Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Economía

El transporte por carretera urge un plan de apoyo tras perder 500 empleos

Plantea desarrollar ayudas con los fondos Next para renovar el parque de vehículos

El transporte por carretera urge un plan de apoyo tras perder 500 empleos
El transporte por carretera urge un plan de apoyo tras perder 500 empleos
Actualizado el 17/03/2021 a las 08:03
El transporte de mercancías por carretera estima que ha perdido en torno a medio millar de empleos, un 4% del total, tras la irrupción de la pandemia de la covid y el futuro que dibujan las asociaciones que representan a los trabajadores de este sector y a sus familias, unas 12.000 en toda la comunidad, no pinta bien. Lo que está en juego, advierten los representantes de ANET y Tradisna, no es sólo el futuro de un sector que aporta, junto a la logística, el 4,5% de la riqueza de la comunidad y más de 275 millones de euros a las arcas forales, sino el de Navarra en su conjunto al ser “esencial para su competitividad”. “Castigándonos a nosotros se castiga a toda Navarra”, sentenciaba ayer Ildefonso Gámez, presidente de Tradisna, como colofón a una sesión de trabajo con los grupos políticos para informar sobre la situación de su sector.
Las dos asociaciones trasladaron a los grupos su preocupación “por la ausencia de un plan de recuperación y resiliencia” que garantice la supervivencia del sector y aseguraron sentirse “discriminadas” ante la falta de diálogo del Gobierno con su sector así como por la “falta de empatía y de ayudas estructurales”. Aseguran que el anuncio del Ejecutivo foral sobre “la imposición de peajes” en cinco vías de alta capacidad sólo para camiones y la nueva tributación en IVA e IRPF para los autónomos agravarán aún más su situación.
Sobre la implantación de nuevos peajes, que “incrementará un 20% los costes del transporte en esas vías”, las dos asociaciones hicieron hincapié en que la decisión está basada en el mismo argumento que se empleó en Guipúzcoa en 2018 y que ha sido revocada por la justicia por incurrir “en una discriminación indirecta por razón del origen o destino de la operación de transporte”. “Los peajes dejan los productos navarros en total desventaja frente a los de fuera por eso pedimos alternativas. No queremos que pase lo mismo que en Guipúzcoa donde desde la implantación de peajes han desaparecido 148 empresas dedicadas al transporte pero vamos por el mismo camino”, remachó el secretario general de Anet, Ignacio Orradre.
ANET y Tradisna cuestionaron el hecho de que mientras Navarra cuenta con una autopista que conecta la zona sur con Guipúzcoa y dos autovías que conectan el centro con el este y el oeste, se deje en el olvido la zona que más tráfico soporta, la transfronteriza que conecta la comunidad con Francia y es imprescindible en el ámbito de las exportaciones. “Llevamos tiempo pidiendo una solución real para la N-121-A que no discrimine a la zona norte de Navarra: la construcción de una autovía con salida a Francia solucionaría todos los problemas. “Una nacional no debería tener peajes, es una insolidaridad con otros territorios”, defendieron.
Ildefonso Gámez y Alberto Torre, de Tradisna, e Ignacio Orradre de ANET ofrecieron su apoyo al Gobierno para trabajar para fortalecer un sector del que depende “la competitividad” navarra. “Queremos seguir siendo motor de la cadena de suministro, producción, industria y servicios navarros. Queremos poder aportar y aconsejar los datos y la voz de nuestras empresas, trabajadores y familias tiene que llegar”. Y de ahí, dijeron, la necesidad de desarrollar “con partidas económicas” la estratégica logística de la comunidad en base a tres objetivos.
AYUDAS EUROPEAS
En primer lugar, el de la sostenibilidad. Lo que plantean es desarrollar ayudas con los fondos europeos Next Generation que permitan cubrir la diferencia del coste entre diésel y eléctrico o diésel e hidrógeno, “salvando los problemas de ayudas europeas a la compra de vehículos pesados del epígrafe de transporte”. En segundo, abogan por asegurar el relevo generacional. Para ello, piden un “apoyo estructural” que contribuya a la renovación de conductores profesionales “con ayudas en la entrada y la salida de la actividad”. En tercer lugar, reclaman apoyo para la digitalización y desarrollo logístico.
En este punto, entienden que las ayudas a la S3 deben incluir al transporte para que la cadena de valor del resto de la S3 avance en la misma medida. “Nuestro sector es transversal y vertebrador de toda la cadena de suministro. Si siguen ahogando al transporte, terminarán ahogando al resto de los sectores, dado que dependen de nuestra actividad”, concluyeron.
La mayoría del Parlamento apoya la implantación de peajes

Todos los grupos valoraron ayer durante la comisión de Cohesión Territorial celebrada en el Parlamento el papel desempeñado por el sector del transporte durante la pandemia. Pero, a renglón seguido y de forma mayoritaria -todos menos NA+-, coincidieron en que el mal estado de las carreteras navarras exige financiación de forma urgente situando los peajes a los vehículos pesados en vías de gran capacidad como la fórmula más adecuada para obtenerla.
Javier García, portavoz de Navarra Suma y solicitante de la comparecencia, fue el primero en hablar y el único que dijo con claridad que los peajes agravarán la situación del sector. Recordó que en Gipúzcoa los tribunales ya los han considerado ilegales y criticó que no se busque el consenso con el sector. Jorge Aguirre, del PSN, admitió que poner peajes al transporte en cinco vías de alta capacidad “no es una decisión fácil pero sí fruto del trabajo conjunto de la mayoría del Parlamento”, apostilló destacado el apoyo del Gobierno al sector y subrayando que las carreteras deben ser un servicio público.
Para Pablo Azcona, de Geroa Bai, el problema es la situación de las carreteras y su financiación, además de los retos medioambientales y de movilidad, por lo que, para unas necesidades que cifró en 1.000 millones, su coalición ve con buenos ojos la propuesta de peajes aunque incidiendo en la necesidad de el diálogo con el sector.
Maiorga Ramírez, de EH Bildu, recogió el guante de las asociaciones de transportistas que cuestionaron la competitividad del transporte de mercancías por carretera frente al ferroviario para reclamar un estudio de los costes y del propio TAV. “El sector plantea si en verdad se han hecho los cálculos para invertir en un tren de alta velocidad dado el precio que va a suponer en materia de gestión y si dada su eficacia es necesario. Creemos que no está justificada esa inversión porque con menos se puede conseguir más eficacia y respeto medioambiental”. Pidió realizar un análisis crítico del pasado para no cometer los mismos errores. “Cuanto más se afine y más precisos seamos en materia de beneficios e imposición mejor”.
volver arriba

Activar Notificaciones