Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Tudela

Los Jesuitas se van de Tudela, pero mantienen el colegio y la obra social

La medida afecta a los 8 religiosos que viven en la ciudad y que serán enviados a otros destinos

Los hechos ocurrieron en los alrededores del colegio de Jesuitas.
Imagen del colegio Jesuitas de Tudela.
GOOGLE MAPS
  • Diario de Navarra
15/05/2020

La Compañía de Jesús anunció ayer que la comunidad de Tudela, formada por 8 jesuitas, abandonará la ciudad en septiembre, más de cuatro siglos después de que llegara a la capital ribera en el año 1600. Esta decisión no afectará a su colegio, el San Francisco Javier, ni tampoco a toda la obra social que desarrolla en la ciudad y que tiene como uno de sus máximos exponentes al Centro Lasa, donde atiende a población inmigrante. Su funcionamiento continuará con el equipo de profesionales que los atienden actualmente, laicos “formados en la espiritualidad ignaciana”. Además, también está previsto que jesuitas sigan colaborando con el colegio.

En cuanto al Centro Lasa, añadieron que mantienen su compromiso con este proyecto que comenzó hace 11 años para apoyo escolar y acompañamiento a niños y asociaciones inmigrantes, “bien coordinado y asesorado por la Fundación Civil San Francisco Javier y el Sector Social de la Compañía de Jesús”.

Lo que sí implicará su marcha es que dejarán de atender la parroquia de Lourdes, que pasará a depender del Arzobispado.

Esta decisión se enmarca en la reestructuración que inició la Compañía de Jesús en 2014, cuando unificó en una las cinco provincias que existían en España. “Agradecemos a todo el pueblo de Tudela el cariño y el apoyo recibido durante tantos años”, señalaron.

 

PENA EN LA COMUNIDAD

El actual superior en Tudela, Carlos Fraile Fasseler, que lleva 8 meses en el cargo, reconoció que les da “mucha pena dejar Tudela”. “Y dejar de vivir en un barrio como el de Lourdes, que te permite acercarte a la realidad de la gente todos los días. Pero es lo que toca y seguiremos realizando nuestra labor en otros lugares”, señaló.

Explicó que los 8 jesuitas que conforman la comunidad, dos menores de 30 años, otros rondando los 70 y el resto superando esta edad, desarrollan distintas labores. “Los dos más jóvenes dan clase en el colegio y otros ayudamos en celebraciones en la iglesia de Lourdes. Además, en el Centro Lasa hay otro jesuita colaborando estrechamente y el resto le echamos una mano”, indicó.

Pero insistió en que su proyecto educativo del colegio y el del Centro Lasa continuarán sin novedades “gracias a una comunidad laica muy fuerte”. “No habrá viviendo aquí una comunidad, pero sí jesuitas que vengan y colaboren puntualmente”, añadió. Lo que sí reconoció que dejan “con inmenso dolor” es la parroquia de Lourdes.


 

MÁS DE CUATRO SIGLOS

La historia de los Jesuitas está íntimamente ligada a la de Tudela con figuras muy destacadas como los Padres Lasa, Ubillos o Baztán, que destacaron por su enorme labor social.

A su llegada a la ciudad en el año 1600, la educación fue uno de sus objetivos principales. Fundaron el colegio de San Andrés junto al palacio del Marqués de San Adrián, pero poco después lo trasladaron al actual edificio de Castel-Ruiz en Mercadal, junto al que construyeron la iglesia de San Jorge.

Pero en 1767 el rey Carlos III dio la orden de expulsar de España a la Compañía de Jesús bajo la acusación de haber sido los instigadores de los motines populares del año anterior, conocidos con el nombre de Motín de Esquilache.

La Orden fue restaurada por Pío VII, aunque de nuevo suprimida en el trienio liberal. Volvió a Tudela en 1851, en 1878 se instaló en la plaza de San Juan y en 1891 fundó el colegio actual. Pero llegó la República y se disolvió la compañía en 1932, quedando sus aulas para un instituto hasta 1936.

Su actividad educadora continuó con la Escuela Obrera San José, que luego se llamaría ETI y que se inauguró en 1953. En 1983 pasó a depender del Gobierno foral. Y a todo lo anterior se sumó el colegio de Lourdes que promovió el Padre Lasa, a su vez fundador del barrio de Lourdes. Funcionó 40 años hasta su cierre en 1997 y se reformó para acoger a la residencia de los Jesuitas y el Centro Lasa. También hay un centro 0-3 años o el centro cívico, cuyos espacios cedió al Ayuntamiento.

El alcalde de Tudela, Alejandro Toquero, agradeció la labor de los Jesuitas en la ciudad y consideró que dejan “una huella imborrable” que seguirá teniendo continuidad con el colegio o el Centro Lasa.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra