Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Homenaje

Elizondo honra a un hombre de buen corazón

Homenaje de su pueblo al coordinador del equipo médico del Gregorio Marañón, de Madrid, que transplantó el corazón de un donante infantil a una bebé en una operación pionera en el mundo

Desireé Lara, Ana Hernández con el pequeño Eloy, Iñigo Ustárroz, Aimar Sánchez y Juan Miguel Gil
Desireé Lara, Ana Hernández con el pequeño Eloy, Iñigo Ustárroz, Aimar Sánchez y Juan Miguel GilJ.A. GOÑI
Actualizado el 03/07/2021 a las 21:18
Con una mano en el pecho y una reverencia, Juan Miguel Gil Jaurena, -jefe de cirugía cardiaca pediátrica del Hospital Gregorio Marañón de Madrid que meses atrás lideró al equipo en una intervención pionera en el mundo de trasplante de corazón para salvar la vida de una bebé de dos meses-, respondió al reconocimiento brindado por sus vecinos de infancia y juventud en su pueblo, Elizondo. Su gesto acompañó una palabra aprendida en su familia, significó, -“¡Gracias!”- que ayer regalo a cuantas personas dejaron huella en sus entrañas. Regresó a sus orígenes en el frontón centenario de Iriarte, como recordó, donde aprendió a montar en bicicleta y a patinar, y donde ayer fue reconocido por su brillante recorrido profesional y, por encima de todo, por la talla de un hombre “humilde” y de buen corazón. El tributo del pueblo de Elizondo llegó a los meses de haber trascendido un nuevo hito alcanzado, bajo su coordinación, con un trasplante de corazón infantil de donante en asistolia (con el corazón parado) en un bebé de muy pocos meses y con incompatibilidad sanguínea con su donante.
Ese paso grande para la humanidad llenó de “orgullo”, como tantas otras veces, “a quienes compartieron sus raíces”, según subrayó el alcalde-jurado de Elizondo, Aitor Bazterrika, que no pudo sino destacar las alusiones a su origen de Elizondo que realiza el agasajado a la mínima oportunidad que tiene en su dedicación profesional. Recogió del representante local una placa y una bandera del valle de Baztan, bordada para la ocasión por Maite Vergara.
La retahíla de presentes, amén de acoger la dedicatoria del aurresku bailado en su honor, incluyó una sorpresa, obsequiada con la presencia de algunos pequeños “milagros” que, como tal, ha obrado, en palabras de Ana Hernández Zozaya -madre de Eloy, de 14 meses, y trasplantado de corazón con 3 meses y medio-. El pequeño, en brazos de su madre, su hermano, Aimar y el también trasplantado Iñigo Ustárroz, de 5 años, le entregaron un ramo de flores y un presente. Su respuesta fue de agradecimiento y “orgullo por verles crecer”.
La presidenta de la Asociación de Cardiopatía de Navarra Pequeña Guerrera, Desireé Lara Denia, recordó que la mitad de los seis niños trasplantados de corazón en Navarra han pasado por sus manos. No quisieron dejar la oportunidad de ofrecer su agradecimiento las familias de otros niños y adolescentes, como Sergio Pozo Armendáriz, de 13 años; o Ane Antxorena Bidegain, de 13 meses, que, sin necesidad de trasplante, fueron intervenidos en su unidad. A los padres de Ane, Ramón y Ana, de Arizkun, les quedó grabado la acogida que recibieron de Juan Miguel Gil Jaurena cuando su hija necesitaba ser sanada. 
Los saludos y abrazos se sucedieron en el frontón, señal inequívoca de los lazos estrechados, también con quienes hoy participan de su afición en bicicleta. Dentro de la representación familiar que le acompañó en el acto, incluida su mujer, Maite Ibáñez Maya, de Oronoz-Mugaire, y su hijo menor, Alberto; su madre, Asunción Jaurena Aincinena, respondió con sus brazos sobre el pecho a unas palabras de agradecimiento por el sacrificio brindado junto a su padre, Miguel Gil Mendi, ya fallecido, que “de mozo trabajó en los bares del Trinquete, Casino y Mendi”. Nombró a don Eusebio, el médico de Elizondo del que aprendió a querer la profesión y del que recibió el primer encargo, y evocó a quienes ya se fueron. Recurrió al dicho castizo de Madrid al cielo para reconocer que el suyo está en Elizondo.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones