Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Guía concursal (II)

Reforma concursal: los instrumentos preconcursales

Ampliar Firma de un contrato de trabajo
  
  • ARPA Abogados Consultores
Actualizado el 14/10/2022 a las 08:25
Entre las novedades más importantes que introduce la reforma en el ámbito preconcursal están los “Planes de Reestructuración”, encaminados a evitar la insolvencia de la empresa, o superarla.
La iniciativa para solicitar los “Planes de Reestructuración” corresponde al deudor, que puede recurrir a estos planes, tanto cuando se encuentre en una situación de insolvencia inminente o insolvencia actual, como en el caso de insolvencia probable, es decir, cuando no vaya a poder cumplir las obligaciones que venzan en los próximos dos años, facilitándose la reestructuración en una fase más temprana.
Los “Planes de Reestructuración” no son de aplicación a las microempresas para las que la reforma prevé su propia regulación al respecto, la cual será objeto de comentario en un próximo artículo.
Estos “Planes de Reestructuración” no sólo sustituyen a los anteriores acuerdos de refinanciación, sino que tienen un alcance más amplio ya que no afectan únicamente y de forma necesaria al pasivo, sino que pueden alcanzarse a través de modificaciones del activo de la sociedad, mediante transmisiones de activos, unidades productivas o de la totalidad de la empresa en funcionamiento.
Se aprobarán por los titulares de créditos afectados por el “Plan de Reestructuración” que votarán agrupados por clases de créditos. Se considera que una clase de créditos lo aprueba si dos tercios del importe del pasivo incluido en esa clase hubiera votado a favor, previéndose una mayoría reforzada de tres cuartos para las clases de créditos con garantía real.
No quedarán afectados por el “Plan de Reestructuración” los créditos de alimentos, los derivados de responsabilidad civil extracontractual, y los laborales (salvo contratos de alta dirección).
Se introduce en la reforma la figura del “Experto en la Reestructuración”, profesional especializado en reestructuraciones, que asistirá al deudor y a los acreedores en las negociaciones y elaboración del “Plan de Reestructuración”, deberá intervenir necesariamente cuando se solicite la homologación judicial de un plan de reestructuración cuyos efectos se extiendan a una clase de acreedores o a los socios que no hubieran votado a favor del plan, o cuando lo soliciten acreedores que representen más del 50% del pasivo afectado por el plan de reestructuración, fuera de los cuales no será necesario el nombramiento.
Otra de las novedades es la nueva regulación de la “Homologación judicial del plan de reestructuración”, cuya solicitud deberá ser presentada por el deudor o por cualquier acreedor afectado que lo haya suscrito, permitirá extender los efectos del “Plan de Reestructuración” a créditos que no hayan votado a favor o no hayan participado en la negociación, y protegerlo frente a acciones rescisorias en caso de declaración de concurso posterior.
Existen también algunas especialidades para deudores que no alcancen determinados umbrales, pero que no tengan tampoco la consideración legal de microempresas.
Se contempla en la reforma la comunicación al juzgado competente de la “apertura de negociaciones con los acreedores para alcanzar un plan de reestructuración” que permita superar la situación de insolvencia (el conocido como “Preconcurso”), con efectos por un periodo de tres meses, introduciéndose como novedad la posibilidad de prórroga por un plazo de hasta otros tres meses siempre que lo apoyen acreedores que representen más del 50% del pasivo afectado por la reestructuración.
Los efectos a los que nos hemos referido son que, durante la vigencia de la comunicación, queda suspendido el deber legal de promover la disolución de la sociedad por pérdidas graves que dejen el patrimonio neto reducido a una cifra inferior a la mitad del capital social, y que la solicitud de concurso voluntario presentada por la propia sociedad deudora que está negociando un “Plan de Reestructuración” puede ser suspendida por el juez, a instancia de los acreedores o del experto en reestructuración, si se acredita que el “Plan de Reestructuración” presentado tiene probabilidad de ser aprobado.
Seguiremos en las próximas semanas explicándoles las novedades más relevantes de la reforma concursal.
Equipo de derecho concursal de ARPA Abogados Consultores
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora