Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Tudela

Jesuitas que dejaron huella en Tudela

La marcha de la Compañía de Jesús de la capital ribera anunciada para septiembre deja tras de sí el legado de un buen número de jesuitas en la ciudad. Una labor de atención a los más necesitados que incluyó hasta la fundación de un barrio, el de Lourdes

La marcha de la Compañía de Jesús de Tudela deja el legado de un buen número de jesuitas inolvidables en la ciudad. Una labor de atención a los más necesitados que incluyó hasta la fundación de un barrio, el de Lourdes.
La marcha de la Compañía de Jesús de Tudela deja el legado de un buen número de jesuitas inolvidables en la ciudad. Una labor de atención a los más necesitados que incluyó hasta la fundación de un barrio, el de Lourdes.
Actualizado el 15/05/2020 a las 23:25
El reciente anuncio de la orden religiosa de la Compañía de Jesús de marcharse de Tudela en septiembre -aunque mantendrá su colegio y obra social-, deja tras de sí no sólo una presencia de más de cuatro siglos, con algunas interrupciones, sino también el legado de muchos jesuitas en la ciudad. Una labor educativa, social y de atención a los más necesitados que no ha pasado desapercibida en la capital ribera, donde algunas de sus calles, plazas o parques llevan el nombre de estos hombres en señal de gratitud a su trabajo.

CREAR TODO UN BARRIO
Entre los jesuitas que dejaron huella en Tudela está Jesús Lasa Lasa (1906-1992), fundador del barrio de Lourdes de la capital ribera. El Padre Lasa, guipuzcoano, llegó a la ciudad en 1938. Tras contemplar cómo habitaban en una cueva de Canraso varias familias hacinadas, sin agua ni luz, se preguntó qué podía hacer para remediar esa tragedia. Ante su preocupación por la escasez de viviendas organizó una rifa y con lo recaudado y otras ayudas consiguió construir una casa en la calle Padre Moret. Tras varias rifas más llegarían, siete años más tarde, otras cuatro... y en 1954 finalizó el primer grupo de casas, lo que supuso el comienzo de este popular barrio en cuya creación unieron sus esfuerzos, además del jesuita, sus colaboradores, y distintas entidades y organismos públicos y privados.

El Ayuntamiento lo nombró en 1968 Hijo Adoptivo de la ciudad “por su amor a los humildes y la edificación de viviendas sociales para los más desfavorecidos”, y la plaza principal del barrio lleva su nombre y acoge desde 1997 un monumento dedicado al Padre Lasa.

También el pamplonés Guillermo Ubillos Irigoyen (1876-1953), destacó por su labor con los más necesitados. Un trabajo que llevó a cabo, de forma especial, en el barrio de la Virgen de la Cabeza, en cuya ermita también solía celebrar misa. En respuesta a esa andadura, miles de tudelanos salieron a la calle en su funeral para darle el último adiós, y el Ayuntamiento le dedicó una calle.

Por otra parte, cabe mencionar la labor de Javier Baztán Imirizaldu (1890-1969). Este religioso vasco fundó el llamado Centro Mariano, impulsó la Cofradía del Santo Encuentro, atendía espiritualmente a las comunidades religiosas de Tudela y luchó por los pobres continuando la labor del Padre Ubillos en la Virgen de la Cabeza. El Padre Baztán también permanece en el recuerdo de los tudelanos con un parque que lleva su nombre, como tampoco faltó un reconocimiento de la ciudad al guipuzcoano Florentino Zubiaurre Azkoitia (1930-2017).

El Padre Zubiaurre era conocido popularmente como ‘el cura de la moto’, ya que siempre se le veía por Tudela llevando con su Vespino bolsas con alimentos que repartía a los pobres. Además, trabajó con las cofradías de Semana Santa o se encargó, por ejemplo, de organizar la Javierada de jóvenes estudiantes del colegio.

Destacada presencia en la ciudad tuvieron también, por ejemplo, los navarros Luis Asarta Navascués, fallecido en 2013 o Alberto Pérez Pastor, ‘Perico’. El primero fundó el CD Lourdes para fomentar la práctica deportiva entre los jóvenes de este barrio. ‘Perico’, de 79 años, se convirtió en 2015 en el primer vecino que, sin ser concejal, lanzó el cohete de las fiestas de Tudela por su compromiso con innumerables causas sociales en Tudela.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones