Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Verano

Ayegui y Estella abren sus piscinas con menos demanda de la prevista

Queda mucho abono por vender pese a que solo se cuenta con dos recintos abiertos para más de 16.186 vecinos. El Agua Salada ha dado salida a unos 200, menos de un tercio de lo habitual otros años, y Ardantze ha vendido 340

Los primeros bañistas en el Agua Salada, con  jaimas y separaciones en la zona verde.
Los primeros bañistas en el Agua Salada, con jaimas y separaciones en la zona verde.
Actualizada 04/07/2020 a las 06:00

Mucho margen aún para vender abonos y la constatación de que al final, después de desvelos para poner a punto las instalaciones e inquietud porque su capacidad no iba a ser suficiente para dar respuesta a la población, las restricciones de aforo no van a suponer un problema ni a dejar a usuarios fuera. Las piscinas del Agua Salada de Estella y las del complejo deportivo de Ardantze, en Ayegui, han comprobado al abrir sus puertas que la demanda es menor de la esperada e inician la campaña con un amplio porcentaje de abonos a los que dar salida.


Con el Obeki -el segundo recinto de baño de Estella cerrado- las dos dan este verano cobertura en solitario a una población de más de 16.000 habitantes si se suman los casi 14.000 de la cabeza de merindad y los 2.400 de Ayegui. Una cifra mayor considerando que Villatuerta, el tercer pilar de ese eje de tres municipios generador en veranos anteriores de un flujo de bañistas entre ellos, no ha abierto las suyas para un núcleo de 1.191 empadronados.


¿Qué dicen los primeros datos e impresiones? Queda verano por delante, pero las cifras indican que un amplio porcentaje de los habituales optará por no acudir a los recintos de baño y buscará otras alternativas. En las piscinas municipales del Agua Salada de Estella, la temporada comenzó ayer con unos 180 abonos vendidos frente a los alrededor de 630 que eran habituales en temporadas anteriores. Menos de un tercio, por tanto, de los bañistas de pasadas campañas se han hecho con un pase para el verano del 2020. Desde la empresa Serdepor, gestora también del polideportivo, se explicaba que la venta ha ido muy lenta respecto a años pasados. El aforo finalmente disponible se fijó en 430 personas por turno, una tanda en horario de mañana y otra de tarde con un parón para desinfectar a la hora de comer. Se cuenta por tanto con una amplía disponibilidad todavía aunque, además de quienes se hayan hecho con un abono de temporada, accederán los socios del pabellón municipal que, en calidad de esta condición, puedan usar también el recinto de baño de verano. Están igualmente las entradas diarias,pero el dato objetivo de los abonos toma el pulso a una respuesta tibia que no se ha dado en Estella en exclusiva.


El Ayuntamiento de Ayegui, que gestiona de forma directa las instalaciones de Ardantze, puso a disposición de los usuarios 495 abonos en cada turno, de los que se han vendido 340 en total, 90 para la franja de mañana y el resto por la tarde a los que se sumaron 55 entradas diarias en cada tanda. Quedan por tanto en este caso 155 abonos disponibles en cada franja horaria para un recinto que comenzó la temporada un par de días antes, el primero del mes de julio.
 

Respeto , un cierto miedo por la situación y mucha prudencia
 

 

Tanto desde Serdepor como desde el Ayuntamiento de Ayegui se coincidía ayer en el análisis de las causas de una demanda que se aleja de la esperada. En el fondo, el temor al coronavirus y a los rebrotes. “La gente está preocupada por la situación y hay mucha prudencia”, se indicaba desde la gestora del Agua Salada. Sensaciones extendidas pese a que se han adoptado todas las medidas al respecto en cuestiones de distanciamiento e higiene durante la puesta a punto de las últimas semanas. Lo comprobaron quienes ayer, aunque no acompañó el tiempo, se acercaron a un recinto preparado con separaciones en la zona verde, reformas en los accesos o las jaimas para cambiarse en vez de los vestuarios. Una visión parecida a la que se expresaba desde Ayegui. El alcalde, Leo Camaces, aludía a ese respeto y a un cierto miedo al contagio de la gente por juntarse en un recinto como el elemento que llevaba a decidir no acudir. Como alternativa, la compra generalizada de piscinas instaladas desde hace semanas en los jardines o en las terrazas de las casas.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE