x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Empleo

Los agricultores generan con las cosechas 13.700 contratos al año en Navarra

Según el Gobierno, el 80% de la mano de obra en el sector ya es inmigrante

Foto de una persona seleccionando el tomate por tamaño en el momento de la recogida en el campo.

Una persona selecciona el tomate por tamaño en el momento de la recogida en el campo.

Actualizada 30/01/2020 a las 17:23
A+ A-

La falta de mano de obra es un problema casi crónico en el sector primario. Los agricultores y ganaderos navarros se las ven y desean para encontrar personas dispuestas a ayudar en la recogida de frutas y verduras o en determinadas labores con el ganado. De hecho, siempre ha sido un sector bajo el punto de mira de la Inspección de Trabajo. Con todo, son mayoría los profesionales del sector que cumplen la legalidad de forma escrupulosa. Los datos están ahí: agricultores y ganaderos navarros generan en torno a 13.700 altas en la Seguridad Social durante un año en las diferentes campañas, sobre todo entre los meses de abril a noviembre, que es cuando se desarrollan las principales cosechas.

Estas 13.700 altas es el dato que maneja el Gobierno de Navarra en su análisis del problema de falta de mano de obra en el campo y que tiene, entre sus principales afectados, a una industria agroalimentaria que teme que cada vez más productores sustituyan cultivos como el espárrago, el tomate o el pimiento por otros más mecanizados como el cereal.

De ese volumen de altas, el sindicato mayoritario, Unión de Agricultores y Ganaderos de Navarra (UAGN) tramita cerca de la mitad, según datos expuestos en el grupo de trabajo creado con los agentes del sector primario con el fin de dar respuesta a esta problemática. El número de altas en la Seguridad Social no se corresponde con el número de temporeros o peones que contratan ya que un mismo trabajador puede protagonizar varias altas a lo largo del año. Desde el año 2007 hasta 2018, UAGN ha gestionado a través del Programa de Empleo Agrario un total de 31.026 ofertas de empleo y 75.024 puestos de trabajo.

Fue el pasado 19 de noviembre cuando el departamento de Derechos Sociales y de Desarrollo Rural acordaron con los agentes del sector agrícola y ganadero crear un grupo técnico de trabajo, que ya ha mantenido dos reuniones y del que se esperan salgan medidas eficaces. “El objetivo es que seamos capaces en poco tiempo de aplicar medidas reales que sean beneficiosas para todos, para el sector, para las empresas y cooperativas, y para la generación de empleo”, afirmó en su día la consejera Mª Carmen Maeztu.

Una de las soluciones que parece se va a articular es la creación de una bolsa de empleo “flexible” que dé salida a las necesidades de oferta y demanda y en la que las organizaciones agrarias colaborarían directamente con el Servicio Navarro de Empleo. Esta bolsa de personas trabajadoras del sector se dividiría por zonas comarcales para facilitar la contratación. Asimismo, el Gobierno de Navarra se comprometería a dotar de más recursos en los Presupuestos a los programas de formación.

Los agricultores generan con las cosechas 13.700 contratos al año


COMBATIR EMPLEO SUMERGIDO

A la espera de que este grupo dé frutos, la realidad es que la demanda de temporeros en Navarra ha disminuido a raíz de la mecanización de muchas labores, como por ejemplo la vendimia. La imagen de temporeros, acampados en algunas localidades como Mendavia, se ha volatilizado en las dos últimas décadas. Antes, el temporero procedía en muchas ocasiones personas procedentes de Andalucía, como Jódar (Jaén).

Hoy, el campo no es atractivo para los españoles. Los inmigrantes representan una parte importante de los trabajadores agrarios. Exactamente, suponen más del 80 %, según los datos del informe, por lo que el sector agrario está contribuyendo a la inserción de estos colectivos en los pueblos. “El empleo agrario crea condiciones de vida en los pueblos y es una herramienta importante contra el despoblamiento rural”, afirman fuentes del sindicato UAGN, que hace un tiempo reclamó mayores controles para la renta garantizada porque algunos perceptores pedían a los agricultores trabajar en ‘B’ para no perder la ayuda social.

Se da por hecho que el repunte económico de los últimos años ha favorecido la migración de los trabajadores hacia otros sectores. Pero en este momento, cuando se presagian ciertos nubarrones en la economía, desde el sindicato se recuerda que el sector primario es “estratégico” porque en época de crisis “no se ha resentido” la contratación.

El sindicato UAGN destaca la importancia de combatir el empleo sumergido en las campañas y el cobro fraudulento de ayudas. “Apostamos por el empleo responsable. Sería deseable un sistema diferente al actual sistema especial agrario (antiguo REASS) el cual abre todo un abanico de posibilidades, que no ayuda en este aspecto”, detalla.

UAGN destaca que, para dar calidad en el empleo, es necesario el cumplimiento e implantación de la prevención de riesgos laborales en las empresas agrarias porque se genera un espacio de trabajo seguro y libre de riesgos. Hoy, UAGN tiene 730 empresas asociadas al Servicio de Prevención de Riegos Laborales.


COAG Y SALARIO MÍNIMO

Desde COAG, asociación a la que pertenece EHNE, se teme y preocupa que el aumento del salario mínimo interprofesional a 950 euros dispare los costes labores de los agricultores en un contexto de precios a la baja. Alerta de que la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) a los 1.000 euros podría suponer un aumento del 50,4% de los costes laborales para los agricultores.

COAG aboga “por unos salarios dignos y un empleo de calidad en el campo” pero añade: “ En un contexto de caída de rentas y de entrada sin control de importaciones que no cumplen ni con la más mínima cobertura social y laboral de sus trabajadores, la subida de los costes laborales nos expulsa del mercado”.

Los agricultores generan con las cosechas 13.700 contratos al año

 

VID Y VERDURA, LA MAYOR DEMANDA

La vendimia y las cosechas de verduras y hortalizas son los cultivos que precisan mayor demanda de mano de obra, según los datos de altas en la Seguridad Social del sindicato UAGN. Aunque la viña se ha mecanizado en Navarra de forma importante, son muchas las bodegas que vuelven a la recogida manual en fincas puntuales de cara a la mayor calidad del producto. Verduras y hortalizas, entre las que destacan el pimiento, espárrago y tomate también requieren un gran volumen de mano de obra.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra