora informará en el recibo de los tres tramos horarios disponibles (punta, llana y valle), indicando el consumo de kWh realizado durante junio en cada uno de ellos. El BOE le obliga a diferenciar los peajes (los pagos a la red de distribución y transporte de la luz) de los cargos (el dinero para pagar el déficit tarifario, las primas a las renovables antiguas, etc). Y, aparte, deberá indicarle a cuánto está pagando en cada tramo el kWh.
Solo a partir de ahí obtendrá una cifra, a la que le debe aplicar el impuesto a la electricidad (5,11%), así como el IVA (21%). Y, en su caso, el coste del alquiler del contador, que suelen pagar casi todos los hogares. Serán muchos más los conceptos y epígrafes incluidos en una nueva factura menos comprensible. Para muchos consumidores, supondrá un problema de interpretación para un recibo que hasta ahora apenas comprendía uno de cada cuatro usuarios, y con mucho esfuerzo.
Una rebaja de 1.700 millones en el IVA si baja al tipo reducido

La posibilidad de que el Gobierno reduzca alguno de los impuestos de la factura tendría un impacto máximo de 9.000 millones en el erario público, según estimaciones del sector.
Los Técnicos de Hacienda (Gestha) calculan que si España bajase el IVA de la factura eléctrica (que actualmente se grava con el tipo máximo del 21%) al tipo reducido (el 10%), podría suponer una rebaja de unos 1.700 millones anuales para los hogares.
Sin embargo, creen que eso “no garantiza que esa bajada del IVA no fuese compensada con nuevos aumentos en el precio del kW”. Por ello no consideran eficaz bajar los impuestos para rebajar la factura y abogan por otras medidas como prohibir las operaciones de futuros sobre la electricidad o que las subastan no se realicen según el último precio, sino con el de producción de cada oferente.
Así será la nueva y más compleja factura de la luz
volver arriba

Activar Notificaciones