Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Volkswagen Navarra

Javier Taberna: “La Moncloa tiene que ver que toda Navarra pide unida el coche eléctrico”

El presidente de la Cámara Navarra aboga por la creación de una plataforma de la sociedad civil para que el Gobierno foral tenga argumentos a la hora de ir a Madrid a negociar con La Moncloa

Taberna enmarca el cese de Emilio Sáenz en una decisión interna de la multinacional vinculada a la germanización de las fábricas
Taberna enmarca el cese de Emilio Sáenz en una decisión interna de la multinacional vinculada a la germanización de las fábricasJESÚS CASO
  • C.L.
Actualizado el 16/08/2021 a las 08:51
En pleno desasosiego en Navarra en torno a la asignación del coche eléctrico, el presidente de la Cámara Oficial de Comercio, Industria y Servicios de Navarra, Javier Taberna Jiménez (Pamplona, 1950), se muestra partidario de aunar voluntades para mostrar una imagen de unidad ante Madrid, para lo que propone la creación de una plataforma ciudadana al frente de la que se ponga el propio Gobierno foral. Taberna sostiene que la electrificación de la industria del automóvil navarra es “absolutamente esencial” por el peso económico que representa tanto en el empleo como la actividad económica y los ingresos fiscales.
¿Le preocupa la coletilla respecto a las ayudas públicas que pone el grupo Volkswagen a la asignación del coche eléctrico?
La Unión Europea está integrada por 27 países y todos quieren lo mismo. Competimos con Polonia, Chequia o Hungría e incluso con Francia o Italia. Como el reparto de los fondos tiene que ser equitativo, el Gobierno central y el de Navarra van a tener que hacer un esfuerzo especial, incluso movilizando recursos propios.
¿Se refiere a ayudas directas e incentivos fiscales?
Hay que destinar recursos que habrá que quitarlos de otros sitios para apoyar a sectores estratégicos, como pasa con la automoción.
¿Solo a la automoción?
No, también a la agroalimentaria y las energías renovables, que también forman parte del tejido industrial de Navarra. Hay que priorizar los recursos que vengan de Europa y sumarlos a los estatales y los propios para dar un impulso a esos sectores industriales. Más industria implica mayor actividad y más ingresos fiscales.
Hay mucha especulación sobre el eléctrico y muy poca información. ¿Cree que es acertada la política de comunicación del Gobierno de Navarra al respecto?
Todos pedimos más transparencia, pero entiendo que había que esperar hasta que el grupo Volkswagen hablara. Y lo hizo a través de su hoja de ruta hasta 2030.
¿Cómo ve la inquietud sobre la influencia que puede tener la negociación política de Pedro Sánchez con Cataluña en perjuicio de la fábrica de Volkswagen?
Es una preocupación lógica por el momento político que estamos viviendo. Pero creo que hay para todos. Si somos inteligentes y hábiles, nos tocará una parte. Pero no hay que olvidar que Seat tiene 25.000 trabajadores.
¿Y qué parte tocaría?
Volkswagen ha incluido a España en sus planes estratégicos y eso nos incluye a todos, sin preferencia. O eso espero.
¿Alguna idea para mejorar las posibilidades de Navarra?
Los sindicatos UGT y CC OO en Volkswagen han pedido una mesa de automoción, pero yo iría más allá. Ojalá hiciéramos como en los años 90 con el tema del agua, cuando nos movilizamos una gran parte de la sociedad civil en una plataforma. Sería buena idea ampliar esa mesa de automoción para incluir al resto de la sociedad civil.
¿De qué serviría hacerlo?
Desde La Moncloa tienen que ver que Navarra se une dejando de lado siglas y banderas para, liderados por el Gobierno foral, luchar juntos por el coche eléctrico. Esa unidad y fortaleza sería la mejor imagen que podríamos dar.
¿Cuál es la capacidad real de Navarra de influir en una decisión en la que confluyen tantos intereses?
Tenemos un argumento técnico irrefutable: Landaben ha sido siempre la fábrica más competitiva y eficiente del grupo. Eso es posible porque estamos especializados en mano de obra y proveedores para producir coches pequeños, que son precisamente los que quiere ensamblar Volkswagen en España. Acumulamos más de 55 años de experiencia, que no es poco.
¿Y más allá de los argumentos puramente técnicos?
Los navarros cuando vamos a Madrid se nos escucha. Navarra es especial. Tenemos esa autonomía fiscal y esos fueros que hay que sacarlos de vez en cuando a pasear. No son privilegios, sino derechos consolidados. Esa autonomía fue algo que en su día valoraron los alemanes. Y a todo eso debe sumarse la movilización social de la que hablaba.
¿Decepcionado con la poca concreción tras el anuncio del grupo Volkswagen?
Volkswagen está a la expectativa de lo que pueda mejorar España su oferta por la asignación de los coches pequeños del grupo. Soy optimista y creo que la apuesta por nuestro país incluye a sus dos fábricas, Landaben y Martorell.
¿Cree que el Gobierno de Navarra está haciendo lo suficiente?
Sé con absoluta certeza que este gobierno está muy ocupado porque, como el conjunto de la sociedad, sabe que es un asunto crucial para el futuro de Navarra. No se puede escapar.
¿Cómo vamos de triunfos?
Tenemos la ventaja de que ambos gobiernos, central y navarro, son del mismo partido político.
También existe el miedo a que la sintonía con Madrid lleve a Chivite a no querer plantear a Sánchez otro problema más.
Por eso es tan importante la movilización social. Así el Gobierno, cuando vaya a Madrid, pueda argumentar que tiene a toda Navarra detrás, una sociedad expectante y preocupada. Y puede haber un problema si las cosas no van como se espera.
Hay especulaciones que vinculan la salida de Emilio Sáenz de Volkswagen Navarra con las negociaciones del coche eléctrico. ¿Cree que tienen fundamento?
Todo son especulaciones. Su cese coincide en el tiempo con las declaraciones en las que aseguraba que el coche eléctrico llegaría en 2025. Eso iba contra la estrategia del grupo Volkswagen en su negociación con el Gobierno central, que perdía triunfos en esa partida de cartas. Pero este planteamiento mío también es una especulación. Lo que sabemos por la experiencia es que las multinacionales a veces actúan de forma incomprensible.
¿Lo ciñe a un movimiento interno de la multinacional entonces?
El grupo Volkswagen está reestructurando la dirección de sus fábricas en todo el mundo para situar a responsables alemanes.
Permítame que ampliemos el foco y vayamos más allá de la automoción. ¿Van a quedar muchas pymes al margen de los PERTE?
Sin duda. Ojalá me equivoque, pero va a haber mucha frustración. Conozco empresas que han presentado proyectos importantes de muchos millones de euros y, como no habrá dinero para todos, puede frustrar muchas expectativas. Algunos proyectos que han llegado a mis oídos no tienen mucho fundamento, la verdad.
¿Cuál es el problema?
Hay que concienciar al empresario de que hay que estar en la digitalización, para lo que muchas veces hay que cooperar y agruparse con otras empresas. Eso no es fácil. El empresario navarro suele ser muy individualista y poco colaborativo. Ese cambio de mentalidad hacia una economía más colaborativa nos va a costar.
Dado que los proyectos van a someterse a “concurrencia competitiva” para acceder a los fondos europeos, ¿qué tal se han hecho los deberes en Navarra?
Los proyectos tienen que estar en plena sintonía con lo que plantea la Unión Europea, es decir, descarbonización, economía circular, medioambiente, digitalización... Eso exige que su diseño sea complejo y veo que existe una cierta desorientación de los elementos que debe llevar un proyecto para que tenga posibilidades de acceder a los fondos europeos.
volver arriba

Activar Notificaciones