Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

IV Encuentro NEXT

Seis navarros expatriados valoran su experiencia en el extranjero

El IV Encuentro NEXT reunió este martes en Pamplona a medio centenar de navarros que viven fuera de la Comunidad foral

Ampliar Berta Santafé, Baltasar Martos, Jon Lizarraga, Leire Rípodas, Virginia Gómez e Íñigo Mikeleiz
Berta Santafé, Baltasar Martos, Jon Lizarraga, Leire Rípodas, Virginia Gómez e Íñigo MikeleizJesús Caso
Publicado el 29/12/2021 a las 06:00

Berta Santafé: “En algún momento querré volver”

Berta Santafé Iribarren admitió que no podría comparar la forma de trabajar en Navarra con la belga; se trasladó a Bruselas con una beca Erasmus para el proyecto de fin de carrera y encadenó contratos con distintas empresas y un doctorado que la llevaron a quedarse durante más de 15 años. A principios de 2020, a esta ingeniera industrial le surgió una oportunidad laboral en la empresa Tractebel, en la localidad inglesa de Bristol. “Los belgas me parecen gente muy inclusiva y muy sociables, tienen curiosidad por otras culturas. En Reino Unido un poco menos, pero es verdad que he ido justo antes de la pandemia, y me resulta más difícil conocer a gente local”, señaló. Santafé considera que en algún momento querrá volver a la Comunidad foral, por lo que le interesaba conocer los trámites para regresar a casa.

Baltasar Martos: “No creía que fuera tan complejo volver”

La pandemia acortó la estadía de Baltasar Martos Sáez en el extranjero. Graduado en Relaciones Internacionales por la Universidad de Navarra, se encontraba en Dublín (Irlanda) estudiando un máster cuando la oficina permanente de Navarra en la Unión Europea lo había seleccionado para un periodo de formación en 2020. Con la covid, tuvo que regresar a Pamplona y hasta marzo de 2021 no se trasladó a Bélgica. “Ahora estoy buscando trabajo en las instituciones europeas, me gustó mucho la experiencia en Bruselas; quizá en un futuro me gustaría volver a Navarra”, explicó Martos. Al encuentro fue para conocer la visión de quienes han pasado más años fuera y han retornado: “No creía que fuera tan complejo para una persona de aquí intentar volver. Pero ya he visto que hay herramientas y mecanismos para ayudarles”.

Jon Lizarraga: "Muchos hemos recalculado prioridades"

“No me fui por un tema laboral”, aseguró Jon Lizarraga Díaz. “Acabé la carrera en 2011, un año muy malo, y no tenía nada mejor que hacer, como tantos otros. Y dije, me voy a Londres a ver qué pasa”, añadió. En la capital británica conoció a su pareja, que luego consiguió un trabajo en Nueva York (EEUU). Lizarraga, de 32 años y graduado en Comunicación Audiovisual, trabaja para el gobierno neoyorkino y gestiona las ayudas a la producción de cine y televisión en ese estado. Tras la llegada de la covid-19, busca trasladarse a Pamplona junto a su familia y amigos, algunos también retornados: “Los que somos de aquí tenemos unas raíces muy profundas. Muchos hemos recalculado nuestras preferencias y prioridades y ahora estoy replanteándome la vuelta, sin ninguna prisa, pero con la determinación de volver”.

Leire Rípodas: “Siempre puedes volver con la familia”

En casa de los Rípodas Laquidain se estilan las trayectorias internacionales. Leire, de 18 años, estudia Ingeniería Biomédica en Estados Unidos, siguiendo la estela de sus hermanos de 29 y 25 años. El mayor, después cursó un máster en Inglaterra y ahora trabaja en Finlandia. “Hay muchas oportunidades en el exterior y siempre es bueno conocer nuevas culturas, luego siempre puedes volver aquí con la familia y los amigos”, defendió la joven, que volvió desde Atlanta, en el estado de Georgia, para pasar las Navidades. Leire Rípodas acudió a la jornada con su padre y su hermano de 25 para saber “lo que ofrece el Gobierno [foral]” a quienes viven en el extranjero. Quedó impresionada por el trabajo de captación de talentos de los navarros que han estudiado en otros países “para avanzar más en Navarra”.

Virginia Gómez: “La parte administrativa a la vuelta fue un horror”

Virginia Gómez Oñate se subió este martes al escenario de Civican para compartir su experiencia tras dos décadas de residencia en Bruselas (Bélgica).“Nunca decidí irme fuera. Me fui con una beca Erasmus seis meses y luego la vida pasa”, relató. Licenciada en Ingeniería de Telecomunicaciones, en el país encontró distintas oportunidades laborales y completó el doctorado en la Universidad Libre de Bruselas. Según confesó, intentó varias veces volver a Navarra: “Siempre he dicho que iba a volver antes de jubilarme”. Pero no dieron resultado.
La irrupción de la covid-19 consiguió que la idea reapareciera en su cabeza con más fuerza; Su “red de apoyo” familiar y de amistad se encontraba en la Comunidad foral. “Y decidí volverme con una mano delante y otra detrás”, contó. Durante la tramitación del traslado apareció la posibilidad de trabajar como gestora de proyectos en la empresa pública Sodena.
Virginia Gómez aseguró que todo el proceso administrativo fue “un horror” y que incluso se encontró con personal que desconocían qué debía hacer. “Vivía en la fantasía de Europa, pero al final son 27 reinos con sus 27 egos y hay que tener en cuenta que no solo vienes, tienes que cerrar una vida en Bélgica y abrir otra aquí. Todo el proceso de la ventanilla única a estas alturas es lo mejor que se puede hacer”, determinó. Además, Gómez reclamó que “se tuviera en cuenta el paquete”, en referencia a la familia que vuelve junto a los navarros retornados. “Había leído sobre el choque cultural inverso. Vine con una pareja belga y creo que no estaba preparado”, admitió.

Iñigo Mikeleiz: “Nunca he sentido que pertenecía a Londres”

Como a tantos jóvenes navarros, los estudios de posgrado fueron los que llevaron a Iñigo Mikeleiz Berrade a vivir en otro país. Este músico de Barañáin de 27 años se matriculó en un máster en la Royal Academy of Music de Londres (Reino Unido) después de completar su formación en el Conservatorio Superior de Navarra. A este periodo sumó otros cursos y experiencias laborales relacionados con la música. “Como ya estaba con proyectos y me encontraba a gusto en ese momento, decidí quedarme”, expuso ante el público de Civican.
En total, el acordeonista pasó seis años fuera de casa, pero siempre con la seguridad de que su hogar se hallaba en Navarra: “Nunca he sentido que pertenecía allí. Estaba siendo una experiencia bonita, pero mi sitio era aquí; por la calidad de vida y la forma de vida encajaba donde mejor”. Una reflexión profunda y la crisis económica derivada de la pandemia aceleraron su vuelta a Navarra. Según contó, los escenarios londinenses tardaron mucho más tiempo que los españoles en recuperar su actividad y el coste de vida en la capital empezó a dispersar a músicos y profesionales del espectáculo por el país.
Iñigo Mikeleiz encontró en la Universidad Pública de Navarra la vía para volver a casa. “Vi la oportunidad de hacer un doctorado en la UPNA y mi idea era establecerme aquí y, si podía, mantener los proyectos allí, ir de vez en cuando”, explicó. Así lo ha hecho desde su vuelta, el pasado septiembre. Aunque todavía está “en proceso de llegada”, aclaró, no le ha costado adaptarse de nuevo a Navarra. La cercanía de Londres hizo que mantuviera un contacto estrecho con su familia y su cuadrilla.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Gracias por elegir Diario de Navarra

Parece que en el navegador.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, para poder seguir disfrutando del mejor contenido y asegurar que la página funciona correctamente.

Si quieres ver reducido el impacto de la publicidad puedes suscribirte a la edición digital con acceso a todas las ventajas exclusivas de los suscriptores.

Suscríbete ahora