Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
DataJuicers

La empresa tecnológica de un navarro, seleccionada por Google

DataJuicers se dedica al ‘big data’ e inteligencia artificial, y ha sido impulsada por Jesús Aranda; Google invitó a DataJuicers a participar en un evento en Colombia para explicar su actividad

Imagen de Jesús Aranda, fundador y director de DataJuicers, en la rotativa de Diario de Navarra, con una percha como símbolo de la aplicación de la tecnología a la moda.

Jesús Aranda, fundador y director de DataJuicers, en la rotativa de Diario de Navarra, con una percha como símbolo de la aplicación de la tecnología a la moda.

Actualizada 18/01/2018 a las 19:23
Etiquetas

Una empresa española, fundada por un navarro, ha sido seleccionada a nivel internacional por Google recientemente para participar en un encuentro internacional con prensa especializada en tecnología, celebrada en Bogotá, Colombia, a finales de 2017. Ha sido la única empresa invitada y su nombre es DataJuicers. Dirigida por el navarro Jesús Aranda Fuertes, se dedica al ‘big data’ (análisis de grandes cantidades de información para la toma de decisiones en tiempo real) y trabajan en el llamado aprendizaje automático​. “Google contactó con nosotros en septiembre de 2017. Estaban preparando un evento anual de innovación en Latinoamérica. Iba a participar gente de la compañía de diferentes países. El tema de innovación más reciente era el `TensorFlow’, que es la solución de inteligencia desarrollada por Google, abierta para que cualquier empresa pueda utilizarla sin coste y basado en el ‘machine learning’, una rama de la inteligencia artificial. Buscaban gente que estuviera trabajando en ese campo. Nos invitaron a Colombia a participar y explicar la aplicación de nuestra tecnología en el mundo de la moda”, detalla Aranda. En el marco de este evento, la empresa dio a conocer cómo el ‘machine learning’ o aprendizaje automático facilita los procesos en las empresas y la vida cotidiana de las personas. “Es una tecnología en la que, utilizando el histórico de datos, permite a la máquina aprender por sí mismas, emular el pensamiento humano e, incluso, reflexionar para tomar decisiones para las que no habían sido programadas. Aunque parezca ciencia ficción, DataJuicers ya lo está incorporando en su día a día a las soluciones de sus clientes”, apunta.

APLICACIÓN A LA MODA

La aplicación del aprendizaje automático en el ámbito de la moda consigue un resultado similar a contar con un asistente virtual para e-commerce, “como podría atender un buen dependiente”. De manera simplificada, sirve para encontrar la ropa que más le gusta a uno en todas las tiendas que operan online​, únicamente a partir de una foto que hemos visto en una revista o que hemos tomado antes por la calle.​ “Por ejemplo, si veo un abrigo de Nicole Kidman que me gusta. La subo a la red y me dicen dónde puede haber uno. Se trata de mandar una foto a una marca para que busquen datos parecidos. Enseñamos a los ordenadores a entender qué hay en una fotografía para recomendarnos cosas parecidas. Eso se consigue con la aplicación de algoritmos para que la decisión sea lo más precisa posible y tenga el menor riesgo”, añade.

Además de ofrecer la ropa acorde con los propios gustos, esta tecnología puede predecir las retiradas de fondos de los bancos en función de las noticias o la cotización del bitcoin.
Jesús Aranda cita a Edgar Helou, director de Google Cloud para Colombia, para decir que, así como la llegada del motor impulsó la revolución industrial, el ‘machine learning’ será la base de la revolución del conocimiento. El directivo navarro añadió que el mercado actual de ‘machine learning’ ha invertido ya 5.000 millones de dólares, pero que está previsto que en 2020 supere los 160.000 millones de dólares.

EMPRESA JOVEN

DataJuicers ha conseguido que Google se fijara en ella con apenas un año de vida. Se constituyó en el segundo trimestre de 2017 y tiene la sede en Madrid, con presencia, también, en México, en Querétaro. Cuenta con siete trabajadores, aunque dependiendo de los proyectos, el número puede ampliarse. La empresa cuenta con tres socios. Además del navarro, forman parte Jesús Mendía Villanueva, también navarro y de la empresa Iruña Electricidad, y Silvia Albaladejo Bernal, de Ponferrada y doctora física. Se habían conocido en el Instituto de Empresa y en compañías de análisis de datos donde habían trabajado.

La empresa tiene previsto este año poder facturar más de 650.000 euros. DataJuicers trabaja para, entre otros, una multinacional del sector tecnológico con sede en Silicon Valley, una de las mayores cadenas de café del mundo, una cadena de gimnasios, un fondo de inversiones inmobiliarias de Madrid... y desarrolla proyectos de robótica para Iruña Electricidad, con quien participa en un proyecto con fondos europeos . “Se trata de enseñar a una máquina a predecir cuando otra máquina se va a estropear”, explica.

MACHINE LEARNING
Con este ‘palabro’ se hace referencia al aprendizaje automático, una rama de la inteligencia artificial que permite a los sistemas aprender por sí mismos a partir de la información que le suministramos, de manera similar al aprendizaje humano. Sirve para predecir cosas que el humano es incapaz analizando información disponible.
Un filósofo sumergido en el ‘big data’


Lo curioso es que Jesús Aranda Fuertes (Pamplona, 1964) no es matemático, ni informático..., como pudiera esperarse de alguien que trabaja en este sector. Es filósofo. “Mis estudios me han venido bien para dar sentido común a la toma de decisiones”, comenta. Pasó por los colegios Larraona e Irabia antes de estudiar filosofía en la Universidad de Navarra. “Ya sabía que no me iba a dedicar a ello”, dice. Por eso, después de enseñar filosofía un año en Boston, estudió en el Instituto de Empresa y empezó a trabajar en publicidad. Con la agencia McCann Erickson se fue a vivir a Chile y Miami. Volvió a España al sector de análisis de datos, como Bayes Marketing Science. Aranda no es un caso extraño en las tecnológicas, donde cada vez contratan más filósofos. “Detrás de la inteligencia artificial viven los grandes problemas éticos”, dice.

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra