Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Ultzama

El Gobierno exime a Basaburua y Odieta del reintegro de una ayuda

Sus servicios jurídicos exigen a Ultzama la devolución de 250.000 € por la planta de biogás; Desarrollo Rural aportó la subvención para cubrir las balsas de purines a propuesta del propio área

Ampliar El Gobierno se querella contra los gestores de la planta de Ultzama
El Gobierno se querella contra los gestores de la planta de Ultzama
  • EFE.PAMPLONA
Actualizado el 20/01/2018 a las 08:51
Los servicios jurídicos del Gobierno foral centran en el Ayuntamiento de Ultzama, hoy día regido por EH Bildu, la exigencia de 216.000 euros más intereses (40.000 aproximadamente) por incumplimiento de las bases reguladoras de la concesión de una ayuda para la planta de biogás de Iraizotz. La referencia a los servicios jurídicos fue realizada este viernes por el Jefe de Negociado de Ayudas a Infraestructuras Agrarias, Jesús María Velaz, como argumento para aclarar las dudas planteadas por el parlamentario de EH Bildu, Adolfo Araiz, sobre los compromisos compartidos por Ultzama con Basaburua y Odieta en la puesta en marcha del servicio mancomunado de recogida y gestión de purines de explotaciones ganaderas.
Los técnicos de Desarrollo Rural que testificaron este viernes en la comisión de investigación de Ultzama coincidieron en el carácter de “intermediario” que efectuó el Ayuntamiento de esta localidad con el departamento a la hora de solicitar las subvenciones para la construcción y puesta en marcha de la planta de biogás. El Jefe de la Sección entre 2003 y 2011, Juan Pablo Rebolé, -hoy día director del propio área de Infraestructuras Agrarias-, aclaró que hubo “voluntad de realizar una inversión mancomunada” por parte de los tres consistorios, a juzgar por la documentación que obraba en su poder. Sin estar constituida formalmente una mancomunidad como tal, Ultzama -como indicó Rebolé- actuó de “representante”.
Su antecesor en el cargo en el año 2008 y ex consejero de Agricultura entre 2003 y 2007, José Javier Echarte, indicó la conveniencia de haber formalizado la creación de un órgano común “para depurar ahora responsabilidades para cada uno de los entes que componen esa mancomunidad entre comillas. La convocatoria de ayudas exigía en esos momentos que hubiese un Ayuntamiento como cabeza visible”.
La suspensión de la concesión en la recogida y gestión de purines antes del tiempo estipulado por parte del actual gobierno municipal de Ultzama compromete, a efectos jurídicos, la exigencia de devolución.
La partida requerida -216.000 euros más 40.000 intereses- corresponde a la tercera subvención que partió de Desarrollo Rural. Fue el propio departamento el que insinuó al Ayuntamiento la necesidad de “cubrir las balsas de purines y asfaltar unos caminos”, de acuerdo a la información que proporcionó en la comisión del Parlamento el actual Jefe de Negociado de Ayudas de Infraestructuras Agrarias.
El Gobierno aceptó facturas por 855.000 € sin ver la obra
El jefe de la sección de Infraestructuras Agrarias entre 2003-2011, Juan Pablo Rebolé respondió este viernes afirmativamente a la negativa del Gobierno foral de comprobar el contenido de la primera certificación de la obra, presentada a finales de 2008. Según la hipótesis de Adolfo Araiz (EH Bildu), corroborada por el técnico, el Ejecutivo aceptó facturas por valor de 855.000 euros “cuando a finales de 2008 sólo se había producido un gasto por valor de 152 euros para colocar un cartel”. “Las bases reguladoras -según la explicación recibida- no contemplaban la obligación de verificar” la actuación en la primera certificación de obra.
Los 855.000 euros de las facturas incluían los 612.000 euros consignados por la primera adjudicataria, Levenger, para los tanques de digestión de la planta. “En mayo de 2009” -de acuerdo a la información aludida por Adolfo Araiz- Levenger firmó el contrato con la empresa checa Vitkovice”.
El propio Rebolé constató la consignación del 30% de los 1,6 millones de euros de una convocatoria de ayudas para infraestructuras en la zona de la montaña en 2008 para el proyecto de biometanización de Ultzama.
“No hubo trato de favor con Ultzama”
El que fuera director del Servicio de Infraestructuras Agrarias a finales de 2008, José Javier Echarte, aseguró este viernes que “en ningún momento” hubo “trato de favor” en la concesión de la subvención a la planta de biometanización de Ultzama por parte del departamento de Desarrollo Rural. Su aclaración respondió a una interpelación formulada por Geroa Bai.
Por su parte, Juan Pablo Rebolé -Jefe de Sección de Infraestructuras Agrarias de 2003 a 2011- , afirmó que “en ningún momento” vio “nada extraño” en la ejecución del proyecto.
Según dijo, los informes verificaron el desarrollo de la actuación tal y como había sido planificada.
“Pondría la mano en el fuego de que todo lo que hemos certificado en los informes que estaba ejecutado, lo estaba”, indicó.
Rebolé recordó que su función era “certificar y validar que las obras estuvieran correctamente ejecutadas” y mostró en todo momento su apoyo a los técnicos que realizaron los informes correspondientes sobre la iniciativa en Ultzama.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE