Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Alimentación

Lacturale presenta un nuevo caramelo junto a El Caserío y Osasuna

Lacturale y Caramelos El Caserío han lanzado el producto LactuDulceDeLeche en el Día Mundial del Caramelo, elaborado con productos 100% navarros. Durante la presentación jugadores y jugadoras de Osasuna han repartido el producto por establecimientos

Juanma Garro Redín, presidente de Lacturale (izq.) y Ramón San Martín Erice, gerente de Caramelos El Caserío, en la presentación de LactuDulceDeLeche.
Juanma Garro Redín, presidente de Lacturale (izq.) y Ramón San Martín Erice, gerente de Caramelos El Caserío, en la presentación de LactuDulceDeLeche DN
  • Alba Cidoncha
Actualizado el 04/11/2021 a las 19:15
Lacturale ha presentado, con motivo del Día Mundial del Caramelo, el nuevo producto que ha creado junto a Caramelos El Caserío; el LactuDulceDeLeche, hecho con ingredientes 100% navarros. En la elaboración de este dulce han participado cuatro empresas navarras: Lacturale, Caramelos El Caserío, Gráficas Ulzama e Isidro Taberna. Durante el evento, realizado en el Pasadizo de la Jacoba, han estado presentes los jugadores de Osasuna; Unai García Lugea y Jon Moncayola Tollar, además de dos jugadoras del femenino; Josune Urdaniz Maurin y Paula Herrero Muñoz. Tras la presentación del nuevo LactuDulceDeLeche los cuatro han repartido cajas con este nuevo producto al café bar Pasaje de la Jacoba y a la Cafetería Fika, situada a unos pocos metros en la calle del Pozo Blanco.
“En Lacturale estamos muy metidos con todo lo que sucede en la sociedad y hemos querido conmemorar este día sacando un dulce de leche de Lacturale, un caramelo”, señala el presidente de Lacturale, Juanma Garro Redín. Una de las ventajas que tiene este producto es que “es como todo lo que hace Lacturale, 100% navarro, con el objetivo de que en estos tiempos tan difíciles, en los que han ocurrido estas cosas tan desagradables y que todavía padecemos, endulcemos un poco la vida, porque comiendo un caramelo siempre se alegra un poco el alma”, dice Garro.
Este “detalle”, como lo ha denominado el presidente de Lacturale, lo han querido destinar a la hostelería navarra, “para que después de todo endulcen también a quien entre a por un pintxo o a por un café, para que tengan ese detalle con los consumidores, que sepan que estamos ahí con todos ellos”.
Por su parte, Ramón San Martín Erice, gerente de Caramelos El Caserío, ha recordado que esta iniciativa de lanzar el caramelo LactuDulceDeLeche nació en “plena pandemia”. “Estuvimos trabajando como todos los días, y tras muchos años de colaborar con Lacturale (porque lo elegimos como proveedor de leche), decidimos que en cuanto pudiéramos salir de esta situación teníamos que agradecer a la hostelería todo lo que estaba haciendo, además de agradecer a sus clientes el esfuerzo que estaban haciendo por mantener en pie unos negocios tan importantes para ambas empresas”, explica. Un 22% del caramelo está hecho “con leche fresca de Lacturale”, cuenta San Martín, leche que traen todos los días desde Etxeberri a la fábrica de Tafalla de El Caserío para hacer caramelos.
INGREDIENTES 100% NAVARROS PARA UN CARAMELO
Los ingredientes son frescos y navarros, pero, ¿cómo se elabora este nuevo lanzamiento LactuDulceDeLeche? “Como elaboraría alguien en su casa una receta de cocina”, confiesa Ramón San Martín. El procedimiento que siguen en Caramelos El Caserío es calentar azúcar glucosa, leche fresca de Lacturale y lo calientan. A esta mezcla añaden una porción de vainilla, que es el sabor que tiene este producto, y lo tienen hirviendo a unos 135 grados durante 12 o 14 minutos.
Una vez que el caramelo alcanza el punto de caramelo, lo vuelcan sobre unas mesas enfriadoras. Ahí bajan su temperatura hasta que se pueda amasar el caramelo. El fin es romper los cristales de azúcar, que salga blando y se endurezca pero luego, cuando se coma, vuelva a ser blando en la boca. Una vez está amasado se pasa a una estiradora y de ahí hacen una “especie de txistorra de caramelo, que en lugar de ser salada es dulce”, apunta divertido San Martín. Esa “txistorra” zigzaguea por unos rodillos y lo pasan a un troquel, que es donde cogerá la forma. En función del tamaño, tienen un troquel u otro. Después lo vuelven a enfriar para que en el momento de envolverlo (ya que envuelven 900 o 1.000 caramelos por minuto) no se deforme. Una vez está envuelto, se empaqueta y se envía al destino.
Cuando “las cosas iban bien”, matiza el gerente de Caramelos El Caserío, podían llegar a hacer unos 400 mil caramelo al día. Actualmente, la fábrica está en unos “300 mil caramelos diarios”, termina San Martín.
volver arriba

Activar Notificaciones