Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Lizarra, el descontento de un barrio ‘aislado’

Los vecinos del barrio alzan la voz para denunciar la situación que viven cada vez que se estropea el ascensor dejando, denuncian, ‘cerrado’ un barrio donde vive un millar de personas.

Ampliar Desde la izda., Javier Legarda, Jesús Pérez, Jesús San Félix, Carmen Zaborras, Roberto García e Idoya Tobes,  frente a las escaleras y junto al ascensor, estos días parado mientras se arregla, ponen voz a las quejas vecinales
Desde la izda., Javier Legarda, Jesús Pérez, Jesús San Félix, Carmen Zaborras, Roberto García e Idoya Tobes, frente a las escaleras y junto al ascensor, estos días parado mientras se arregla, ponen voz a las quejas vecinalesMONTXO A.G.
Publicado el 21/09/2022 a las 06:00
Sesenta y seis escaleras son las que tienen que subir y bajar estos días los vecinos del barrio de Lizarra de Estella para hacer compras, trámites o simplemente salir a dar un paseo. Lo tienen que hacer esta semana que el ascensor principal del barrio está parado mientras lo arreglan, pero también las tienen que subir y bajar cada vez que se ha estropeado, que han sido varias semanas en lo que va de año. En agosto fueron 24 días a los que se suman los que estuvo parado a principios de año y en otros momentos.
Ante esta situación, los vecinos han decidido alzar la voz. La semana pasada entregaron al ayuntamiento 750 firmas recogidas entre el millar de vecinos que reside en este barrio, construido entre la década de los sesenta y setenta y en el que ahora conviven parte de quienes llegaron al barrio en sus inicios junto con personas más jóvenes. “Buena parte de los primeros son personas ya mayores y algunas tienen problemas de movilidad. Entre los más jóvenes, hay parejas que están teniendo hijos y se mueven con los carritos y silletas. Para todos ellos supone un auténtico problema que el ascensor no funcione”, expone Jesús San Félix.
Él ejerce de portavoz de un grupo de vecinos que dicen sentirse “hartos y olvidados” por parte del ayuntamiento. Idoya Tobes camina apoyada en una muleta a la espera de una operación de rodilla y reside en el barrio donde también vive su madre, que utiliza silla de ruedas. “Imagínate para desplazarnos yo con la muleta y mi madre con la silla. Las cosas pueden estropearse de vez en cuando pero es que lo de este ascensor es una cosa increíble y muchas veces además ha sido por actos vandálicos”, lamentaba.
Testimonios parecidos al suyo, el de vecinos que sufren algún tipo de problema de movilidad o de dolencia para los que subir y bajar supone un esfuerzo considerable, son una constante en el barrio. Así lo atestiguan también Jesús Pérez y Carmen Zaborras. En su caso, explican, son sus hijos y nietos quienes sufren las consecuencias de la falta de ascensor en sus visitas, ya que los más pequeños utilizan todavía silleta, lo que obliga a bajarlos y acceder con el carro en brazos. “Y los jueves, que hay mercado, subir y bajar con el carro de la compra es prácticamente imposible”, relatan.
Como vecinos se sienten perjudicados pero, coinciden, cada vez que el ascensor se estropea repercute en la ciudadanía en general ya que, añaden, un gran número de personas lo utiliza para acceder a la basílica del Puy y también a los centros educativos así como a las dependencias de Cáritas, ubicadas en la calle La Corte y a las que acude un gran número de personas a recoger comida.
Ante esta situación, Jesús San Félix, en nombre de los vecinos, presentó este pasado lunes una instancia en el ayuntamiento por la cual solicitaba al consistorio la puesta en marcha de alguna alternativa para favorecer el movimiento de los vecinos y vecinas durante esta semana en la que permanecerá el ascensor parado por los trabajos de reparación. En concreto, propusieron que se habilitase un servicio de taxi que subiera cada hora o cada hora y media desde la tienda de muebles junto al ascensor y hasta el juzgado y viceversa; que el tren turístico hiciera el mismo trayecto; o un acuerdo entre los portales de la calle los Toros y la Corte, abonándoles los gastos correspondientes a este mes, para que los vecinos que lo necesitasen -mayores, personas con problemas de movilidad o familias con bebés- pudieran hacer uso de los ascensores de dichos portales.
A estas demandas no han obtenido ninguna respuesta de momento, aunque sí que han logrado un compromiso por parte del alcalde, Koldo Leoz, de reunirse con una representación vecinal y el concejal de Servicios, Jorge Crespo, en cuanto haya un hueco en la agenda. Un encuentro que, esperan, pueda celebrarse lo antes posible.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE