Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Guía concursal (I)

Las novedades de un cambio legal para facilitar la supervivencia de las empresas viables

Ampliar Las  novedades de un cambio legal para facilitar la supervivencia de las empresas viables
Descripción de la imagen
  • ARPA Abogados Consultores
Publicado el 26/09/2022 a las 11:15
Este lunes entra en vigor en vigor el cambio de la Ley Concursal. El nuevo “procedimiento especial de insolvencia de microempresas” y la disposición que se refiere a los aplazamientos y fraccionamientos de deudas tributarias por la Agencia Tributaria entrarán en vigor el 1 de enero de 2023.
Esta Ley traspone en España la Directiva europea de reestructuración e insolvencia, introduciendo reformas en el ámbito concursal para disponer de instrumentos ágiles y eficaces que mejoren los procedimientos de insolvencia y faciliten el mantenimiento de las empresas viables.
En el presente y sucesivos artículos nos aproximaremos a los puntos más destacables de la reforma de la Ley Concursal, considerando que los que presentan mayor interés para las empresas son: los instrumentos preconcursales, el procedimiento especial para microempresas, el Pre – Pack Concursal, el concurso sin masa y la exoneración del pasivo insatisfecho (la nueva “segunda oportunidad").
Se introducen en la reforma los denominados planes de reestructuración, que se contemplan como instrumentos de naturaleza preconcursal, con una intervención judicial mínima, que están dirigidos a evitar la insolvencia o a superarla, a través de la consecución de acuerdos entre la empresa deudora y sus acreedores, preferentemente en un estadio temprano de dificultades financieras, previendo la posibilidad de arrastre de acreedores disidentes sujeta al cumplimiento de determinados requisitos.
La reforma introduce también la novedosa figura del “experto en la reestructuración” (obligatoria en caso de que solicite la homologación judicial de un plan de reestructuración cuyos efectos se extiendan a una clase de acreedores o a los socios que no hubieran votado a favor del plan, o cuando lo soliciten acreedores que representen más del 50% del pasivo afectado por el plan de reestructuración), que asistirá al deudor y a los acreedores en las negociaciones y en la elaboración del Plan de reestructuración, y presentará al juez los informes legalmente exigidos.
Otro de los puntos relevantes de la reforma es el denominado procedimiento especial para microempresas, a través del cual se pretende encauzar tanto las situaciones concursales como las preconcursales, y que será preceptivo para todos los deudores que sean personas naturales o jurídicas que lleven a cabo una actividad empresarial o profesional, que tengan tal consideración legal de “microempresas”, siendo la nota característica su simplificación procedimental.
A efectos de esta Ley, se consideran “microempresas” aquellas que hayan empleado durante el año anterior a la solicitud una media de menos de diez trabajadores, que tengan un volumen de negocio anual inferior a 700.000 euros o un pasivo inferior a 350.000 euros, las cuales constituyen en torno al 94% de las empresas españolas.
Se introduce también en la reforma el procedimiento para preparar, durante la fase previa al concurso, la venta de unidades productivas mediante el nombramiento de un experto (figura distinta del experto en la reestructuración) por el juez que conocerá del concurso, para recabar las potenciales ofertas de adquisición (el conocido como Pre – Pack Concursal). Tanto si se ha solicitado el nombramiento del experto o no, el deudor, junto con la posterior solicitud de concurso, podrá presentar una propuesta escrita vinculante de acreedor o de tercero para la adquisición de una o varias unidades productivas.
Destaca también en la reforma el régimen de los concursos sin masa sustituyéndose la declaración y conclusión simultánea del concurso (el “concurso exprés”) por un sistema más abierto al control de los acreedores.
También, se simplifica el procedimiento de exoneración del pasivo insatisfecho (la nueva “segunda oportunidad"), eliminándose el trámite previo del acuerdo extrajudicial de pagos.
Por último, se introducen novedades en el ámbito de las nuevas tecnologías asociadas a la tramitación de los procedimientos de insolvencia.
Todos estos asuntos, y algunos más relacionados con la reforma concursal, serán tratados con mayor detalle en los próximos artículos que se irán publicando semanalmente.
Equipo de derecho concursal de ARPA Abogados Consultores
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora