Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Incidentes

Hartazgo entre los vecinos de Estella por el descontrol a la salida de la discoteca

Crece el malestar en ese tramo del paseo de la Inmaculada de Estella tras lo ocurrido el lunes por la mañana

Captura de uno de los vídeos que captaron la intervención de Policía Foral en la mañana del lunes, tras la noche de Halloween en Estella.
Captura de uno de los vídeos que captaron la intervención de Policía Foral en la mañana del lunes, tras la noche de Halloween en Estella.
Publicado el 03/11/2021 a las 06:00
Todavía este martes por la mañana seguían recibiéndose en Policía Municipal de Estella llamadas de vecinos del tramo del paseo de la Inmaculada en el que se encuentra la única discoteca de la ciudad. Un día después de las cargas policiales producidas tras la hora de cierre del establecimiento - a las 9.30 de la mañana del 1 de noviembre, al término de la noche de Halloween- residentes en la zona lamentaban los restos de suciedad visibles todavía junto a sus portales y recordaban con un profundo malestar las molestias ocasionadas la víspera por grupos de jóvenes que se habían quedado en la calle tras cesar la actividad en la Sala Trova.
Lo hacían, además, preocupados por lo prolongado del horario de la primera de las noches en las que el Ayuntamiento había autorizado de nuevo una apertura más amplia, a las 7 de la mañana en el caso de los bares especiales y dos horas y media después para la discoteca. Unos permisos contemplados desde hace años en la ciudad en fechas concretas recuperados ahora con el fin de las restricciones de la pandemia.
¿Qué ocurrió este 1 de noviembre? Una vecina de uno de los bloques próximos desde hace muchos años contaba que, tras este último año y medio de limitaciones, casi habían olvidado que hechos como estos se daban con demasiada frecuencia junto a sus viviendas. “No hacía falta tampoco que fuera una fecha especial. Pasaba a menudo y ha vuelto a ocurrir con el regreso a la normalidad. El problema no está mientras siguen dentro de la discoteca. Pero sí cuando salen, como vaca sin cencerro. Se produce como una quedada y no se van de la calle. Si, además, ese tumulto lo vives casi a las diez de la mañana aún es mayor el problema”, relataba.
Es totalmente necesario -pedía- que se controle ese momento para evitar la concentración fuera del establecimiento y no se les deje permanecer allí, menos aún en pleno día. Y recuerda como hace un par de fines de semana s sufrieron ya la rotura del cristal de uno de los portales, que amaneció con un reguero de sangre. Llamadas de madrugada a los timbres, restos de suciedad en las entradas a los edificios, grupos de gente apostados en sus puertas y algunos en su interior, además de numerosos partes al seguro por desperfectos se suman a este relato. Otra residente que paseaba el lunes a su perro por las proximidades contaba que las voces y ruidos se escuchaban desde la calle Donantes de Sangre en un momento en el que ya la actividad propia del día había vuelto a la ciudad, con personas que acudían a por el pan, el periódico o, simplemente, a dar el primer paseo de la jornada.
PRESENCIA POLICIAL PREVIA
El jefe de la Policía Municipal de Estella, Patxi Martínez de Goñi, explicaba este martes que la semana pasada, en una reunión previa entre los diferentes cuerpos policiales, se había establecido la coordinación para esa noche, como se hace también en fechas consideradas especiales. En ese momento, se solicitó que la brigada de intervención de Policía Foral estuviera presente en las inmediaciones, como así ocurrió a las siete de la mañana. Algo que -explica- hacen también los propios agentes locales en otras ocasiones. “Situándonos fuera, se ha evitado que haya peleas y la gente se disuelve antes”, subraya.
Ese era también el objetivo de la presencia policial de la mañana de Todos los Santos. Pero, cuando la discoteca se cerró a las 9.30, comenzaron los lanzamientos de botellas y vasos contra los agentes en una situación que se complicó dando lugar a las cargas e identificaciones después de que varios jóvenes comenzaron a zarandear un vehículo que intentaba abrirse paso a esa altura del paseo de la Inmaculada. El jefe de Policía Municipal añade que, aunque esos horarios especiales son autorizaciones dadas históricamente, se produce ahora una situación nueva que parte de cero tras la crisis. Y hay -prosigue- un desconocimiento sobre cómo se va a salir de ello tanto en lo que respecta al día como a la noche.

Hablar de lo ocurrido ante la próxima fecha de horario especial

El 31 de octubre, noche de Halloween, ha estrenado esos horarios especiales concedidos por el Ayuntamiento de Estella a los establecimientos que trabajan la franja nocturna en la ciudad. Una licencia que tradicionalmente, como ocurre en otras localidades, prolonga la actividad de la discoteca más allá del cierre de los bares especiales. El mismo amplio horario se ha concedido ya para el próximo 4 de diciembre, con motivo del fin de semana de ferias de San Andrés. En Nochebuena, que cae en viernes, el cierre será máximo a las 5.30, y en Nochevieja y el 5 de enero, noche de Reyes, a las 7. En todos los casos siempre habrá dos horas y media más para la Sala Trova. Dada la cercanía de estas celebraciones, el responsable de Policía Municipal manifestó ayer que es una cuestión de la que se debe hablar para que los comportamientos de la noche de Halloween no se vuelvan a repetir.

“Entiendo a los vecinos y tampoco yo quiero ese mal ambiente alrededor”

La antigua Trovador, actualmente la única discoteca de Estella denominada hoy Sala Trova, lleva 51 años de actividad en el paseo de la Inmaculada, en pleno centro de la ciudad. Su actual propietario, Óscar Elizalde, que es también encargado del local , indicaba ayer que comprende totalmente a los vecinos porque son los que viven ahí. Señala que, desde la empatía con ellos, han intentado mantener siempre la mejor relación, escucharles y ocasionar los menores problemas posibles dentro de una actividad nocturna que, tras el fin de las restricciones covid, reabrió sus puertas el pasado 9 de octubre. “Pero es normal y comprensible que se quejen después de estas situaciones. Intentamos hacerlo mejor que sabemos y está en nuestras manos, trabajando honradamente y ganándonos la vida. Controlamos dentro, pero no podemos llegar a lo que se queda fuera, bien cuando ya ha salido de la discoteca o viniendo de otros lugares pero sin haber llegado a entrar en ella”, subraya. Óscar Elizalde argumenta que durante esa noche de Halloween y a lo largo de las más de ocho horas en que se prolongó, no tuvieron ni un solo incidente en el interior de la sala, en la que se respiró en todo momento un buen ambiente. “Tampoco yo quiero ni me gusta que haya mal ambiente alrededor de mi discoteca y, por nuestra parte, estaremos encantados de reunirnos con quien haga falta, con los vecinos y con el Ayuntamiento para buscar posibles soluciones”. Hay, además de esos altercados en la calle, otro aspecto , vinculado en este caso al acceso de menores de 16 años. El propietario de la sala señala que ya a mediados de la semana pasada tuvo conocimiento de que jóvenes por debajo de esa edad límite para la entrada estaban falsificando sus DNI, lo que trasladó a Policía Municipal para evitar problemas posteriores. Desde la jefatura del cuerpo local, se reconoció ayer este tipo de situaciones y se advirtió de las consecuencias puesto que, según como se produzca la manipulación de ese documento, puede incurrirse en un posible delito de falsedad documental.
volver arriba

Activar Notificaciones