x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Empleo femenino

La presencia de mujeres en la industria se ha estancado en el 25% desde 2008

La falta de vocaciones técnicas femeninas perpetúa la brecha salarial

Todavía perviven muchos prejuicios sobre la presencia de la mujer en las fábricas.

Todavía perviven muchos prejuicios sobre la presencia de la mujer en las fábricas.

Actualizada 10/09/2019 a las 19:31
A+ A-

La fuerza laboral femenina en la industria navarra representa el 25,8% de los trabajadores, es decir, sólo uno de cada cuatro asalariados es mujer. Este porcentaje se ha mantenido prácticamente invariable a lo largo de la última década, según reflejan con algunos altibajos los datos de la Encuesta de la Población Activa (EPA), ya que en el último trimestre de 2008 suponían el 24,7%. El estancamiento de la presencia femenina en las cadenas de montaje es una de las principales causas, según apuntan desde los sindicatos, de que Navarra registre la brecha salarial entre hombres y mujeres más alta de toda España, ya que las nóminas en el sector manufacturero superan ampliamente la media en los servicios, donde ellas son mayoría.

Trabajadores en la industria en Navarra (Datos en miles)

Tal como refleja la Encuesta Anual del Coste Laboral, los salarios en la industria navarra han sido a lo largo de la última década entre un 15,7% y un 34,1% más altos que en los servicios. Y aunque en algunas empresas concretas se han dado importantes pasos adelante para fomentar la presencia de las mujeres, estos avances no han logrado cambiar sustancialmente el panorama general en la industria. Volkswagen Navarra, por ejemplo, casi ha duplicado en los últimos diez años el número de trabajadoras al pasar de 339 en 2008, lo que suponía el 8,7% de la plantilla, a 616 a finales del año pasado, un 13%, de las que 476 trabajaban en la cadena (11,8%). Esta empresa también puso en marcha en 2016 una iniciativa para captar el interés de las jóvenes estudiantes y animarlas a optar por las ramas técnicas de la Formación Profesional o las ingenierías. Se organizaron varias jornadas en las que decenas de alumnas visitaron las instalaciones de la factoría para conocer las labores en montaje y el área técnica. Sin embargo, sólo una chica se apuntó a la siguiente promoción de aprendices para entrar a trabajar en la fábrica.

Esta experiencia demuestra las grandes dificultades que existen para romper los estereotipos profesionales de hombres y mujeres, un obstáculo que desde los sindicatos creen que habría que superar mostrando en las escuelas y colegios a mujeres que han desarrollado con éxito sus carreras profesionales en el sector fabril. En la actualidad, las chicas eligen en una proporción mucho menor que los chicos las especialidades técnicas universitarias y de la Formación Profesional, una tendencia que es muy complicado cambiar y que se ha convertido en la pescadilla que se muerde la cola. Al no haber mujeres con la titulación adecuada para cubrir los puestos técnicos, las empresas tampoco pueden contratarlas, por lo que la única forma que existiría para acabar con este círculo vicioso, tal como señalan los sindicatos, pasaría por fomentar las vocaciones femeninas en las aulas.

LA AUSENCIA FEMENINA EN LA INUDSTRIA

1. Menos ingresos. Las mujeres son mayoría en el sector servicios, en el que los salarios están entre un 15,7% y un 34,1% más bajos que en la industria, en la que el 75% de sus trabajadores son hombres.
2. Efecto ‘soledad’. Los sindicatos apuntan que las chicas temen elegir estudios técnicos, en especial en la Formación Profesional, en los que pueden ser las únicas alumnas en un entorno muy masculinizado.
3. Corresponsabilidad familiar. Los sindicatos apuntan que a día de hoy los hombres todavía no han asumido íntegramente su cuota en las cargas familiares y domésticas, lo que empuja a las mujeres a optar por jornadas parciales más fáciles de encontrar en servicios.
4. Falta de referentes femeninos. Las estudiantes no encuentran referentes de mujeres de éxito que hayan desarrollado una carrera profesional en la industria, lo que contribuye a un círculo vicioso difícil de romper.
5. Prejuicios y roles tradicionales. Los sindicatos señalan que todavía persisten los viejos estereotipos que vinculan la habilidad técnica y manual a los chicos. Tampoco es fácil acabar con la idea de que determinadas profesiones son masculinas.
6. Planes de igualdad. En marzo de este año se modificó la ley para obligar paulatinamente a las empresas a partir de 50 trabajadores de contar con planes de igualdad en los que los sindicatos depositan grandes esperanzas.

Te puede interesar

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra