Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Campaña escolar

Las velas en manos escolares surcan otra vez el azul de Alloz

La Semana Azul, que apenas pudo iniciarse antes de despedirse en la primavera del 2020, avanza este curso para, aún entre mascarillas y distancias, hacer felices a 746 escolares de los 23 centros educativos navarros participantes

A punto de subirse a las piraguas, el grupo del IES Alhama de Corella atiende las instrucciones remo en mano.
A punto de subirse a las piraguas, el grupo del IES Alhama de Corella atiende las instrucciones remo en mano.
Semana Azul en el embalse de Alloz 44 Fotos
Semana Azul en el embalse de Alloz
La Semana Azul, entre mascarillas y distancias, permite a 746 escolares de 23 centros educativos navarros participar en la campaña escolar de vela en el embalse de Alloz.
Montxo A.G.
Actualizada 18/05/2021 a las 06:00

En la bahía de Lerate, la Semana Azul protagoniza de nuevo la primavera del pantano de Alloz. El año pasado se despidió apenas iniciada e, interrumpida por el confinamiento, mandó a casa al equipo responsable de la campaña escolar de vela y a los alumnos que disfrutaban de ella. La situación un año después vuelve a parecerse a lo que era. No de todo, porque la normativa anticovid marca el día a día. A su llegada, cada participante recibe 14 mascarillas quirúrgicas, tres para cada jornada. El uso de las ffp2 es obligatorio para los monitores. Como lo son para todos la distancia social, los grupos estables de convivencia y los turnos.  Pero, aún así, la campaña iniciada el 12 de abril con el colegio Santa Ana de Estella avanza y atraviesa su sexta semana. Cuando concluya, el próximo 25 de junio, 746 escolares de 23 centros navarros que se han desplazado junto a 59 profesores habrán podido disfrutar de una experiencia feliz, en la naturaleza y surcando las aguas azules del embalse. Al frente del operativo que la hace posible, Susana González Díez. La directora de la Escuela Navarra de Vela explica que, no sin dificultades, la campaña pudo ponerse en marcha. Y, aunque a lo largo de estas semanas alguno de los centros se cayó del calendario al darse situaciones como el confinamiento perimetral del pueblo del colegio, la planificación sigue adelante.


Lo hace con un equipo de 12 monitores, siete de vela y cinco de tiempo libre, que se encargan de enseñar y realizar actividades con los participantes. Escolares de 5º y 6º de Educación Primaria y de 1º de la ESO que suman este curso la mitad que en campañas anteriores. Unos y otros cumplen el plan de contingencia covid diseñado para llevar a cabo las once tandas en condiciones de seguridad y confianza. Para hacerla posible, el Instituto Navarro del Deporte contribuye con 125.000 €. “También el propio equipo se tiene que cuidar, alojándose de dos en dos y comiendo por unidades de convivencia. Cuidarse ellos es cuidar la campaña y la conciencia en ese sentido está siendo muy buena. Si no, se nos va al traste todo por lo que un confinamiento pueden implicar en este sentido”, señala.


Semana a semana, los monitores reciben a los centros. Varios de forma simultánea en ocasiones, como el turno que hizo coincidir durante la primera semana de mayo al IES Alhama (Corella) al colegio público Honorio Galilea (Monteagudo) y al colegio Santa Bárbara (Monreal), con los benjamines de la tanda todavía en los cursos de Primaria. En una mañana soleada con la suerte de cara porque de todo -viento, lluvia y aguas en calma- ha deparado el cambiante clima de la primavera, el grupo de Corella salía en piragua mientras sus compañeros de Monreal comenzaban con algunos de los juegos de tierra.


Shanti Díaz Carmona, uno de los jóvenes monitores, contaba que después de todo y de un curso marcado por el covid los alumnos se muestran muy contentos con la experiencia en el pantano. La viven con intensidad, aunque prácticamente solo se quitan la mascarilla para dormir. “Es verdad que resulta a veces complicado por el tema de las distancias y porque tienen que llevarla en todo momento, también cuando salen a navegar. Pero están disfrutando mucho y adaptándose muy bien”, explicaba.


Como para la responsable de la campaña, igualmente para su equipo cada día es un reto que suma, a todo lo que ya de por sí implica el tema acuático, el protocolo que impone la pandemia. Ohiane Olite Baztán, otra de las jóvenes monitoras, se refería al objetivo que todos comparten. “Sabemos que es complicado, pero se trata sobre todo de lograr que la experiencia resulte igual de gratificante teniendo en cuenta todo el protocolo. Normalizar eso como la realidad que estamos viviendo, que nos lleva a ser muy responsables para que podamos continuar con el campamento. Lo tienen muy interiorizado y viven contentos la experiencia aunque las cosas estén siendo distintas”, añade.


La campaña de 2021, detalla Susana González, afrontó durante sus preparativos momentos de incertidumbre, días en los que pareció que, tras admitir el protocolo, todo se quedaba en el aire conforme se encadenaba una ola con otra en la Comunidad Foral. “Al final, pudimos lanzarla en febrero aunque con un margen de tres semanas y casi in extremis. Eso fue lo más angustioso y, luego, la aplicación del protocolo”.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE