Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Desescalada

Sidra embotellada en la reapertura desigual de las sidrerías navarras

Dos metros de distancia entre comensales y aforo reducido a la mitad en los establecimientos

Inaxio Begiristain, de Martitxonea, de Aldatz, atiende a una periodista en un encuentro anterior.
Inaxio Begiristain, de Martitxonea, de Aldatz, atiende a una periodista en un encuentro anterior.
Archivo
Actualizada 14/06/2020 a las 15:37

La sidrería Martitxonea abrirá este sábado en Aldatz (Larraun) tras un paréntesis de tres meses, provocado por el confinamiento preventivo del mal del coronavirus. El cierre ha tenido un acusado efecto en el rendimiento del sector por haberse producido en la temporada alta, que, como coinciden en señala Inaxio Begiristain, de Martitxonea; y Jesús Ángel Gartzia, de Larraldea, de Lekaroz, se concentra entre el puente de San José y Semana Santa. La opción adoptada por ambos expone gráficamente el abanico de salidas tomadas por los titulares de las cinco sidrerías representadas en la Asociación de Productores Navarros de Sidra. Martitxonea abrirá este sábado; Larraldea ha dado por finalizada la temporada. “Otro año será”, señala con resignación Jesús Ángel Gartzia.

Consecuencia de la inactividad prolongada es el volumen de “4.000 a 5.000 litros” que Inaxio Begiristain ha dejado de vender desde que el 14 de marzo se decretó la paralización. “Enero, el mes del txotx, cuesta arrancar. En febrero se trabajó bien, pero a mitad de marzo se paró todo”, precisa quien ostenta la condición de secretario en la asociación.

“Se ha complicado mucho la situación. No sabemos cómo va a funcionar. No se puede hacer el txotx en la kupela”, observa el titular de Larraldea. En esas circunstancias, sin la apertura de la espita que deja libre la sidra, su homólogo en Martitxonea ha optado por servir el producto en botella. Eso sí, la sala de fermentación de su establecimiento en Aldatz, que albergan unas kupelas de acero inoxidable, servirán durante esta nueva época de demostración. “Siempre intento mostrar el proceso a los clientes con un recorrido por la prensa, la sala de fermentación, etc. En este caso, en grupos reducidos podremos hacer esta visita y tomar un sorbo de la kupela. Pero la sidra se servirá en botella”, aclara.

A DOS METROS

Eso y que deberá guardarse una distancia entre las espaldas de los comensales de dos metros. La sidrería de Aldatz ha incorporado además una carpa en el exterior como complemento por el aforo reducido a la mitad en el interior en esta fase de desescalada.

Dice Inaxio Begiristain que participó en un cursillo on-line de prevención con una asociación de productores de Astigarraga, de Guipúzcoa. Aprendida la teoría, dispuso de medios prácticos. “Una alfombra en la entrada con desinfectante, gel para la manos, limpieza frecuente de los servicios”, apunta quien apela a la responsabilidad de los comensales para respetar las normas. Sin la principal fuente de ingresos, la venta de botellas empieza a coger ritmo a medida que abren los establecimientos de hostelería. Su cierre desde mediados de marzo ha mermado la facturación.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE