Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Premio al Relevo Generacional

Gerardo, Andrés y Aarón Laman Simón (Grupo Arca de Noé): "Nuestros padres nos legaron sus valores"

En cuanto al relevo generacional, dijo que dependerá de sus hijos

Los hermanos Lamana Simón, junto a los familiares que les acompañaron en el acto de ayer
Los hermanos Lamana Simón, junto a los familiares que les acompañaron en el acto de ayerblanca aldanondo
Publicado el 18/11/2021 a las 09:40
Gerardo, Andrés, Ricardo y Aarón Lamana Simón son cuatro de los siete hijos del matrimonio formado por Andrés Lamana y Soledad Simón, que, como indicó Gerardo, son los “artífices y fundadores de esta bonita historia familiar” que ahora lleva por nombre Grupo Arca de Noé. Una historia por la cual este miércoles los hermanos -faltó a la cita Aarón- recibieron el premio al Relevo Generacional otorgado por la Asociación de Empresarios de la Ribera (AER).
Esa “bonita” historia se inició con Soledad, que vivía con sus tíos, quienes tenían una tienda de ultramarinos en Murchante en la que trabajó desde niña. Cuando los tíos fallecieron, la tienda pasó a su nombre y la regentó junto a su marido. Posteriormente, la pareja decidió abrir una ferretería para sacar a su familia adelante y, cuando vieron que daba mayor rentabilidad y que no podían compaginar los dos negocios a la vez, cerraron la de ultramarinos.
EL MOMENTO DEL RELEVO
Al jubilarse, el negocio pasó a sus hijos, quienes decidieron trasladar la ferretería a Tudela, un relevo que se produjo en el año 2006. Soledad Simón recordó que “a los 10 años empecé a estar en la tienda, y feliz hasta los 65 años en ella”. “Era una tienda muy chiquitina, pero se vendía de todo, desde alpargatas a regalos para bodas. El día que la cerramos fue el peor de mi vida, porque me dio tanta pena que estuve todo el día llorando”, señaló. Por su parte, el patriarca Andrés Lamana recordó que el local de la ferretería tenía 162 metros cuadrados y se ubicaba “a dos calles de la tienda, en la plaza”. “Ya después, como me jubilé, se lo dimos a los hijos, y ellos decidieron irse a Tudela”, comentó.
Actualmente, Gerardo, Andrés, Ricardo y Aarón son los propietarios del Grupo Arca de Noé, formado por las empresas Ferretería Arca de Noé; Water Innovation, creada hace dos años para la venta de material de riego al exterior, sobre todo a Europa; Arca de Noé Riegos -soluciones integrales de riego- y Solar360 -suministros industriales e instalación de placas solares-, de Tudela. Cuentan con 17 trabajadores, a los que hay que sumar los 4 hermanos.
Gerardo, visiblemente emocionado, quiso hacer partícipes del premio a sus padres -quienes no pudieron asistir al acto-. “Ellos nos dijeron siempre que, si tienes un sueño, con esfuerzo y trabajo se pueden hacer realidad. Ellos pertenecen a una generación que vivió la escasez y que ha luchado mucho, y este premio es para ellos por legarnos todos esos valores”, indicó.
MIRANDO AL FUTURO
Ricardo reconoció que los hermanos Lamana “siempre hemos valorado más la parte familiar que la laboral”. “De hecho, hemos crecido poco a poco porque antes de tomar una decisión laboral ha prevalecido la familiar”, indicó. Añadió que en las empresas familiares “ahora lo que interesa es profesionalizarnos, porque si la empresa familiar no se jerarquiza ni se profesionaliza, no se crece”.
En cuanto al relevo generacional, dijo que dependerá de sus hijos, “porque no vamos a regalar puestos de trabajo”. “Lo que nos interesa es que las nuevas generaciones se formen, porque a la hora de profesionalizar la empresa, que es lo que nos gusta, se necesita gente con cualificación, ya que, de lo contrario, las nuevas generaciones tampoco quieren estar. Se tendrán que adaptar un poco al negocio y, si están cualificados, lo bonito sería que ellos le dieran otro toque, ojalá internacional, o lo que sea”, añadió.
volver arriba

Activar Notificaciones