Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Sociedad

El nuevo Pepri de Estella marcará tres grados de protección distintos

Dividirá sus ámbitos en el barrio monumental, los de San Juan y San Miguel y el de Lizarra con su área perimetral

Asistentes al inicio de las jornadas de debate sobre el Pepri
Asistentes al inicio de las jornadas de debate sobre el PepriMONTXO A.G.
Publicado el 12/11/2021 a las 06:00
El nuevo Pepri de Estella, el plan que regula las actuaciones en su Casco Antiguo, establecerá en el futuro tres ámbitos distintos dentro de esta zona de la ciudad que el Ayuntamiento valora no pueden contar con el mismo grado de protección. El barrio monumental tendrá una normativa diferente a las otras dos áreas englobadas en el futuro documento. La que abarca los barrios de San Juan y San Miguel, por un lado. El barrio de Lizarra y su área perimetral, por otro.
En un momento en el que la redacción del plan no está todavía adjudicada aunque sí se cuenta con los 200.000 € necesarios para financiarlo -180.000 € aportados por el Gobierno de Navarra y 20.000 € por las arcas locales- el Ayuntamiento ha organizado unas jornadas para reflexionar antes de su elaboración. El arquitecto municipal, Javier Caballero, avanzó en su apertura que esa diferenciación se considera fundamental porque todas no pueden tener la misma consideración y, en consecuencia, se plantearán al menos tres ordenanzas distintas para establecer las limitaciones en cuanto a materiales, tipología, usos o alturas.
Antes de la intervención del técnico, el alcalde de Estella, Koldo Leoz, inauguró las jornadas en la sala Alfonso Ugarte de la escuela de música recordando la importancia del documento y la novedad de una iniciativa que reúne ayer y hoy a profesionales de distintas procedencias expertos en urbanismo. Las conclusiones se tendrán en cuenta a la hora de redactar el documento que sustituya al Pepri de 1985, revisado en 2001 pero obsoleto ahora para dar respuesta a cuestiones como las viviendas en planta baja o la instalación de placas solares en las cubiertas de los edificios. Un uso no permitido en la regulación actual que el propio Ayuntamiento quiere incorporar a construcciones del barrio de Lizarra, como la casa de juventud o el frontón.
MORIR POR "INACTIVIDAD"
En ese “dibujo” del plan para los próximos años, el arquitecto municipal subrayó que no será suficiente con preservar los edificios monumentales e históricos de ese espacio. “No conseguiremos nada si aprobamos una normativa muy restrictiva al objeto de proteger la realidad patrimonial si el casco se nos muere por inactividad. Las generaciones futuras disfrutarían de un entorno con edificios muy bien conservados como un monumento a la antigüedad, pero sin vida”, subrayó.
Para lograrlo, apuntó, se deben potenciar actividades comerciales, usos dotacionales especialmente en aquellas zonas más degradadas, actuaciones de la administración aumentando las cuantías municipales destinadas a la rehabilitación y mejora de los accesos. Se refirió también a la reserva de espacios para dotaciones públicas y privadas.

Un nuevo servicio para la rehabilitación desde el 30 de noviembre

A partir del 30 de noviembre, Nasuvinsa desarrollará en Estella un Plan de Intervención Global (PIG), un instrumento recogido en la normativa propia del Gobierno foral en materia de rehabilitación que desde 2014 se está utilizando en la Chantrea. Ana Bretaña, arquitecta de la empresa pública que explicó en las jornadas la experiencia en este barrio pamplonés, anunció la incorporación de un técnico a partir de esa fecha. Contratar a la persona ha sido -señaló- muy difícil porque muchos han rechazado la oferta, pero finalmente se ha conseguido hacerlo e iniciará su labor en un espacio de la asociación Teder, en la sede de Mancomunidad de Montejurra. Trabajará con un contrato a media jornada financiado por el Gobierno y por el Ayuntamiento.
El modelo trasladado ahora a Estella busca acompañar a comunidades de vecinos para abordar rehabilitaciones en dos frentes concretos. El de la eficiencia energética y el de la accesibilidad. Comenzará a desarrollarse en los dos bloques de la plaza San José, a los que se dotará de envolvente térmica y ascensores. Una tipología de edificaciones en la que también podrían tener después cabida viviendas de la calle Camino de Logroño o del barrio de Curtidores, frente al centro Ordoiz. Para las ayudas se cuenta con una bolsa de alrededor de 70.000 €.
Los años de experiencia en la Chantrea se volcarán en los próximos meses en Estella con una idea a la que ayer se refirió Ana Bretaña. “La clave es ser capaces de convencer al ciudadano de que lo que le estamos trasladando es bueno y hacerlo con personas que, a veces, no demandan nada porque son mayores”. El nuevo técnico asumirá ese papel en Estella, un intenso trabajo con las comunidades vecinales vital para avanzar en las mejoras. “Involucrar a los vecinos y entender que son nuestros clientes, que la administración está al servicio de esas personas”, argumentó.
volver arriba

Activar Notificaciones