Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Efectos de la pandemia

El comercio resiste al coronavirus pese al miedo a una ola de cierres

La crisis ha complicado los planes de jubilación de algunos veteranos negocios, como Kide o restaurante San Ignacio

Franquicias de moda como Carolina Herrera y Sunglass Hut no han vuelto a abrir sus tiendas en Pamplona

Nekane y Ana Jiménez Azpilicueta cierran la juguetería Kide, en la calle Tafalla.
Nekane y Ana Jiménez Azpilicueta cierran la juguetería Kide, en la calle Tafalla.
Actualizada 08/06/2020 a las 17:39

El comercio local ha mostrado su resiliencia frente a la Covid-19 aunque con secuelas. Las asociaciones de comerciantes preparan balances, pero los primeros datos indican que los cierres han sido mínimos y en la mayoría de los casos no se deben únicamente al virus. La crisis sanitaria se ha solapado con los planes de jubilación de algunos comerciantes, como la juguetería Kide, el restaurante San Ignacio, la zapatería Valleverde o La Botica Naturista.

Hay negocios que ya habían puesto el cartel de liquidación por cierre antes de declararse el estado de alarma. Este es el caso de la joyería relojería Echeverría, en la avenida Roncesvalles, y muebles Garralda, en Paulino Caballero. Javier Echeverría pertenece a la tercera generación de joyeros que arrancó Eloy Muñoz en 1938. Por motivos personales, Javier se traslada a San Sebastián. Estos días apura la liquidación del género .

La crisis del coronavirus sí que ha hecho más daño en algunas franquicias de moda. La tienda de Carolina Herrera, en la avenida Baja Navarra, muestra el cartel de Se alquila. Al igual que la firma de gafas Sunglass Hut en Carlos III. Los dos locales de Adolfo Domínguez -Carlos III y García Castañón- siguen cerrados a pesar de que la firma ya ha reabierto tiendas en otras ciudades de España.

RESTAURANTE SAN IGNACIO

En el sector de la hostelería, cierra uno de los veteranos de Pamplona, el restaurante San Ignacio, en la avenida del mismo nombre. Su propietaria, Nuntxi Moreno, se jubila. “El hecho de que mi jubilación haya coincidido con la difícil realidad de la pandemia ha hecho imposible una despedida que siempre imaginé tranquila, sin prisas y con palabras para cada una de las personas que han hecho posible este recorrido lleno de trabajo y pasión”, expresa en una carta.

CALZADOS VALLEVERDE

María Teresa Latorre lleva desde 2001 al frente de la zapatería Valleverde, calzado cómodo de diseño italiano. Pensaba haberse jubilado este mes, pero el coronavirus ha retrasado sus planes. Lo hará a lo largo de julio para poder liquidar el stock. Ya ha puesto los carteles de descuentos en la tienda de la calle Castillo de Maya 28. “He sido feliz estos años, pero ha llegado el momento de descansar y disfrutar más de la vida”, comenta María Teresa, que tiene palabras de agradecimiento a sus clientes “por su confianza y cariño en estos años”. No es pesimista con la actual crisis: “Deseo que sea un paréntesis y que los comercios se recuperen”.

JUGUETERÍA KIDE

El pasado martes, la cola a las puertas de la juguetería Kide, en la calle Tafalla, llegaban hasta la calle Bergamín. Las hermanas Nekane y Ana Jiménez Azpilicueta tomaron recientemente la difícil decisión de cerrar después de 49 años de actividad y pusieron el cartel de liquidación por cierre. Nekane se puede jubilar pero Ana quizás tenga que buscar algún trabajo hasta que pueda hacerlo. “Están siendo días muy intensos, de trabajo y de emociones”, explica Nekane, que admite que no esperaban tal avalancha de clientes. Ya sólo quedan algunos juguetes y material de manualidades: pinceles, pinturas, láminas, plastilina… “Hemos recibido un montón de mensajes de agradecimiento, de despedida y de ánimo. Hace unos días vino una niña de 8 años con su padre y quiso dejarnos tres euros de propina que había sacado de su hucha. El padre pasó un poco de vergüenza”, relata Ana abrumada. Estas hermanas, pioneras del juguete educativo, dejan el negocio con “alegría y satisfacción” y aprovechan para mandar un mensaje de apoyo al pequeño comercio: “Es el que más está sufriendo esta crisis. El consumidor debe pensar en ellos para que no desaparezca”.

DULCE ALIVIO

Junto a Gretel, fueron pioneros en la venta de golosinas a granel en Pamplona. Dulce Alivio ha cerrado una de sus tres tiendas, la que abrió hace dos décadas en el paseo Sarasate para endulzar las sesiones de cine de los Avenida y Príncipe de Viana. “Sarasate ha perdido mucho atractivo pero sigue siendo una zona cara. Quizás cuando lo peatonalicen recupere actividad”, explica Gabriel Tanco, que también regenta el bar Alivio. Por contra, está contento con las tiendas de Yamaguchi y Sancho el Mayor: “Hay mucho movimiento”.

Te puede interesar

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE