Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Baztan-Bidasoa

Pastores denuncian ataques de perros a sus rebaños en Bera

Niegan que se trate de canes abandonados y sospechan de animales sueltos con dueño

Imagen de las laderas del monte Larrun
Imagen de las laderas del monte Larrunarchivo
Actualizado el 26/07/2021 a las 20:45
Pastores de Bera denuncian desde, al menos, hace tres años la pérdida de ejemplares por ataques perpetrados, según dicen, por perros sueltos en el monte. Las demandas figuran por escrito en dependencias policiales, como afirman. La sucesión de casos condujo en una de las últimas sesiones de la Comisión municipal de Montes, en las que participan, a exponer ante el Ayuntamiento su indefensión y a reiterar su hartazgo. En un bando, difundido días atrás, el alcalde, Aitor Elexpuru, (EH Bildu), trasladó a la opinión pública la preocupación latente en el sector y en el propio consistorio tras los últimos sucesos, ocurridos en los barrios de Zia y Kaule. Aunque los últimos ataques, como se lee en el bando, se hayan registrado en ambos parajes, “el problema lo sufren muchos baserritarras”.
Según expone el alcalde, “en el último año han muerto decenas de ovejas de este modo, desapareciendo y quedando heridas otras”. Las sospechas de los afectados, de las que el Ayuntamiento se hace eco en su comunicado a la ciudadanía, apuntan “a que las agresiones se han producido a menudo en los prados cercanos a los caseríos. Se piensa que los perros agresores no son perros abandonados. Es decir, que tienen dueños, y que por las noches huyen de sus casas y realizan los ataques”.
A partir de esta consideración, el consistorio “hace una petición para que los propietarios tengan a sus perros bajo vigilancia y control, tanto de día como de noche”. De la misma manera, recuerda la necesidad de tenerlos “bajo control” en las salidas al monte. Tal premisa adquiere rango de obligación si por los lugares transitados existe ganado suelto. En tal caso, “el perro debe ir atado”.
"UN PROBLEMA GRAVE"
La impresión de las autoridades locales es que antes que remitir, la situación ha empeorado. Como se lee en el bando, “estamos ante un problema grave y percibimos que se está agravando en lugar de solucionarlo”.
No es la primera vez que recurren al mismo soporte de difusión -un bando municipal- para advertir al vecindario del respeto de las normas de tenencia de animales. En abril informó de unos hechos similares como los denunciados ahora, con la peculiaridad añadida de que se habían observado un aumento de ataques de perros durante el período de la pandemia en el que se habían multiplicado las salidas al monte. Ese mismo mes se aprobó la ordenanza municipal que regula la tenencia de ejemplares en la que se ofrecen indicaciones de obligado cumplimiento: “Cuando las ovejas, vacas, caballos y cabras estén cerca, los perros se atarán para que no causen molestia o daño al ganado, velando así por el bienestar de los animales de estas especies”.

“Pierdo 20 ovejas al año, muchas por perros”

Javier Portu Alzuguren, del barrio de Kaule, pone voz a la “indefensión” que padece el sector por la frecuencia con la que se cometen, como dice, ataques de perros. Esta última vez, su rebaño se libró pero el problema es recurrente. “Tengo ovejas en extensión todo el año y no es posible imaginar las bajas que tengo por los perros. Siendo serios, igual desde hace tres años doy parte de 20 bajas cada doce meses. De este número, bastantes se deben a ataques de perros”, señala. En primavera -recuerda- presentó su última denuncia en la Policía Foral. “Invierno, primavera y también otoño” es cuando las ovejas están más indefensas en el monte y, por tanto, expuestas a sufrir la amenaza de animales que alteran su hábitat.
A las pérdidas contabilizadas añade las consecuencias de un ataque. “Un cordero de una oveja atacada se expone en el monte a ser pasto de los zorros y si, es muy pequeño, a morir”, señala. A su cuidado tiene 180 cabezas de sasi ardi, que se encuentran protegidas para asegurar la conservación de la raza.
Afirma que se siente escuchado en el Ayuntamiento pero que la desprotección que experimenta el sector es manifiesta.
volver arriba

Activar Notificaciones