x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Agricultura

Asociaciones navarras piden contar con las mujeres rurales para cumplir la Agenda 2020

El 13% de las mujeres de la Comunidad foral viven en entornos rurales, en localidades de menos de 2.000 habitantes

Una mujer limpia un pimiento en Puente la Reina.

Una mujer limpia un pimiento en Puente la Reina.

Actualizada 19/10/2019 a las 12:25
Etiquetas
  • Efe. Pamplona
A+ A-

"No será posible cumplir con las 169 metas planteadas en la Agenda 2030 si no contamos con las mujeres rurales”, remarca Rosalía Echeverría, presidenta de AFAMMER Navarra, en una semana donde la celebración y la reivindicación se unen.

El Día Internacional de las Mujeres Rurales este año sí celebra algunos logros, como la progresiva incorporación y reconocimiento de la mujer al trabajo rural, pero que guarda numerosas peticiones para mejorar sus condiciones y virar la vista hacia las áreas que sufren la despoblación.

Acabar con el desempleo femenino, asegurar igualdad de condiciones y mejorar las infraestructuras que lastran a las áreas rurales son los ejes principales que reclaman las mujeres de áreas en la celebración de este día, que se extiende más allá del 15 de octubre.

En estas zonas se da una marcha de entornos rurales a urbanos que es acuciante en el caso de las mujeres ya que, sobre todo las jóvenes, “sufren más desempleo que las que viven en las ciudades”, apunta Echeverría, y les obliga a abandonar sus pueblos “en busca de oportunidades que su entorno les niega”.

De ello sabe Emma Íñigo, presidenta de la asociación de mujeres Berrueza, quien acusa la falta de infraestructuras y servicios, que termina por “lastrar el desarrollo de las zonas, y también el desarrollo de las mujeres”, apunta.

El 13% de las mujeres navarras viven en entornos rurales, en localidades de menos de 2.000 habitantes. Se trata de 41.278 mujeres, según datos de padrón del Gobierno de Navarra, y su ocupación laboral principal se encuentra en el sector servicios.

Tan solo un 5,6 % de las mujeres rurales se dedican a la agricultura y la ganadería. Una cifra escasa pero que “va evolucionando en los últimos años”, según apunta Íñigo, y “cada vez se puede ver más mujeres agriculturas o ganaderas y cada vez más jóvenes”.

También reclaman medidas concretas en calidad de empleo y acceso a puestos de trabajo en zonas rurales. Echeverría apunta que “las mujeres rurales tienen menos probabilidades de conseguir un trabajo remunerado y en caso de conseguirlo, el empleo es de peor calidad y con un salario inferior al del hombre”.

No se trata de una percepción, sino de los indicadores que publica la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y Agricultura (FAO).

También piden que se amplíen las posibilidades de “liderazgo de las mujeres rurales en todos los ámbitos: sociales, culturales, económico y político”, con el fin de que tengan mayor “poder de decisiones en sus hogares, en las empresas y en la política”.

Este aumento del liderazgo femenino tiene algunos brotes visibles que apunta Emma Íñigo, ya que “puede verse cada vez más mujeres alcaldesas y en puestos de responsabilidad en instituciones de la zona”.

Sin embargo, las zonas rurales son un impedimento para la conciliación y la maternidad, puesto que la falta de infraestructuras, servicios y transporte obliga a la “disponibilidad constante” que deben tener, sobre todo, las madres de su zona para poder conciliar y trasladar a los hijos a los centros escolares de localidades próximas, señala Íñigo.

Además, recala en que la falta de transporte y servicios “incide negativamente en la independencia de las mujeres de la zona”, puesto que “su libertad está condicionada a poder tener vehículo para moverse”.

Para Echeverría, “no es posible asegurar la calidad de vida de las mujeres rurales y de sus familias si no cuentan con las infraestructuras adecuadas” al alcance, por lo que desde AFAMMER Navarra piden mayores esfuerzos, en especial, en educación y sanidad.

Este déficit ha provocado, analiza Íñigo, que haya mujeres que han tenido que abandonar sus puestos de trabajo en localidades más grandes próximas, como Estella, por no tener vehículo propio y tener sistemas de transporte público disponibles.

Esa dependencia y la falta de servicios tiene, según apuntan, especial incidencia en casos de violencia de género en entornos rurales. Es lo que denomina Echeverría “romper el silencio en entornos pequeños”.

Las mujeres que viven en círculos pequeños, “donde todo el mundo se conoce y donde importa mucho 'el qué dirán' tardan más en romper su silencio”, reconoce.

Además, parte de estos municipios no cuentan ni con juzgados, puesto de Guardia Civil, Policía Local, centros de salud o centros específicos de atención a la mujer. Por tanto, “la vulnerabilidad y el silencio de las mujeres rurales que sufren violencia de género es mucho más palpable”, sentencia Rosalía Echeverría.

Sin embargo, ambas mujeres inciden en el enfoque positivo que se da desde asociaciones de mujeres rurales en toda Navarra, puesto que en conjunto “las reivindicaciones son más potentes”, y porque se han convertido en un agente más con el que contar “para garantizar el futuro rural” en toda la comunidad.

Etiquetas
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra