Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Emprendedores

CO2 Revolution, reforestar a golpe de dron con semillas inteligentes

Un vecino de Mélida crea una empresa para crear ecosistemas con semillas ‘inteligentes’

El melidense Juan Carlos Sesma y su socio, Javier Sánchez Cervigón, en una de las pruebas con el dron.

El melidense Juan Carlos Sesma y su socio, Javier Sánchez Cervigón, en una de las pruebas con el dron.

CEDIDA
Actualizada 28/06/2018 a las 17:09

“El cambio empieza por uno mismo, dicen. Pero, para luchar contra el cambio climático, ya no vale con pequeños cambios. Tiene que ser algo global y masivo. Al ritmo de emisiones actual, la temperatura media en el mundo subirá en 2 ó 3 grados. Lo cual será un auténtico cataclismo”, pronostica la urgencia el melidense de 35 años Juan Carlos Sesma Fraguas, promotor de CO2 Revolution. “Además, en el mundo occidental somos 1.000 millones de habitantes. Pero, en el resto de países en desarrollo, son 6.000 millones que van a aumentar sus emisiones de forma exponencial”.


Sesma regresó hace tres años de Colombia a su Mélida natal con una idea en la cabeza: cambiar el mundo. Profesional en el mundo de la distribución, venía de dirigir en Bogotá una fábrica de la multinacional alimentaria estadounidense International Meal Company. “Por mi trayectoria, me di cuenta de que la RSC o las actuaciones corporativas de las empresas suelen ser lavados de cara. Que si realmente queríamos atajar el cambio climático teníamos que pensar en algo global y a gran escala. Plantar nuevos ecosistemas es la única forma real de compensar la huella de carbono”, dice.


Instalado otra vez en Mélida, a la par que trabajaba como jefe de zona en Aldi, se propuso desarrollar por su cuenta un sistema de plantación de terrenos de forma intensiva, capaz de reforestar un terreno agrícola, comunal o arrasado por incendios, en cuestión de horas y a bajo coste. Y “empezó” consultando sobre plantas a quien más cerca tenía: el hermano Enrique, fraile encargado de cultivar el huerto del Monasterio de La Oliva.


INNOVAR DESDE MÉLIDA


Hace menos de un mes, dejó el trabajo y se tiró de cabeza a crear su empresa: CO2 Revolution, con sede en Mélida. “Creamos ecosistemas completos, con su pasto, con sus arbustos, con sus flores, con sus árboles de tamaño grande y medio. Nada que ver con una replantación de árboles de la misma especie de forma cuadriculada” puntualiza.


La empresa se vende como capaz de plantar diez mil millones de árboles en 10 años, con la décima parte de coste, combinando tres innovaciones. La primera, una base de datos que permite seleccionar, mediante algoritmos informáticos, las variables más adecuadas (temperatura, terreno, humedad, etc.) que intervienen en la creación de un ecosistema adaptado al lugar de plantación.


La segunda, semillas ‘inteligentes’ (iSeed). Son semillas a las que se “rompe el periodo de latencia” para introducirlas en una cápsula biodegradable ya pre-germinadas. Es decir, cuando la planta está a punto de brotar. Así, el 80% tienen posibilidad de arraigar.


Por último, mediante la utilización de un dron profesional adaptado, con dispensadores para 2.000 cápsulas cada uno, para lanzarlas masivamente desde el aire.


EMPRESAS Y HUELLA ECOLÓGICA


El melidense comparte la propiedad con un socio minoritario, un comercial antiguo compañero suyo de trabajo, Javier Sánchez Cervigón. Y suma un equipo de tres personas más: su hermano José Javier, programador informático; su pareja, la alicantina Gloria Herrero Hurtado, y un piloto profesional de drones mallorquín, Wenceslao Sáez.


Ofrecen compensar la huella ecológica plantando ecosistemas a todo tipo de empresas y entidades públicas. “Todas las empresas, por pequeñas que sean, tienen su impacto sobre el clima y pueden compensar sus emisiones de CO2”, indica. “Da igual que sea una hectárea o que sean cien. Nos adaptamos. Si es una hectárea usaremos métodos tradicionales. Pero si, por ejemplo, un gobierno quiere reforestar 600 ha tras un incendio, usaremos el dron”.


La empresa melidense trabaja dentro del programa ‘Calculo, Reduzco, Compenso’ del Ministerio de Medio Ambiente que certifica, de momento con carácter voluntario, a las empresas que actúan como sumidero de carbono. “A medio plazo, la legislación exigirá que todas las empresas compensen su impacto ambiental”, vaticina Juan Carlos Sesma.


'OJALÁ MUCHOS ME COPIEN'


Mi modelo de negocio es dejar un mundo mejor. He dejado mi trabajo, bien remunerado, para dedicarme a esto. He puesto en riesgo muchas cosas. Esta idea me ha costado muchos ahorros, mucho tiempo. Pero lo que realmente quiero crear es un modelo de pensar. Y ojalá muchas empresas me copien y me repliquen”, asegura este emprendedor.


Dice que “el propio sistema está pensado para poderse replicar en cualquier parte del mundo. Si mañana alguien lo quiere, ningún problema. Le paso un programa informático, le digo cómo es el tema de las semillas inteligentes, el adaptador que acoplamos al dron y en dos días puede estar funcionando en cualquier parte del mundo. Esa es la idea. Yo no tengo la capacidad ni el dinero para ese nivel”, reconoce. Por eso, buscan un partner entre grandes empresas, tipo Correos, Iberia, Iberdrola, Cepsa, Telefónica, Repsol, que les impulse.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Desde solo 0,27€ al día
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que buscas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra