x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Vehículo eléctrico

Un microbús inteligente hecho en Navarra

La UPNA se alía con tres empresas para diseñar un microbús eléctrico sin conductor

Un microbús inteligente hecho en Navarra

Vista de la nave de producción de Integralia en Esquíroz. Fabrica microbuses ONE, con una adaptación personalizada de la Mercedes Sprinter.

Cedida
Actualizada 28/03/2019 a las 16:45
  • P.M.
A+ A-

La UPNA no solo es cuna de ingenieros sino también fragua para la investigación aplicada de estas tecnologías en empresas navarras a través de alumnos, profesores e investigadores bajo su techo. Entre ellos, Carlos Castellanos Aldave, promotor y responsable durante 9 años del centro Jerónimo de Ayanz de I+D de la Universidad. Este ingeniero electrónico, actual CEO de Fuvex, una empresa de drones con sede en Tudela, ha sido enlace de muchos proyectos de investigación que unen el talento del campus y la innovación empresarial.

Suya fue la llamada que recibió Asier Leiza, ingeniero y actual director de una pyme de Alsasua, Permagsa, para reclutarle en un proyecto ambicioso de I+D: formar un consorcio con la UPNA para crear un vehículo eléctrico, conectado y lo más autónomo posible, 100% diseñado y fabricado en Navarra. En concreto, un prototipo no comercial de microbús, llamado proyecto Boletus, con autonomía para 150 kilómetros.

El Boletus, que recibirá 1,46 millones de euros de ayuda a la innovación del Gobierno de Navarra entre 2017-2019, concentraría así el saber hacer de la UPNA y de tres empresas navarras.

El Instituto Smart Cities de la UPNA se responsabilizará del sistema de control eléctrico de tracción del vehículo, incluyendo el frenado regenerativo, para optimizar su funcionamento, consumo y autonomía. Permagsa, de desarrollar el motor eléctrico; Ingeteam, del cargador y la carrocera Integralia que integrará todo ello en el vehículo.

 

MOTORES EN PERMAGSA

Permagsa nació en 2004, como proyecto aparte de Electricidad Ramos S.L., empresa alsasuarra creada en los años 70 por Patxi Leiza y Juan Ramos, cuyo capital e instalaciones comparte. Ramos empezó bobinando motores eléctricos y, en la actualidad, con 100 trabajadores, se dedica al mantenimiento industrial, suministro, instalación eléctrica y automatización de procesos industriales por toda la Barranca, la llanada alavesa y el Goierri. Asier Leiza, hijo de uno de los fundadores, que trabajó un tiempo para Siemens en Inglaterra, se hizo cargo del nuevo proyecto cuando los alsasuarras decidieron diseñar un motor eléctrico nuevo para ascensores. Así fue cómo Permagsa desarrolló un tipo de motor compacto síncrono de imanes permanentes con altas prestaciones.

Este tipo de motores se han impuesto en el mercado, porque, a diferencia de los asíncronos convencionales, aligeran tanto el peso y tamaño que pueden integrarse directamente en el hueco del ascensor, desterrando así los cuartos de ascensores. Con 12 empleados -de ellos, 10 ingenieros- Permagsa está entre los mayores fabricantes de la UE en el sector, con 8.000 motores al año. Es el nº 1 en ventas en la India a través de un socio.

Un microbús inteligente hecho en Navarra

 

Su papel en el Boletus es desarrollar un prototipo de motor eléctrico para el microbús. “No es tan sencillo. Requiere mucho estudio porque tiene sus especificidades” indica Asier Leiza, respecto a los motores de ascensor. “Los motores de ascensor son muy silenciosos y con velocidades lentas. En el coche eléctrico, lo que prima es alcanzar altas velocidades y que sea muy ligero y compacto, para lo que es necesario refrigerarlo con agua”, indica. Reconoce que gastan en I+D “más de lo que te ayudan”. Y aunque podrían comercializarlo, si tienen éxito, “no vamos a hacer grandes series de motores para fabricantes de coches”, aclara. “Hay otros nichos, como el autobús, donde vemos oportunidades. Nuestro negocio sería fabricarlos y dar luego el soporte técnico”, explica.

 

CARGADOR EN INGETEAM

El desarrollo del sistema de recarga del Boletus se ha confiado a a Ingeteam, firma bilbaína especializada en sistemas de electrónica de potencia y de control. En cristiano, fabrica equipos para controlar y transformar voltajes y corrientes de dispositivos eléctricos: inversores, convertidores de frecuencia, controladores y sus protecciones. Ingeteam radicó en la Ciudad de la Innovación, en Sarriguren, junto a Cener, Gamesa y Acciona, el negocio renovable en 1990. Ahí desarrolla y comercializa convertidores para aerogeneradores e instalaciones fotovoltaicas, que fabrica en su planta industrial en Sesma.

Hace casi una década, Ingeteam alumbró un grupo de movilidad eléctrica, dentro del área fotovoltaica. Diseñaban convertidores para puntos de recarga de vehículos eléctricos. En principio, como postes de calle, como el ya histórico de San Ignacio en Pamplona. “Hace dos años, cuando se vio que el mercado del vehículo eléctrico despegaba ya en serio”, cuenta Mikel Borrega, el grupo adquirió entidad propia como una tercera unidad de negocio: la de movilidad eléctrica.

Un microbús inteligente hecho en Navarra

 

El cargador del Boletus formará parte de un proyecto de I+D más amplio de la empresa de Sarriguren, que ya tiene varios modelos en el mercado para cargas más pequeñas. Aprovecharán el encargo de diseñar un cargador de 100 kW para el microbús navarro, para crear un nuevo cargador superrápido bajo el estándar europeo CCS, es decir, que funcionará como cargador universal para todos los modelos de VE que circulen en Europa. Su pretensión, además, es hacerlo escalable a 400 kW y usar otra tecnología de electrónica de potencia distinta, basada en carburo de silicio (sic) para hacerlo más pequeño, compacto y barato que la competencia. La compañía espera comercializarlo a mediados de 2020.

 

INTEGRALIA, ENSAMBLADO

Integralia es el coordinador del Boletus. Se encargará de integrar todas las aportaciones del resto en un vehículo final. Instalada en Esquíroz, cuenta con un almacén en Imárcoain y en la actualidad emplea a 53 trabajadores. La empresa se creó en 1999 por los hermanos Óscar y Saioa Lana. Se dedicaba a la transformación personalizada de vehículos a partir del chasis de la furgoneta Mercedes Sprinter, y desde 2018 fabrican su propio carrozado, el ONE.

De este modo, comercializan 15 modelos de microbuses desarrollados íntegramente en Navarra con fines escolares y de turismo, pero también premium o VIP. Como microbús, pueden llegar hasta 25 plazas más conductor, siempre sin sobrepasar las 5,5 t de peso y “con el consumo de un furgón”, enfatiza la empresa. Para aligerar el vehículo, incorporan nuevos materiales como fibra de carbono y acero inoxidable. En 2018, Integralia vendió 167 vehículos: 64 para el mercado nacional y 73 para exportación, principalmente Francia y Alemania. Llevan 15 años presentes en el mercado galo. Este 2019, Integralia se ha adaptado a la nueva Sprinter de Mercedes, con nuevos interiores y un restyling delantero, y comercializará un sistema de gestión propio de apoyo al conductor.

En el Boletus, además de introducir el motor y baterías eléctricos, deberá integrar sensores y sistemas de control del entorno, así cómo el hardware embebido para procesar la información recogida por los primeros.

 

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra