Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Romería

Artikutza, un día al año

La finca que el Ayuntamiento de San Sebastián adquirió en suelo navarro en 1919 para abastecer a la ciudad abrió al público el domingo en la única fecha permitida del año. Fue un hito después de dos ejercicios de clausura por la cautela de la pandemia

Ampliar Un grupo de personas desciende las escaleras de la ermita de San Agustín, en Artikutza
Un grupo de personas desciende las escaleras de la ermita de San Agustín, en Artikutzasara santos
Publicado el 31/08/2022 a las 06:00
Si Artikutza, un paraje idílico de 3.700 hectáreas en Goizueta, elige la fiesta de San Agustín para mostrar su riqueza natural, su núcleo y frontón, fue por su pertenencia a la Colegiata de Roncesvalles. Estuvo adscrita a sus propiedades entre los siglos XIII y XIX. El sello agustino quedó impreso en el templo del considerado durante años el lugar con mayor índice de pluviometría del país.
Las curiosidades envuelven un entorno de postal, restringido al paso de toda persona ajena durante 364 días del año por la necesidad de preservación de un ecosistema de rico valor biológico. La excepción a la regla del pasado domingo fue celebrada por cuantos coinciden en sus dominios en una feliz comunión sin diferencia de límites entre Guipúzcoa y Navarra. De Goizueta, como también de Leitza, Arano y Areso, acudieron vecinos a la romería en atención a una tradición conservada como un legado entre generaciones.
No faltó la eucaristía en la ermita dedicada a la veneración del que fuera obispo africano y Doctor de la Iglesia, como tampoco una muestra de habilidades artesanales y venta de género gastronómico dentro de una amalgama de propuestas típicas de una fiesta de guardar. La novedad de este año radicó en la recuperación de un día exclusivo en el calendario como tantos eventos que fueron suspendidos por los imponderables de la pandemia. De la conservación del conjunto natural, bajo pautas medioambientales dictadas curiosamente desde el Gobierno de Navarra por ubicación del terreno dentro de sus límites, se ocupa el Ayuntamiento de San Sebastián.
Ni el más aventurado a predecir el futuro podría aventurar que el ejercicio del centenario en la adquisición de Artikutza por parte de San Sebastián anticipase dos años de absentismo por el mal que ha quejado el mundo. En 2019 se cumplió un siglo desde que el Ayuntamiento donostiarra unió la finca de Artikutza a su patrimonio.
AGUA PARA LA CIUDAD
Si lo hizo fue por necesidad. El siglo XX saludó la ciudad con la promesa de expansión, al albur de los aires de desarrollo del otro lado de los Pirineos y del progreso que llamaba a España en medio de una situación convulsa en el norte africano.
El crecimiento urbano empujó a las autoridades locales de San Sebastián a cerrar una operación de compra a razón de 3.200.000 pesetas (unos 19.233 euros) para asegurar el abastecimiento de agua. La historia quedó semioculta el domingo en una jornada especial y única en el año, que fue celebrada como se merece. No era para menos al cabo de dos años de ausencia.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE