Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Santa Ana 2020

Un día más en las 'no fiestas' de Tudela

De izda. a dcha: Isela Rodríguez, Mª Ángeles Pérez, Merche Causín y Juana Urbano.
De izda. a dcha: Isela Rodríguez, Mª Ángeles Pérez, Merche Causín y Juana Urbano.
  • Leyre Estévez Coloma
Actualizada 30/07/2020 a las 06:00

Normalidad tan rutinaria que ha resultado de todo menos ‘normal’ en lo que la semana del 24 al 30 de julio siempre ha supuesto para Tudela. Así han transcurrido las siete jornadas de las ‘no fiestas’ en la capital ribera. Con nostalgia en el corazón de los tudelanos de lo que hubiera podido ser y dejando a las tiendas y bares de la localidad con una facturación inferior a la de los meses con menos consumo del año.

Rubén Clemos, que lleva el negocio familiar de las tres tiendas de ropa Jesús Clemos, distribuidas por el centro de Tudela, tenía la ropa blanca para vender en la temporada de fiestas encargada desde febrero. Ante el gran desembolso que supuso la compra en un período de pocos ingresos, en un primer momento pensó en promover el consumo de ropa blanca como símbolo de las fiestas pero, tras consultarlo con el alcalde, Alejandro Toquero, decidió que no era buena idea porque “si no hay fiestas es por algo”. Por ello, en el escaparate de uno de sus locales luce un mural de un encierro de San Fermín junto con maniquíes con ropa festiva entre los que hay un cartel en el que se lee: “Este año toca ser prudente. ¡Viva Santa Ana! ¡Viva Tudela!”.

Terminadas las fiestas, ha logrado vender un 2% del encargo inicial: “Se han llevado algún básico porque la ropa blanca va bien para este calor”, comentó.

Por su parte, en el comercio de ropa femenina La tienda de Lolín, todos los años se hace una campaña de ropa y complementos festivos desde las fiestas de Castejón (a finales de junio) hasta las de Cortes (principios de octubre), “pero, al estar todas canceladas, este año no hemos encargado esas colecciones”, explicó Nieves Fernández, una de sus dependientas. Sin embargo, aunque no haya pérdidas de inversión, es una franquicia “muy estacional”, por lo que la suspensión de todas las fiestas patronales de la Ribera ha supuesto que las ganancias sean menores que en los meses de invierno.

En cuanto al futuro, Fernández se mantiene fuerte y asegura: “Si no cobramos, no cobramos, pero hay que seguir aguantando dando lo mejor de nosotras”, a lo que añadió que están “pendientes en todo momento del proceso de desinfección”.

"NI COLOR" CON OTROS AÑOS

En el bar José Luis, situado en la calle Muro, una de sus camareras, Guadalupe Riega, aseguró que la escena de su terraza semidesértica no tenía “ni color” a la que se veía otros años, en los que a cualquier hora había que esperar para encontrar una mesa libre en la que degustar sus croquetas, fajitos o pinchos de huevo, entre otros. Aunque durante el fin de semana hubo algo más de gente, los números han sido similares a los de febrero, mes en el que la terraza no está abierta y que es, además, el de menor cantidad de clientela del año para el establecimiento. Otros años, a los tres camareros habituales se les sumaban seis de refuerzo, especialmente para el vermú del día 26, pero este “no hacía falta casi ninguno”, afirmó.

En la cafetería Samanes de la avenida Zaragoza, lugar de referencia para los desayunos del encierro, han pasado de juntarse hasta 70 personas para tomar café con tostadas (la especialidad de la casa) a estar casi vacío, con algún que otro cliente que acudía a comprar pan.

Para Andrés Ullate, operario del servicio de limpieza municipal, hoy era día de labor, pero las calles de Tudela no tenían “ni punto de comparación con la suciedad constante que se acumula en fiestas”, aseguró el tudelano, que ha sido de los pocos en agradecer la extraña tranquilidad de estos días.

No opinaban igual Mª Ángeles Pérez y sus amigas. La tudelana, que portaba una mascarilla roja con una imagen de Santa Ana bordada, explicó que este año ha echado mucho de menos el momento de la procesión y los días previos de la Novena en honor a la patrona en la Catedral.

Por otro lado, el matrimonio formado por José Palacios e Isabel Escudero salieron ayer, pero solo para acudir al dentista, por lo que casi no han notado el ambiente raro de las ‘no fiestas’. Palacios explicó que había sido “una semana más”, en la que lo único destacable fue una comida familiar sencilla. Su mujer aclaró que ella se iría de vacaciones todos los años”, y que el motivo por el que siempre se quedan en Tudela en estas fechas es por la afición que les tiene su hija adolescente, Jana.

Una vez pasada la semana toca volver a una normalidad que ya ha estado presente estos días, y pensar que ya falta menos para las de 2021.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE