Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Agricultura

Los espárragos llegan con la hostelería cerrada y la incertidumbre del precio

450 agricultores y 27 conserveras afrontan la segunda campaña con covid

El agricultor de Nazar (Tierra Estella) Javier de Acha Morrás, de 30 años,  muestra los primeros espárragos de una de sus parcelas, ubicada en Mues.
El agricultor de Nazar (Tierra Estella) Javier de Acha Morrás, de 30 años, muestra los primeros espárragos de una de sus parcelas, ubicada en Mues.
Actualizada 07/04/2021 a las 15:37

La primavera ha vuelto a traer los primeros espárragos de la temporada, un manjar de la huerta navarra que, desde estas fechas y hasta junio, se convierte en destacado reclamo en los menús y cartas de numerosos bares y restaurantes de toda España. La preocupación del sector -que en la Comunidad foral suma 450 agricultores y una treintena de empresas alimentarias- es que asistimos a la segunda campaña de la era postcovid y que, al igual que el año pasado, empieza con la hostelería cerrada en su interior. Sin duda, un handicap para la comercialización en fresco que repercute negativamente en las cuentas de estos profesionales que, por otro lado, asumen un aumento de los costes para cumplir todas las medidas de seguridad en la recogida, para la que han llegado unos 1.300 temporeros andaluces, a los que se ha realizado una prueba PCR.

“El año pasado estábamos confinados y este año, sin ser una situación normal, estamos algo menos mal, pero en absoluto es el escenario deseado”, comenta el presidente de la Denominación de Origen Espárrago de Navarra, el agricultor Marcelino Etayo.

La incertidumbre es mucha. No sabemos cómo va evolucionar el coronavirus ni qué medidas se van a tomar. Un factor positivo para dar salida al fresco es que los mercadillos, de momento, están abiertos, cuando el año pasado estuvieron cerrados”, agrega.

Lo que es seguro es que las entrañas de las más de las 1.640 hectáreas que se cultivan en Navarra guardan un producto de primera calidad. “El invierno ha sido muy bueno para el espárrago. Los primeros están saliendo extraordinarios”, apunta Etayo. De haber una climatología benigna - noches frescas y unos 18-20 grados de día- se prevé que la campaña se pueda saldar con unos 4 millones de kilos, similar a la del año pasado.

A expensas de la venta en fresco, que en las tiendas ronda estos días entre 4 y 8 euros el kilo, los productores de espárrago miran a la industria conservera, con la que cada agricultor pacta un precio en función de los kilos y sus características.

El espárrago de Navarra, ante las masivas importaciones de China y Perú, se ha encumbrado a producto gourmet. De ahí, que la industria demanda con especial interés el espárrago extragrueso, el de un calibre de grosor de 18 milímetros o más. Gusta el espárrago derecho, firme, blanco y con la yema apretada y cuanto más blanca, mejor.

Luego, está el espárrago de entre 12 y 18 milímetros, que se compra, pero a un precio inferior. El año pasado, la mayoría del espárrago se abonó entre los 2,20 y 2,30 euros el kilo, aunque hubo operaciones de 2,10 euros y también de 2,60 euros. Marcelino Etayo prefiere ser prudente en el tema de precios. “No se ha hablado de ningún precio todavía, pero confiamos en que este año la industria lo suba un poco porque estamos en el límite de la rentabilidad. Los costes cada año son mayores y no resulta fácil cuadrar las cuentas ”, apunta.

RECOGIDA NOCTURNA

Javier de Acha Morrás tiene 30 años y lleva seis hectáreas de espárrago, plantadas en los últimos cuatro años. Confiesa que es un trabajo duro porque el espárrago es nocturno. “Vamos desde la 1 o la 2 de la mañana hasta las 9 o 10 de la mañana y todo ese tiempo hay que doblar el riñón” comenta. Cuenta con cinco jornaleros de Jaén . “Vienen a llevarse el máximo de jornal. Lógico. Los he instalado en la casa de mi abuela y forman un grupo ‘burbuja’ para evitar contagios y van con sus guantes y mascarilla ”, apunta. De Acha entrega sus espárragos a la cooperativa de Murieta. “Confío en sacar kilos, unos 7.000 por hectárea o así, porque son plantaciones jóvenes. ¿El precio? Las conserveras aún no han movido ficha, pero hay preocupación porque no sabemos qué va a pasar con la hostelería, si podrá venir gente de otras provincias a comprar o si saldrá algún brote en algún pueblo productor”.

 

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE