Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

No Fiestas

Policía decidió no intervenir ante la aglomeración del sábado en Estella

La masa de gente en la calle hizo temer en las consecuencias de hacerlo con los efectivos disponibles

Uno de los puntos del  Casco Viejo de la localidad, en la  calle donde se vivieron las aglomeraciones
Uno de los puntos del Casco Viejo de la localidad, en la calle donde se vivieron las aglomeracionesMONTXO A.G.
Actualizado el 20/07/2021 a las 23:13
Ayer, tres días después de que decenas de jóvenes protagonizaran en el Casco Viejo de Estella una madrugada de juerga sin mascarilla ni distancias de seguridad cuyas imágenes quedaron plasmadas en un vídeo grabado en la calle Navarrería, las críticas por lo sucedido siguieron tanto en el seno del Ayuntamiento como en las redes sociales. En ellas, vecinos de la zona echaron en falta la intervención de la Policía pese a haberse dado aviso de lo que estaba sucediendo en el Casco Viejo en las dependencias del cuerpo municipal.
Lo ocurrido en la madrugada del sábado al domingo -una noche en la que horas antes había tenido lugar en el espacio cultural 'Los Llanos' un concierto organizado por la Gazte Asanblada en colaboración con el Ayuntamiento- lleva a formular esa pregunta. ¿Por qué no se disolvió una aglomeración en pleno centro de la ciudad? El jefe de la Policía Municipal de Estella, Patxi Martínez de Goñi, señaló ayer que las concentraciones de jóvenes en las noches de esta parte de la localidad se han producido también otros fines de semana una vez cierran sus puertas los establecimientos de hostelería. El mismo viernes -relató- Policía Municipal acudió a la zona ante la presencia de personas en la calle molestando con la música de un altavoz, que quedó decomisado con la denuncia correspondiente. “Es habitual que cuando los bares cierran la gente se está quedando en la calle y se acude ante los requerimientos. En el caso del sábado, se valoró si entrar o no ponderando si el efecto iba a ser peor haciéndolo”, argumenta.
Era tal la cantidad de gente concentrada en relación con los efectivos disponibles que la consideración de que podría derivar en un conflicto de mayores consecuencias llevó, finalmente, a no desalojar el lugar, según subraya. Martínez de Goñi añade que esa tarde se había hablado ya con Policía Foral y Guardia Civil para plantear que se estuviera por la zona en previsión de la presencia en ella de un número importante de personas. “No es que no se atendiera, que nadie tenga ninguna duda de que se estuvo pendiente de la situación y que los cuerpos policiales se mantuvieron en alerta y en coordinación”, detalla.
CIERRE DE BARES POR LA GENTE
El jefe de Policía Municipal de Estella destaca que los bares de lo Viejo cumplieron con el horario de cierre e incluso en algunos casos concluyeron su actividad antes del límite permitido, en torno a las 12 de la noche. “Se está hablando también con la hostelería para que trasladen a sus clientes que a la hora del cierre se vayan de esa zona porque, aún siendo cumplidores los establecimientos, todo esto también les afecta”, añade.
A esa percepción -que había ese sábado demasiadas personas, entre ellas clientes que llegaron a Estella desde otras localidades navarras, tanto en el exterior como entrando en los locales- se referían ayer desde el sector. Una afluencia por encima de lo habitual otros fines de semana que llevó en distintos casos y para evitar problemas a dar por concluida la velada antes de la 1 de la madrugada. El resultado, luces y música apagadas poco después de que el reloj diera la medianoche.

Leoz lo desvincula “totalmente” del concierto de Gazte Asanblada

El alcalde de Estella, Koldo Leoz, lamentó situaciones como la vivida pero desvinculó ayer totalmente las aglomeraciones del sábado con el concierto que el colectivo local Gazte Asanblada organizó esa misma noche en los jardines del espacio cultural Los Llanos enmarcado en el aniversario del gaztetxe en la localidad y con presencia de Brigada Loco y Rotten XIII. “Es algo que se está repitiendo cada fin de semana y en zonas distintas de la ciudad”, subrayó. Defendió que el concierto se había organizado de forma correcta. “No creo que se pueda achacar a su responsabilidad lo que ocurrió después”. Leoz recordó que “pasadas las doce de la noche los bares estaban cerrados” y situó en criterios policiales los motivos por los que no se había actuado durante esa madrugada.
volver arriba

Activar Notificaciones