Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Estella

La Baja Navarra sigue a San Andrés y pierde una parte de sus árboles

Inmersa en las obras de peatonalización del Ensanche de Estella, vio desaparecer este lunes dos de sus cuatro ‘ginkgos’

La Baja Navarra sigue a San Andrés y pierde una parte de sus árboles
  • M. Puy Amo
Publicado el 15/06/2021 a las 06:00
La peatonalización del Ensanche de Estella avanza desde San Andrés a la Baja Navarra y sigue deparando al mismo tiempo cambios en el arbolado que poblaba ambas calles. La primera perdió doce de sus aligustres el pasado 23 de abril, pocos días después de comenzar las obras. Este lunes, fue la Baja Navarra la que vio desaparecer el verde de dos de sus cuatro Ginkgo biloba. Aunque con la maquinaria ocupando su parte central e inmersa en los trabajos, numerosos viandantes siguen pasando por esta céntrica vía que conecta el Andén con la plaza de los Fueros. Sus árboles faltaban ya en una calurosa tarde, en este caso sin los tocones que sí quedaron tras eliminar semanas atrás los de la calle San Andrés.
El Ayuntamiento comunicó este lunes mismo que quiere compensar esta actuación plantando seis nuevos ginkgos por la ciudad, además de tres arces “de buen porte” en el tramo entre el Paseo de la Inmaculada y la calle García el Restaurador. En este entorno ahora en obras y al que se dotará con riego para las distintas especies ornamentales está previsto colocar también jardineras con plantas.
En materia urbanística, destacó que con la peatonalización en marcha se creará “un eje estratégico desde la plaza de los Fueros hasta la plaza de la Coronación para avanzar hacia una ciudad más sostenible, más pensada para las personas que para los coches”. Y, aunque el primer tramo de la calle San Andrés es peatonal desde que se transformó esa zona para la construcción del aparcamiento subterráneo, el Ayuntamiento dio a conocer un nuevo planteamiento que supondría dar continuidad más adelante a los cambios iniciados. “A futuro, la idea es que el tramo que queda hasta la plaza de la Coronación tenga el mismo tratamiento e imagen que lo que se está acometiendo ahora”, detalló.
DEJAR ESPACIO A LOS OTROS DOS
En la misma línea, el Ayuntamiento explicó a través de una nota los motivos para reducir a la mitad los ejemplares característicos de la Baja Navarra. Una especie originaria de Japón cuya hoja caduca de color verde claro tiene forma de abanico y torna en amarillo dorado cuando llega el otoño. La decisión -indica- se ha tomado atendiendo a un reciente informe redactado por la consultoría ambiental Ahora Clima. Aunque “eliminar el arbolado nunca resulta fácil”, el planteamiento ya ejecutado ha sido el de retirar dos de los cuatro árboles de manera alterna para “procurar el espacio necesario a los otros dos, seleccionados para permitir su desarrollo adecuado a medio y largo plazo”.
Según el estudio, había entre ellos una distancia de cinco metros, escasa dadas las dimensiones de su porte en el futuro y los 25 metros de altura que puede llegar a alcanzar. “Resulta evidente que el marco de plantación elegido en su momento fue a todas luces insuficiente, lo que está ocasionando ya un crecimiento acelerado en altura y, a futuro, una competencia nada deseable entre los árboles”, subraya.
Si se toma el Paseo de la Inmaculada como referencia, los dos ginkgos talados eran el primero y el tercero empezando desde el Andén. Uno de ellos-lo indica así el consistorio- “había provocada a veces caídas a personas mayores por los frutos en el suelo”. En cuanto a los dos que sí permanecen, se ampliarán los alcorques para dar más espacio a las raíces de una especie -conocida también como nogal del Japón o árbol de los cuarenta escudos- de crecimiento lento y usado desde hace centenares de años para la medicina tradicional en países asiáticos.
ETIQUETAS
volver arriba

Activar Notificaciones