Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Javieradas

El viento y la lluvia, compañeros de viaje desde de Tierra Estella

Los peregrinos que partieron de la merindad se enfrentaron a la meteorología y a las bajas temperaturas

Los peregrinos que partieron de la merindad se enfrentaron a la meteorología y a las bajas temperaturas
Fotos de la Javierada desde Tierra Estella
Fotos de la Javierada desde Tierra Estella 14 Fotos
Fotos de la Javierada desde Tierra Estella
Los peregrinos que partieron de la merindad se enfrentaron a la meteorología y a las bajas temperaturas
Montxo A.G.
Actualizada 07/03/2020 a las 06:00

El invierno salió el viernes al encuentro de los peregrinos que salieron de Tierra Estella hacia Javier. El frío, el viento y la lluvia fueron tres compañeros más de viaje para las decenas de vecinos de la merindad que partieron entre las 6 y las 9 de la mañana. De Estella salió un grupo de ocho personas que siguieron los pasos de los cuatro caminantes de Dicastillo y los siete de Muniáin, que se adelantaron algunos kilómetros. A ellos se sumaron cerca de un centenar de la zona sur de la comarca, que comenzaron su andadura desde Andosilla y San Adrián.

Tras recibir la bendición del sacerdote José Miguel Arellano en la iglesia de San Miguel de Estella, emprendieron la ruta Ainhoa Quevedo, Andrés Ruiz Alonso, José Javier Martínez, Susana Oronoz, su hijo Rafael Garicano Oronoz y su sobrina Candela Oronoz Saz, Arancha Lerma y Carmen Astráin Miguel. Un grupo menos numeroso que en ediciones anteriores. Faltó este año un incondicional de la Javierada de Estella, Paco Ciordia, que a sus 84 años no ha podido acudir por motivos personales. “Siento mucho no poder acompañarlos este año y les mando muchos ánimos para el camino”, alentó desde la ciudad.

DEVOCIÓN Y PROMESAS

El grupo avanzó por la carretera NA-132 y paró en Oteiza para almorzar pasadas las diez y media de la mañana. “Cada vez somos menos. La gente mayor va fallando y no tenemos ningún refuerzo. Pidieron ayuda a Pamplona, pero nada. Mañana contaremos con un coche de apoyo, pero de un voluntario de Estella”, tildó Ruiz. “Pero seguiremos haciéndola cada año, por afición y devoción”. Su novia, Ainhoa Quevedo, natural de Ansoáin, se estrenó en el peregrinaje motivada por una promesa a San Francisco Javier. “De momento lo llevo bien”, reconoció.
Ataviados con impermeables y ropa de abrigo, se dispusieron a continuar con el camino. “Ayer tenía mucho miedo porque no sabíamos qué tiempo nos íbamos a encontrar y cómo nos iba a afectar. Me compre un chubasquero y, al caminar, lo cierto es que no se nota el frío”, explicó Lerma.

Unos kilómetros más adelante, reponían fuerzas en El poste de Larraga los peregrinos de Dicastillo y de Muniáin de la Solana. Empezaron el camino por separado sobre las siete de la mañana y se encontraron como siempre en el tramo de la carretera NA-132 entre Oteiza y Larraga, donde se unifican para formar un único grupo que ha forjado amistades a lo largo de las etapas.
 

Te puede interesar


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra