Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

'Impulsar Navarra'

Un polo agroalimentario entre dos ríos

El programa de Diario de Navarra para poner en valor los municipios de la Comunidad foral llegó este martes a Milagro

Un polo agroalimentario entre dos ríos
  • J. M. M. T.
Publicado el 16/06/2021 a las 06:00
Milagro, con unos 3.500 habitantes, mira desde su atalaya a dos de los grandes ríos que discurren por Navarra: el Aragón y el Ebro. Una ubicación que genera una tierra fértil que, desde hace muchos años, ha atraído a empresas de primera línea del sector agroalimentario, aunque también del industrial o el agrícola, entre otros.
Sectores, además, que han estado en primera línea durante la pandemia sanitaria y que, según destacó el alcalde, José Ignacio Pardo, permiten que el paro sea prácticamente “residual” y que, incluso, haya entre 700 y 800 personas de otras localidades que acuden a trabajar a Milagro.
De este tema, y de muchos más, como sus prestigiosas cerezas o la importancia del reciclaje, de la mano de la Mancomunidad de la Ribera Alta, se trató en el actoImpulsar Navarra’, promovido por Diario de Navarra y que este martes llegó a Milagro tras haber pasado por Estella y Alsasua.
El acto, celebrado en la casa de cultura y que contó con el patrocinio del departamento de Cohesión Territorial del Gobierno foral, Laboral Kutxa, Ayuntamiento de Milagro y Correos, fue presentado por Belén Galindo, directora de Comunicación del Grupo La Información, editor de Diario de Navarra, y Leyre Mateos.
El punto de partida fue la intervención del propio alcalde, quien reconoció que durante la pandemia han pasado dos momentos especialmente complicados. “En la residencia afectó de forma importante y luego tuvimos un confinamiento por el rápido incremento de casos”, recordó.
Pero puso en valor la respuesta de los vecinos. “Lo que más ha habido es su buena respuesta, su carácter voluntario y el de Protección Civil”, añadió.
También se refirió a la actividad económica, que aseguró que se mantuvo en industria y agroalimentación sin apenas incidencias, y recalcó la apuesta del Ayuntamiento por reforzar las infraestructuras y acercar los servicios a las personas.
En la apertura también participó Fernando Mendoza, gerente de la empresa pública Nilsa. Recalcó el “gran dinamismo” de Milagro y su “vitalidad y capacidad” para salir de la pandemia “apoyado en el sector agroalimentario frente al turismo o los servicios, que han sufrido más el impacto de la crisis”.
Por su parte, Eduardo Elizalde, director de zona de Laboral Kutxa, destacó que, tras la crisis, “es el momento de la salida y lo veo con optimismo”, al tiempo que también puso en valor el sector agroalimentario y su labor durante la pandemia.
El acto continuó con varias intervenciones más, entre las que los joteros Paula Antón y Borja García, de la Escuela de Milagro, que interpretaron dos temas.
Las próximas citas de ‘Impulsar Navarra’ serán el día 22 en Sangüesa y el 29 en Tudela, donde concluirá la primera edición, aunque ya hay prevista una segunda que se iniciará en septiembre en Peralta.
La importancia de la implicación de todos en el reciclaje
 

El programa ‘Impulsar Navarra’ reservó un espacio para analizar la importancia del reciclaje. Fue en una mesa redonda en la que participaron Fernando Mendoza, gerente de Nilsa; Belén Cerdán, presidenta de la Mancomunidad de la Ribera Alta, a la que pertenece Milagro; Óscar Rubio, de la oficina de prevención e impulso de la economía circular del Consorcio de Residuos; y Miguel Ángel Arrastio, técnico de la Mancomunidad.
La primera en intervenir fue Belén Cerdán, quien aseguró que afrontan dos retos principales: incrementar la recogida de materia orgánica para cumplir la Ley de Residuos de Navarra y la normativa europea; y elaborar las bases para el pago por generación.
Sobre el primero, señaló que ya hace tiempo que se implantó el 5º contenedor para la materia orgánica, pero reconoció que “se ha estancado y así no se llega a los objetivos”. “Hay que seguir concienciando”, incidió.
En cuanto al segundo, concretó que no es lógico que una persona que vive sola y que recicla pague lo mismo que una vivienda en la que hay 5 miembros y, además, no reciclan. “El que contamina, paga”, afirmó.
A partir de ahí, Óscar Rubio reconoció que hay que reiventarse, pero que eso implica cambios sociales complicados. E hizo referencia a las cerezas. “El hueso es materia orgánica y, si se aprovecha, enriquecerá nuestros campos. Hay que tener en cuenta que casi el 50% de los residuos del hogar son materia orgánica”, señaló, al tiempo que incidió en que hay que reducir la generación de residuos. “Es exagerado. En Navarra, por ejemplo, son 1,3 kilos por persona y día”, concretó.
Por su parte, Fernando Mendoza quiso primero reconocer la labor de los trabajadores de la Mancomunidad en el tiempo de pandemia. “Con toda la incertidumbre, estuvieron ahí desde el primer día”, recalcó.
Y luego apostó por la colaboración, desde los ciudadanos a las instituciones, “para que el día a día sea lo menos contaminante posible”. En ese punto incidió en la importancia de la economía circular. “Hay que enterrar lo mínimo y que los residuos pasen a ser un recurso”, afirmó, al tiempo que puso como ejemplo a seguir la planta de la Mancomunidad de la Ribera Alta.
Miguel Ángel Arrastio también hizo referencia a la importancia de la educación y la concienciación. “Se hacen muchas actividades con el Consorcio de Residuos con mensajes variados porque a los niños no hay que contarles siempre lo mismo. Hay que involucrarlos”, dijo.
En la mesa se hizo referencia a dos actividades concretas. Una es la ‘Organicopa’, en la que 92 localidades navarras compiten por ser la que más materia orgánica recoge.
Y otra, una exposición sobre ‘peces’ en el río con una fauna de residuos, entre los que está el pez ‘matusalén’, que es una botella de vidrio (tarda 4.000 años en desaparecer), el ‘mascarilla’ o el pez ‘botella’.
CAMBIO DE MODELO
También se habló de los hábitos de empresas y de clientes de generar y comprar muchos productos envasados. “Es como esa bandeja de poliespán con film en la que hay un plátano. Aguanta días, pero no es un envase sostenible medioambientalmente ni económicamente”, dijo Arrastio. “No digo que no se compren, pero deberíamos cambiar las formas de consumo. Intentar volver al consumo diario, a granel, y no compras semanales. En nuestra Mancomunidad somos 35.000 habitantes y solo las casas generan más de 15.000 toneladas de residuos. El problema de la basura es de todos”, añadió.
Una idea en la que incidió Óscar Rubio. “Se tiene que implicar todo el mundo: ciudadanos, instituciones y empresas. Hay que cambiar de modelos porque producir, consumir y tirar ya no vale”, señaló.
Belén Cerdán concluyó remarcando la importancia de impulsar el reciclaje, que la gente colabore y que tenga más información. “Es cosa de todos”, señaló la presidenta de la Mancomunidad.
Otras iniciativas para ofertar la localidad al sector turístico
 

Milagro es conocido por los foráneos por sus cerezas pero, como apuntó el edil de Economía, Industria y Empleo, Joaquín Bermejo, la campaña de esta fruta “es un mes al año”. De ahí que el Ayuntamiento trabaja en otras iniciativas para ofertar la localidad al sector turístico. Una de ellas es el camino de la Vera Cruz, con un recorrido de 900 kilómetros desde los Pirineos hasta Caravaca de la Cruz (Murcia) y que atraviesa Navarra, entre otras comunidades. Como apuntó el edil, se trata de un proyecto turístico cultural que “está despegando y se acaba de constituir la Asociación Navarra de Municipios del Camino de la Vera Cruz, con 22 municipios adscritos, incluido Milagro, para promover, incentivar y dar a conocer este camino y este tipo de turismo cultural, religioso y de naturaleza, y preparar nuestros pueblos para que el peregrino esté cómodo”, comentó. Añadió que tras la pandemia se valora más “este tipo de turismo de naturaleza” y consideró que el peregrino que hace el camino de la Vera Cruz no es distinto del que realiza el Camino de Santiago “y es una alternativa”.
Bermejo no dudó al afirmar que el crecimiento en el flujo de peregrinos “impulsará nuestra economía e, incluso, deseo y espero que surjan nuevos negocios”. Entre las ideas de futuros negocios citó tiendas gourmet o de otro tipo, restauración o empleos, por ejemplo, para una oficina de turismo. El edil, tras indicar que “no hay rivalidad” entre los 22 municipios navarros que integran la asociación, aunque cada uno de ellos “tiene que mostrar sus encantos”, añadió que Milagro también forma parte de la Red Nacional de Pueblos Acogedores de Teletrabajadores que se presentará el 25 de junio en El Burgo de Osma. “Es otro pequeño granito de arena más para darnos a conocer”, reflejó.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones