Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Estella

San Juan, el puente de los dos mil alumnos y las muchas ideas

Uno de los seis pasos sobre el Ega en Estella, por el circulan durante el curso la mayor parte de los 32 autobuses escolares hacia Remontival. Un candidato a mejoras, la última ahora sobre la mesa

El puente de San Juan en Estella, con el aspecto que muestra actualmente tras su última reconstrucción en los años 70.
El puente de San Juan en Estella, con el aspecto que muestra actualmente tras su última reconstrucción en los años 70.
Actualizada 04/06/2020 a las 06:00

Es el puente de cerca de dos mil alumnos -los que estudian en los tres centros públicos a los que da acceso- y la estructura sobre el Ega por la que circulan la mayor parte de los 32 autobuses que llevan a clase a los estudiantes de las rutas procedentes de otras localidades, 21 al IES Tierra Estella y 11 al colegio Remontival. El de San Juan, uno de los seis pasos sobre el río en Estella, es también el puente que suma años de ideas. Proyectos que en las últimas legislaturas han estado sobre la mesa a los que se añade el propuesto la semana pasada en la comisión de Urbanismo.  El último y sobre el que ahora se quiere iniciar el debate propone dejar solo para vehículos uno de sus dos carriles, generar así una acera más amplia y abrir paso a un carril bici. A partir de ahí, una vez cruzado desde la avenida Yerri ya en el barrio de Arieta, se crearía un nuevo espacio peatonal en el entorno de la trasera de la residencia San Jerónimo.


El puente que Gustavo de Maeztu pintó en 1942 -entonces con un potente muro y un solo arco- forma parte de una lista que comparte con el Azucarero, el de Fortunato Aguirre, el de la Vía, el de Los Llanos y el de la Cárcel. El de San Juan ha sido el puente discreto entre sus compañeros de río. Alejado del barrio monumental y más distante también del principal parque de la ciudad, se corona, sin embargo, como una estructura estratégica para ese tránsito escolar hacia un complejo educativo con los casi 900 estudiantes del IES Tierra Estella, el colegio Remontival que se acerca a los 800 y los 76 pequeños de la escuela 0 a 3 Arieta. Una comunidad educativa de dos mil personas si se incluye el profesorado de los distintos niveles. Va más allá su importancia como una vía que acerca y comunica al barrio Arieta, la poblada zona residencial antes conocida como Sector B.


Construido en hormigón armado, el actual puente de San Juan liga precisamente su proyecto a la necesidad de dar en los años setenta un servicio al entonces “colegio nacional mixto comarcal” de la ciudad, convertida en 1974 en la mayor concentración escolar de Navarra. Hacerlo realidad exigió ya entonces una larga tramitación desde que en 1964 el Ayuntamiento habló de la necesidad de sustituir el antiguo paso, de solo tres metros, por otro de nueve. Harían falta años para iniciar las gestiones y hubo que esperar todavía hasta 1972 para comenzar a redactar el proyecto porque no fue posible alcanzar un acuerdo con el propietario e una finca colindante. El proceso acabó en expropiación forzosa, pero permitió años después comenzar por fin los trabajos que dieron lugar a la infraestructura actual.

 

EL TRASLADO DE LA PASARELA


A las propuestas municipales se han sumado estos años las del tejido ciudadano. De uno de sus colectivos - el que integra con las siglas de Amife a las personas con discapacidad física de Tierra Estella- partió en 2009 la idea de trasladar junto al puente San Juan la pasarela peatonal entre las calles Doctor Huarte de San Juan y Donantes de Sangre.


Preocupaba entonces la estrechez de las aceras de un paso con mucha circulación y las condiciones de seguridad para los peatones que transitaban por ellas. Su entonces presidente, Peter Neumann, presentó al área de Urbanismo un fotomontaje en el que se apreciaba cómo quedaría la pasarela como refuerzo del puente y para resolver sin una gran inversión las necesidades de los viandantes. Era allí -se defendió- donde resultaba realmente necesaria frente al emplazamiento donde hoy, más de una década después, continúa.

 

AMPLIAR O CONSTRUIR


Dos años más tarde, en 2011 y en una nueva legislatura, el Ayuntamiento estudió cómo actuar en el puente de San Juan, el único que se mantenía idéntico al momento de su construcción en los años 70. El planteamiento, que no prosperó, apostaba por ensanchar las aceras, de apenas un metro cada una.


No era la primera vez que se había abordado esa idea. Urbanismo había determinado ya con anterioridad que ensanchar las aceras hacia la calzada no resultaba una opción viable por las características estructurales del puente. Decidirse por esa alternativa hubiera implicado reducir los dos carriles y dificultar con ello las entradas y salidas de vehículos. En ese momento se pensó que solo una estructura de nueva planta o una ampliación -pero en cualquier caso hacia el cauce del río y no hacia la calzada- podían mejorar las condiciones de un paso que, finalmente, se quedó igual. Hoy, se mantiene sin cambios con la duda de si el esbozado ahora fraguará o no en el urbanismo local.

Etiquetas

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE