x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Carnaval 2020 Navarra

Lantz pone precio a 'Miel Otxin'

Lantz pone precio a ‘Miel Otxin’, el ladrón de mil maravedíes que resucita cada año de su leyenda y que ayer paseó su porte altivo por el entramado urbano. Homenaje a los txistularis Fermín Garaikoetxea Aranburu y Fermín Salaberri Nieves por sus 25 años en el Carnaval

Desfile de Miel Otxin y baile homenaje a los gaiteros en el Carnaval de Lantz.

Fotos de Miel Otxin en el Carnaval de Lantz

María Lizaso/J.A. Goñi
Fotos de Miel Otxin en el Carnaval de Lantz 13 Fotos
Fotos de Miel Otxin en el Carnaval de Lantz

Desfile de Miel Otxin y baile homenaje a los gaiteros en el Carnaval de Lantz.

María Lizaso/J.A. Goñi
25/02/2020 a las 06:00
A+ A-

En vísperas del rigor cuaresmal, que penaliza los excesos e invita al recogimiento, el Carnaval adquiere la categoría de “sagrado” en Lantz. Su culto aúna el sentir de sus gentes e hipnotiza a visitantes de ambas vertientes de los Pirineos con la invitación a seguir el rastro de un bandido que fue historia y hoy es leyenda. “Estarán las fiestas patronales, con cenas y participación de la gente, pero como el Carnaval no hay nada. Es el Carnaval del pueblo”. La reflexión asoma en el claroscuro del desván de la posada como expresión de hondo sentimiento y orgullo de pertenencia local que proyecta la imagen de la localidad de 150 habitantes más allá de la frontera. En la bajo cubierta, bajo una tenue luz artificial y tibios haces que se cuelan por las estrechas ventanas, Iñaki Ariztegi Calzado sintetiza sus emociones con una descripción de agrado y alabanza a la fiesta por antonomasia antes de mudar su rostro en la apariencia del Zaldiko. Con los brazos extendidos, el silencio de su amo y señor, en la leyenda que cada año rescata de la memoria histórica al ladrón que fue Miel Otxin en Belate y su entorno, aprueba sus palabras.

Sonriente, el forajido de leyenda espera su momento a mostrar su imagen altiva y desafiante, anticipado por los alaridos de los txatxus, representantes del pueblo oculto en el anonimato por temor a reprimendas, y los sones del txistu y tamboril.

Ajeno a la expectación creciente en la calle Santa Cruz, Ziripot, el orondo y atrevido bonachón que delató a Miel Otxin, comienza como cada año a revivir en cuerpo de hierba y helecho. Los 70 kilos de Ibai Musquiz Zafra, estudiante de 19 años de Programación de Fabricación Mecánica en el instituto Cuatro Vientos, aumentan a medida que tres ayudantes engordan su cuerpo con músculo vegetal. De la metamorfosis operada ayer, a eso de la una de la tarde, fueron responsables Aitor Sarasibar, Óscar Ziganda y Luis Mariñelarena, ante la mirada obnubilada de un racimo de visitantes, cuyo acceso al desván estuvo estructurado por seguridad por un equipo de voluntarios, entre ellos, la alcaldesa, Isabel Baleztena.

El control se pospuso a la conclusión del almuerzo. En Lantz, como en otras manifestaciones del Carnaval, las apariciones públicas están hilvanadas por la obligada coincidencia en torno a la mesa. Donde hay motivos de celebración no falta una buena mesa. La novedad del almuerzo, en esta ocasión, estuvo representada por la ovación dispensada a los txistularis Fermín Garaikoetxea Aranburu y Fermín Salaberri Nieves antes de que se escuchasen en el primer piso de la posada los primeros sones del zortziko. Junto a Javier Irisarri González, quien claudica al hechizo del Carnaval de Lantz cuando no median las obligaciones laborales, pusieron la música en el recorrido por el entramado urbano antes de desembocar en el frontón.


TXAPELA Y PAÑUELO

El destino deparó para ambos una “sorpresa”, intuida ligeramente cuando los txatxus y el Zaldiko flanquearon su paso en dos columnas en un primer detalle de un homenaje a sus 25 años de fidelidad. La alcaldesa transmitió el agradecimiento del pueblo. “Con mucho cariño os ofrecemos este pequeño reconocimiento para desearos muchos años más entre nosotros”, señaló. Hubo entre los disfrazados una presencia cada vez más numerosa de féminas, en una demostración de la igualdad que impera en el Carnaval. La propia alcaldesa se animó a bailar junto a Peio Etxeberria, Esteban Ariztegi Lusarreta y Txomin Sarasibar Iráizoz. En un clima de fiesta y un sol de justicia, pervivió una advertencia a Miel Otxin. Se busca.

 

FERMÍN GARAIKOETXEA ARANBURU Y FERMÍN SALABERRI NIEVES, TXISTULARIS HOMENAJEADOS 

“ES UN HONOR TOCAR EN EL CARNAVAL DE LANTZ Y PERMANECER TANTOS AÑOS"

Hubo “sorpresa” y agradecimiento correspondido con el gesto que el Ayuntamiento de Lantz, en representación del pueblo, tuvo ayer con Fermín Garaikoetxea Aranburu y Fermín Salaberri Nieves, txistulari y atabalero respectivamente del Carnaval en el último cuarto de siglo. Una txapela y un pañuelo bordado con la leyenda de Lantzeko Herrian 25 urte daban crédito al tributo recibido.

Sonó de ambos, como también de Javier Irisarri, el zortziko en el frontón con dos hileras de txatxus a su alrededor y la imponente imagen de Miel Otxin en el centro sostenido por el concejal Jon Ziga. Con la dispersión de danzantes, los homenajeados obsequiaron a los presentes con una jota y un pasacalles que devolvieron a los enmascarados más en forma al punto de partida, en la posada. El sonido del txistu y atabal dejó una estela hasta el fondo del establecimiento hostelero. Los últimos ecos musicales derivaron en felicitaciones expresas a los agasajados, felices por un gesto inesperado, según confesaron. La ocasión dio lugar a revivir la primera vez que pisaron Lantz para sumarse a la comitiva de la resurrección de Miel Otxin.

“La primera vez -rememoraba Fermín Salaberri- fue un Lunes de Carnaval. Era de noche cuando nos disponíamos a regresar a Pamplona. Comenzó a nevar. No sabíamos qué hacer hasta que nos planteamos quedarnos a dormir. Al día siguiente había nevado tanto que la salida por el pueblo se redujo a la participación del pueblo y de los txistularis. Fíjate cómo fue aquello que en el pueblo empezaron a cuestionar la presencia de los txistularis nuevos (se ríe)”. Aquel día acabó “como el segundo apellido de éste”, señalaba Fermín Garaikoetxea en referencia a su compañero. Cuestionados por el significado del Carnaval de Lantz, no dudaron en reconocer “el honor de tocar aquí y permanecer tantos años”.

 

IBAI MUSQUIZ ZAFRA 'ZIRIPOT'

"'ZIRIPOT' SIEMPRE ME HA LLAMADO LA ATENCIÓN"

En su segundo o tercer año en insuflar de aliento a Ziripot, según apuntaba, Ibai Musquiz Zafra, de 19 años de edad, renovó ayer su “ilusión”. “Es -dijo- el personaje que siempre me ha llamado la atención”, en alusión a uno de los iconos del Carnaval en Lantz que simboliza la bondad.
En la representación sigue el ejemplo de su padre, Iñaki, que años antes se enfundó de sacos de helecho y hierba hasta transformar su apariencia en días señalados del año.

 

IÑAKI ARIZTEGI CALZADO 'ZALDIKO' 

“‘ZIRIPOT' Y 'ZALDIKO' SON PERSONAJES ÚNICOS"

Tres semanas de ejercicio ayudaron a Iñaki Ariztegi Calzado, operario en Ororbia de 36 años de edad, a ponerse a tono para rescatar al Zaldiko de su última aparición, hace un año. “Es un orgullo ser Zaldiko. Se lleva muy a dentro. Personajes como Ziripot y Zaldiko son únicos”, confesaba instantes antes de ocultar su rostro y convertirse en el aliado de Miel Otxin.
Hubo de lamentar el incordio de los Arotzak o herreros en los extremos de la calle Santa Cruz.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra