Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Patrimonio

Tudela iniciará en octubre la reforma integral del humilladero

Con un coste de 251.000 € y una subvención de 75.000, las obras durarán 5 meses; el edificio, originario del siglo XVI, se encuentra casi en ruina

Ampliar Imagen actual del antiguo humilladero, prácticamente en ruina.
Imagen actual del antiguo humilladero, prácticamente en ruina.Blanca Aldanondo
  • Diario de Navarra
Publicado el 25/08/2022 a las 06:00
El Ayuntamiento de Tudela ha sacado a licitación la restauración del antiguo humilladero, ubicado a la entrada de la ciudad por el puente del Ebro, por 251.000 euros. Para sufragar el coste, hay una subvención de 75.000 € de la Estrategia de Desarrollo Local Participativo-Leader, que gestiona el Consorcio EDER.
El objetivo de esta reforma integral de este edificio, cuyo origen data del siglo XVI y cuya imagen actual presenta un aspecto de ruina distando mucho de su apariencia original, es doble, como apuntó la edil de Cultura, Merche Añón. Por una parte, se pretende recuperar un patrimonio que, de no intervenir en este edificio, “hubiera desaparecido, dado que se encuentra muy deteriorado”, dijo.
Además, se persigue su puesta en valor a nivel turístico. “El humilladero es un buen punto de encuentro para iniciar una visita turística a la ciudad, ya que desde ese lugar se ven lugares de interés como la catedral, la Magdalena, la Mejana, el puente del Ebro, etc, además del futuro corredor verde”, señaló, al tiempo que añadió que se trata de una actuación conjunta de las concejalías de Turismo y Cultura, y que su coste, restando la subvención, se financiará con remanente de Cultura.
La previsión es iniciar en octubre las obras, que tienen un plazo de ejecución de 5 meses, por lo que finalizarían a principios de marzo de 2023. No obstante, Añón indicó que la adjudicataria “podría acortar el plazo” de la restauración del edificio que, además de su originaria función religiosa -lugar devoto a la entrada de la ciudad con una cruz-, fue fortín tras la Desamortización de Mendizábal en 1935, defensa del puente del Ebro en la Primera Guerra Carlista, lugar de cobro de impuestos y vaquería.
LOS TRABAJOS
Los trabajos, según el proyecto, incluyen solventar los problemas de acceso al humilladero, una nueva cubierta, dar una solución al pavimento interior y consolidar lo conservado en este edificio.
La intervención afectará a una superficie de 93,40 m2. En cuanto al acceso, se prevé mantener las cotas actuales del pavimento exterior creando una zona de protección del monumento y planteando el acceso al interior con escaleras.
Respecto a la cubierta, se hará una de madera de armadura española, “como probablemente fue la existente”, a cuatro aguas. Se colocará teja de color pajizo, similar a la teja vieja del casco histórico de Tudela, y la cubierta se rematará con una cruz metálica como era habitual en este tipo de edificios.
El pavimento interior serán losas de piedra arenisca. Mantendrá la base cuadrada de la cruz y sobre ella se colocará la parte octogonal conservada de la cruz antigua.
Los trabajos de consolidación de lo existente prevén conservar todo lo posible. Se retirará la vegetación y se derribarán los huecos tapiados.
También se retirarán las reparaciones realizadas con mortero de cemento en los machones del inmueble y se hará un picado de revocos interiores. Se retirarán todos los restos de instalaciones y elementos estructurales de madera obsoletos y se sustituirán los ladrillos deteriorados por otros similares, entre otras intervenciones.

CLAVES

Construcción. Como refleja el proyecto, según la reseña histórica recogida en la memoria valorada de la propuesta de rehabilitación del humilladero de Tudela redactada por el arquitecto Aitor Ramírez Rico en noviembre de 2021, aparecen escuetamente datos de la construcción del humilladero en un documento de 1539, que dice que el maestro albañil tudelano Pedro de Garmendia había recibido el encargo de hacerlo para dar cobijo a una cruz que había de labrar el escultor francés Baltasar Febre con piedra del castillo. A la espalda del crucifijo debía haber una imagen de Nuestra Señora labrada con dos ángeles que sostengan una corona sobre su cabeza, y a los pies, un escudo con las armas de la ciudad. El 3 de enero de 1542, el Cardenal Juan Poggio, sobrino de Paulo III y a quien sucedió en el pontificado con el nombre de Julio III, en su visita a Tudela, concedió indulgencias a quienes llegasen hasta la cruz del humilladero para venerarla.
Riada del Ebro. El 12 y 13 de febrero de 1643, con motivo de una gran avenida del Ebro, llegó el agua al humilladero resultando dañado. En un documento del Ayuntamiento del 19 de enero de 1696 se refleja que el humilladero se reconstruyó, ya que se da cuenta de que el maestro albañil Pedro Bretaña estaba haciendo la obra para el crucifijo “por 250 ducados”.
Guerra de la Independencia. En 1814, durante la guerra contra los franceses, Espoz y Mina destruyó el último de los torreones del puente. Esa torre era el lugar donde se cobraba el peaje, por lo que el Ayuntamiento transformó el humilladero en portazgo para cobrarlo antes de cruzar el puente. Se desmontó la cruz, se cerraron sus arcos y se colocó sobre su fachada el escudo de Tudela, convirtiéndolo en un edificio civil.
Primera Guerra Carlista. Durante la Primera Guerra Carlista (1833-1840) se utilizó como defensa del puente.
Venta y compra del edificio. Tras desaparecer su uso como lugar de cobro de impuestos, el Ayuntamiento vendió el humilladero en 1947 a un particular por 5.500 pesetas. Se le adosó una vivienda y tuvo uso de vaquería. En 1985 volvió a adquirir el edificio para recuperar este monumento, y en 1990 encargó un proyecto de restauración, pero no se ejecutó.
Excavación arqueológica. En 2001 y 2002 hubo una excavación promovida por el Ayuntamiento y el Centro de Estudios Merindad de Tudela, dirigida por el arqueólogo Juanjo Bienes, en la que se encontraron restos de las diferentes fases del recinto.
Lista negra. En 2018 la asociación Hispania Nostra incluyó el humilladero de Tudela en la Lista Negra del Patrimonio, que recoge los bienes que han sido retirados de la Lista Roja al haber desaparecido o haberse alterado sus valores esenciales.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE