Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Tierra Estella

El archivo histórico municipal de Estella se agrupa en una sola sede

El Ayuntamiento traslada junto al Gustavo de Maeztu, que guardaba ya los fondos especiales, los documentos hasta 1975

En la casa consistorial queda solo el material más reciente destinado al uso administrativo

El Archivo Histórico de Estella ya puede visitarse 20 Fotos
El Archivo Histórico de Estella ya puede visitarse
Fotos del Archivo Histórico de Estella
Montxo A.G.
Actualizada 05/05/2021 a las 06:00

El archivo histórico municipal de Estella -el conjunto de documentos que data desde el siglo XII hasta 1975- comienza una nueva etapa agrupado en una misma sede. En el Museo Gustavo de Maeztu se conservaban ya los fondos especiales, las 88 piezas que tienen en la carta de abril de 1164 por la que Sancho VI, rey de Navarra, confirmaba el fuero concedido por Sancho Ramírez en torno a 1076 su testimonio más antiguo. Bajo su custodia queda ahora el resto de este legado accesible ya al público para su consulta.

El Ayuntamiento ha completado el traslado hasta el edificio anexo que fue sede de la oficina de turismo el material que permanecía en depósito en dependencias de la casa consistorial. Desde antiguos libros hasta documentos municipales de todo tipo con el año 1975 como barrera porque a partir de esa fecha el archivo se tipifica ya como administrativo. Más reciente, puede seguir siendo necesario en el día a día de la actividad municipal y se queda por eso donde está.

El nuevo archivo histórico de la ciudad, al que se accede desde el museo, nace fruto de una inversión de 15.000 € que ha buscado un doble objetivo con las mejoras emprendidas. Ayer, tras una visita de la comisión de Cultura, las dependencias se inauguraban en presencia del alcalde, Koldo Leoz, del edil del área, Regino Etxabe, y de la directora del Museo Gustavo de Maeztu, Camino Paredes. Hasta este escenario junto a San Pedro se acercó también la presidenta del Centro de Estudios Tierra Estella, Merche Osés.

Regino Etxabe se refería a garantizar a partir de este momento tanto “la salvaguarda de la documentación en las condiciones adecuadas para su conversación” como la seguridad en lo que a la realización de las consultas se refiere. Una opción con la que ya cuentan tanto investigadores como ciudadanos interesados en conocer el pasado de su localidad que queda bajo el paraguas y control de la pinacoteca municipal. El paso dado tendrá una nueva fase -señaló- y para ello el Ayuntamiento concurrirá a una convocatoria de ayudas del Gobierno de Navarra para archivos locales.

Al margen de este presupuesto, el traslado -concluido hace un par de meses- y la adecuación de las dependencias se ha conseguido con la labor del personal municipal tanto del propio museo como de la brigada de Servicios. La “clave de la actuación” que concentra en esta nueva sede del barrio monumental los fondos especiales, un segundo bloque de más de un millar de libros antiguos y cientos de cajas con el resto de la documentación ya más reciente.

El alcalde, Koldo Leoz, recordó que iniciativas anteriores como la recopilación de la memoria inmaterial con testimonios de los mayores recogidos en una web han proporcionado estos últimos años mucha información sobre el pasado de la ciudad. Apuntó igualmente a la recuperación de edificios históricos que permanecían vacíos. “Teníamos una pata coja, esa memoria documental no demasiado en buen estado y su reordenación hace que podamos conocerlo mejor y sepamos avanzar de manera conjunta hacia un futuro”.

Otra etapa para un lugar que se quedó sin uso

A la nómina de edificios que quedaron sin uso con los años y abren una nueva etapa con otros contenidos se suma ahora la que fue oficina de turismo del Gobierno de Navarra en Estella hasta su traslado, en junio de 2018, a solo unos metros. El servicio pasó al palacio barroco de la plaza de San Martín que acoge también hoy el centro de interpretación de la ciudad y dejó atrás su emplazamiento anexo al Museo Gustavo de Maeztu. En buen estado, no han sido necesarias reformas más allá de su acondicionamiento -la construcción del ascensor en el museo posibilita el acceso desde la pinacoteca- y de dotarle del equipamiento propio de un archivo. En sus paredes, se suceden las estanterías para libros y cajas de documentos además de contar en su planta baja con un espacio especial de consulta.

Queda ahora recorrido por delante con la digitalización, entre las metas. La directora del Museo Gustavo de Maeztu, Camino Paredes, explicaba que el primer paso será una revisión y verificación del material libro por libro a partir de dos inventarios previos existentes sobre el archivo municipal. Uno, de los noventa. El otro, el realizado años después en el curso del taller de empleo municipal que impartió en 2010 formación a un grupo de alumnos que, como parte de ese aprendizaje, reorganizó el archivo municipal.

LA GUÍA
¿Cuándo puede visitarse? El archivo permanece abierto de martes a viernes de 9 a 13 horas. Además del fin de semana, cierra los lunes coincidiendo con la jornada de descanso semanal del Museo Gustavo de Maeztu.
¿Cómo se regula su acceso? El protocolo de consultas establece que los interesados deben dirigirse a la recepción del Museo Gustavo de Maeztu, donde rellenarán primero un formulario. En principio, con carácter general, las consultas se realizarán en la biblioteca del Maeztu, aunque coexistirá con ella la sala habilitada en la planta baja del edificio anexo para, por ejemplo, grupos de investigación.
Su distribución. Ocupa, en esa antigua oficina de turismo, dos plantas equipadas para esta nueva función con señalética, iluminación adecuada, medidas de seguridad y control con las videocámaras del museo.
Los fondos especiales. Se componen de 88 piezas fechadas entre 1164 y 1812, una sección que permanecía ya en el museo desde hace una década y cuya creación se atribuye a Pedro Emiliano Zorrilla Echeverría en 1908, tras cambiar de sede el entonces Ayuntamiento. Pertenecen al archivo histórico pero por su carácter especial se conservan en otro espacio, en las propias dependencias del Maeztu junto a los dibujos del pintor.
Los libros. El segundo bloque lo forman más de un millar antiguos libros de cuentas, censos, arbitrios, catastro y otros contenidos de la vida local desde el siglo XVI. están en la primera planta del nuevo espacio tras el traslado.
Documentos restantes. Distinta documentación de tipología municipal hasta 1975 y guardada en 1.342 cajas. Se distribuyen en la planta baja y parte de la primera.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE