Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Educación

Familias sin plaza en Jesuitas piden “igualdad” en la educación de sus hijos

Afirmaron este miércoles en el Parlamento que no han podido optar a este centro “por una cuestión ideológica y política”

Imagen de la concentración que realizaron en julio las familias afectadas ante el Ayuntamiento de Tudela
Imagen de la concentración que realizaron en julio las familias afectadas ante el Ayuntamiento de TudelaBlanca Aldanondo
  • M.T. Tudela
Actualizado el 08/09/2021 a las 21:15
Las alrededor de 27 familias cuyos hijos se han quedado sin plaza para cursar 1º de la ESO en el colegio concertado San Francisco Javier (Jesuitas) de Tudela este curso pidieron este miércoles en el Parlamento de Navarra ”menos tensión ideológica”, intentar resolver los problemas y, “sobre todo, por favor” que los políticos “escuchen a la ciudadanía”.
En su comparecencia en la comisión parlamentaria de Educación, solicitada por NA+, tres representantes de estas familias, a quienes acompañó el alcalde de la ciudad, Alejandro Toquero, trasladaron su situación de “disgusto, descontento, incertidumbre y preocupación”, al no haber sido atendida por el departamento de Educación su solicitud para abrir una nueva línea en Jesuitas.
Como dijo Carlos Romeo, uno de los padres, el único fin de estas familias de Tudela y localidades riberas es “buscar la libertad y el derecho fundamental a la libre elección de colegio, y por ello pedimos un poco de comprensión, empatía y, sobre todo, una igualdad para la educación de nuestros hijos”.
Recordó que todos ellos solicitaron plaza como primera opción en Jesuitas, quedando en lista de espera, por lo que demandaron una nueva línea en el centro. Añadió que desde Educación se les dijo que no porque “supuestamente la oferta de plazas era mayor que la demanda”. “Al final, lo que ha hecho es abrir dos líneas en dos centros públicos, que me parece correctamente, pero ¿por qué nos sacan de una línea que teníamos solicitada para meternos en otra que no hemos elegido? Parece una imposición de preferencias”, apuntó. Unos centros donde este miércoles iniciaron el curso sus hijos por lo que vio “difícil” lograr su objetivo.
Tras criticar el “caos organizativo, falta de información y planificación, y poca transparencia” en aspectos de baremación y matriculación, dijo que “no pedimos un trato de favor”. “Todo esto ha originado el desánimo de las familias. Pedimos una educación plural, moral, religiosa, lingüística, etc. y entendemos que puede ser complementario el modelo público con el privado y el concertado. El colegio Jesuitas ha cedido su polideportivo para vacunar frente a la covid-19 a los riberos. Es un servicio público en un colegio concertado”, expuso.
El también representante de las familias, Ismael Pérez, expuso que parece que este tema es “como una batalla” entre partidos y que, “posiblemente, el origen de este problema venga de los puntos 6 y 7 del acuerdo programático del Gobierno de Navarra en los que se habla de no ampliar nuevas líneas en centros concertados”. “Pedíamos una excepción a ese acuerdo. El resumen es que no hemos podido llevar a nuestros hijos a Jesuitas por una cuestión ideológica y política, porque la solución era muy fácil. Había 30 familias, un colegio dispuesto a dotar sus instalaciones para ellas, y la respuesta ha sido no. Estamos enfadados. La clase política, los partidos, estáis para escucharnos y ayudarnos. Y en este caso se nos ha escuchado, se nos ha dado largas, pero no se nos ha ayudado en nada, porque la solución era sencilla”, señaló.
Alfonso Rincón leyó una carta de un niño de 12 años en la que decía que “los políticos han hecho todo lo contrario de lo que queríamos” y les pedía que “reflexionen” para el próximo curso.
FORMAS Y FONDO
En el turno de intervención de los grupos parlamentarios, solo Pedro González (NA+) vio necesaria la nueva línea para Jesuitas. Consideró “un desastre” el proceso de admisión de este curso. “Al final, la decisión sobre la educación de tus hijos la va a tener el departamento de Educación, y eso da mucho miedo y nos acerca peligrosamente al totalitarismo”. Jorge Aguirre (PSN) dijo que en el procedimiento de admisión del alumnado “no ha habido ningún trato injusto”. “El derecho de las familias a elegir centro no es un derecho absoluto porque, entre otras cosas, corresponde al departamento de Educación la planificación educativa”.
María Solana (Geroa Bai) ratificó su apoyo al acuerdo programático de no ampliar líneas en la concertada. Dijo que es un “criterio político”. Añadió no compartir “las maneras” del departamento de Educación, que no ha recibido a estas familias, porque “hay que dar la cara”. Bakartxo Ruiz (EH Bildu), también criticó esas “maneras” y señaló que “por supuesto que son políticos los criterios de admisión del alumnado”.
Ainhoa Aznárez (Podemos) defendió el acuerdo de legislatura sobre la educación concertada, y Marisa de Simón (I-E) expuso que “las políticas educativas se deciden en función de las mayorías y nuestro modelo pasa por reforzar el sistema público”.
volver arriba

Activar Notificaciones