Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Coronavirus

Una vacuna “en compañía” en Tudela

Las áreas de Salud de Tudela y Estella iniciaron este miércoles la vacunación de los mayores de 90 años. Y lo hicieron administrando 360 dosis en la capital ribera y las zonas básicas de Corella y Cintruénigo, y 528 en las ocho zonas básicas de Tierra Estella

Una vacuna “en compañía” en Tudela
Una vacuna “en compañía” en Tudela
Actualizado el 04/03/2021 a las 06:00
Acompañados por familiares en la mayoría de los casos, o cuidadores, y con puntualidad. Así fueron acudiendo este miércoles al hospital Reina Sofía los tudelanos citados en el inicio de la vacunación a los mayores de 90 años en el Área de Salud de Tudela. Una primera jornada en la que recibieron la vacuna, en el módulo instalado junto al Servicio de Urgencias del centro hospitalario, 216 vecinos de la capital ribera, a los que se sumaron otros 144 en las Zonas Básicas de Salud de Corella (84) y Cintruénigo (60) -en ambos centros de salud y en los consultorios dependientes de los mismos de Castejón, en el primer caso, y Fitero, en el segundo-. A estas 360 dosis se sumarán las que se administrarán este jueves en el resto de las zonas básicas del Área (Buñuel, Cascante y Valtierra-Cadreita), hasta completar las 588 personas de esta franja de edad que recibirán la vacuna Plizer en esta primera fase.
Y es que, como apuntó María Lorente Simón, responsable de vacunación de este Área de Salud junto con la también enfermera Blanca Sánchez Burgaleta, “en el tramo de mayores de 91 años que no habían recibido la vacuna hay 738 personas en total en el área, y hemos empezado de más edad a menos, desde la persona mayor de la zona, que tiene 110 años, hasta mayores de 91, pero como también se está vacunando en los centros rurales, bajamos en algún caso hasta los 90 para completar”.
Añadió que tras esta primera fase, se continuará la próxima semana “aumentando un poco el ritmo de vacunación porque nos han dicho que llegarán unas 840 dosis”.
“Conforme tengamos las dosis, iremos bajando por tramos de edad”, señaló, al tiempo que indicó que en el Área de Salud de Tudela “hay 5.181 mayores de 80 años en total, a los que habría que descontar las 588 vacunados ahora”.
En este sentido, comentó que “hay un porcentaje pequeño de personas que son de atención domiciliaria y en esta primera etapa no vacunamos en el domicilio, pero se hará próximamente”.
Por otra parte, señaló que también ha habido “un porcentaje muy pequeño” de mayores, que cifró en menos de un 5%, que ha descartado vacunarse. “Ellos o la familia rechaza la vacuna por diversos motivos. Unos no creen en ella, igual que pasa con la vacunación de la gripe. Intentamos convencerles de sus beneficios para controlar una enfermedad”, apuntó.
PARA LA SEGUNDA DOSIS
La vacunación en el módulo instalado junto al servicio de Urgencias del hospital de Tudela se inició a las 9.30 horas. Para entonces, ya era un buen grupo de personas el que se encontraba en sus aledaños esperando el momento de recibir su dosis por parte de los equipos de vacunación del centro hospitalario. Unas personas que fueron trasladadas, en la mayor parte de los casos, por sus acompañantes en vehículos particulares, aunque también hubo otras, como Julio Cebollada Pórtoles, que utilizó el servicio de transporte urbano para llegar al hospital.
Precisamente, dados los problemas de movilidad de algunos de los mayores citados, en esos casos se les administró la vacuna en el propio vehículo en el que llegaron al lugar. Por su parte, agentes de la Policía Foral se encargaron de facilitar el acceso de los turismos y el aparcamiento, algo que agradecieron María Lorente y Blanca Sánchez, además de que las familias llevaran a sus mayores a vacunar. Tras administrarles esta primera dosis, esperaron el tiempo establecido “para comprobar que no hay ninguna reacción adversa”, señaló Lorente, quien añadió que “en principio, no está habiendo problemas con la vacuna”. Indicó que todos los vacunados se fueron ya con cita para la segunda dosis el 24 de marzo.
En las Zonas Básicas de Salud de Corella y Cintruénigo la vacunación se realizó entre las 13 y las 15 horas por parte de enfermeras pertenecientes a estos centros de salud y consultorios. “Los centros cuentan con apoyo del equipo móvil del hospital si hace falta reforzar con una segunda enfermera”, señaló Lorente.
“Así podrán entrar mis hijos más tranquilos a verme”
La tudelana Victoria Valer Marqués, de 95 años, fue la primera en recibir ayer la vacuna en el hospital Reina Sofía de la capital ribera. “No me han dicho que era la primera”, afirmó, al tiempo que reconoció que “no me han hecho daño porque te enteras del pinchazo, pero nada más”. Valer, que tiene tres hijos, dijo que con el ritmo de vida que tiene a su edad le daba igual vacunarse o no, pero reconoció que al haber sido vacunada, “así pueden entrar mis hijos más tranquilos a verme”. Y es que vive sola, “y vienen todos mis hijos a verme a casa, unos por las mañanas y otros por las tardes”. Un domicilio del que no ha salido durante la pandemia de covid-19, “aunque antes tampoco lo hacía”, aseguró.
Reconoció que mientras pueda, pretende seguir en su casa, donde “hago las cosas de casa, veo la televisión y veo la calle, porque vivo en planta baja”. “Estoy bien, no me duele nada. No tomo ni aspirinas”, aseguró.
OTROS VACUNADOS
El segundo mayor de 90 años que fue vacunado ayer en el hospital fue Paulino Pinilla Gómez, de 96 años, natural de Magaña (Soria) y residente en Tudela desde hace más de 50 años. Acudió al centro hospitalario en silla de ruedas porque “estoy convaleciente ya que me caí en el cuarto de baño y me hice una fisura en una costilla”. Reconoció que “la vacuna no me ha hecho daño” y que lo que hace falta “es que se pase esto cuanto antes”. Vive solo en su domicilio, a donde acuden sus hijos. “Antes de caerme salía a dar un paseo cerca de casa hasta mediodía, ya que por la tarde no suelo salir”. “Me parece bien que nos vacunen ya que así podré darme el paseo más tranquilo cuando me recupere de la caída y podré estar con algunos más de la familia, que lo he echado de menos”, comentó.
También entre las primeras en acercarse ayer al hospital para recibir su dosis de vacuna se encontraba la tudelana Gloria Gamen Pérez, de 96 años, que vive con dos de sus hijas. “Me ha molestado el pinchazo, porque es natural. Estoy bien, la vista se me mueve un poco, pero es más por el trasiego que por la vacuna”, señaló.
Aseguró que tenía ganas de vacunarse “porque lo tenía que hacer”, aunque no pensaba que le iba a pasar nada malo. “Ahora podré salir con las hijas si veo que voy a mejor porque de pie no puedo estar. El problema no es de la vacuna, sino de movilidad. por lo demás estoy bien, con ganas de echarme novio”, bromeó, al tiempo que reconoció que también podrá ver más a los biznietos que tiene, “que son como dos soles”. “Hasta ahora han venido a verme de lejos y tengo ganas un poco de poder achucharlos”, dijo.
Gloria Gamen comentó que se entretiene en casa leyendo en el ebook que le compraron sus hijas, donde tiene más de 700 libros, y haciendo crucigramas. También ve la televisión.
volver arriba

Activar Notificaciones