x

Nos gustaría enviarte las notificaciones para las últimas noticias y novedades

PERMITIR
NO, GRACIAS
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
TIERRA ESTELLA

Benjamín Echeverría: "Tras el albergue, pensamos en una oferta cultural para Estella"

Natural de Arróniz, el máximo responsable de la orden capuchina en España, al frente también de Ecuador, Venezuela, México y Texas, regresó por unas horas al convento de Rocamador de Estella

Benjamín Echeverría,  en el convento de Rocamador de Estella, hoy albergue de peregrinos.

Benjamín Echeverría, en el convento de Rocamador de Estella, hoy albergue de peregrinos.

15/02/2019 a las 06:00
A+ A-

Recién llegado de Méjico, Benjamín Echeverría Martínez ha hecho esta semana una parada en el convento de Rocamador de Estella. A la que fue su casa primero como novicio y después como parte de la comunidad regresó por unas horas este capuchino de 51 años natural de Arróniz designado en 2011 provincial de la orden en España. La figura responsable también de las fraternidades de Ecuador, México, Venezuela y Texas (EEUU) al frente de las que continuará al menos hasta 2020, cuando concluya el tercer trienio para el que fue reelegido en 2017.

Volvía hace tres meses para ceder las huertas a Cruz Roja. ¿Satisfechos con la iniciativa?

A medida que se han ido quedando en la orden espacios infrautilizados, nuestra idea es que sigan teniendo un fin social. Lo mismo los edificios que sus huertas. En estos momentos, desarrollamos un proyecto de agricultura ecológica en El Pardo, otro en Sanlúcar de Barrameda y el de Rocamador.

¿Con el albergue quisieron no desligarse del todo de Estella?

En Estella siempre había insistido a los padres, ya desde que vine al noviciado, que teníamos que hacer algo en torno al Camino de Santiago. Era mi ilusión. Entonces, en el 87, no había ninguna red de albergues, pero Rocamador era la parada oficial de peregrinos. Venían sobre todo franceses, a los que se recibía en el convento, se les acogía y dejaba pernoctar. En León contamos con otro en el que se está creando una fraternidad internacional en torno al Camino para que acudan frailes de distintos lugares de manera que los peregrinos se encuentren con gente que les hable en su idioma.

¿La iglesia está cerrada al culto definitivamente?

Está abierta a los peregrinos del albergue y, aunque nuestro deseo cuando nos fuimos era haber mantenido el culto con misas jueves y domingos, en los últimos tiempos tenía que venir un fraile de Pamplona y resultaba complicado. Pero en este albergue, un lugar de mucha paz y tranquilidad favorecido por el entorno, uno puede estar pensando, reflexionando y rezando en su iglesia.

Trabajan en ofrecer a Estella una oferta cultural. ¿En qué se está pensando?

En otro tipo de propuestas que podrían estar, por ejemplo, en torno a los cuadros de Antonio Oteiza, hermano de Jorge, para presentar una oferta más cultural . Siempre también la iglesia ha tenido la finalidad de instruir mediante la cultura y el Camino de Santiago ha sido uno de los lugares de influencia cultural. Aprovechando la posibilidad de compaginar este espacio con otros usos, quisiéramos que distintos autores puedan mostrar aquí su obra y tener un punto de referencia. O bien crear un pequeño museo abierto a la ciudad como una oferta para Estella.

¿Viaja con mucha frecuencia?

Sin parar. Pocas semanas hay que pase completas en Madrid.

¿Qué le ha llevado a México?

La visita a las fraternidades para ver cómo les podemos ayudar y cómo van los proyectos, especialmente entre los indígenas mixtecos. El año pasado ayudamos a comprar un camión que funciona como un ambulatorio con un dentista y un médico de medicina general. Presta asistencia sanitaria a esas poblaciones y tenía especial interés por ver cómo funcionaba. He comprobado que la gente está muy agradecida por la labor de los frailes. Desarrollamos iniciativas que tiene que ver con la salud y con la agricultura, además de la atención pastoral. Contamos con fraternidades en la zona no turística de Cancún, en una parroquia de DF, en Guadalajara o en Puebla.

¿Ha estado recientemente en Venezuela?

Hace algo menos de dos años. Y lo que hoy nos trasladan de nuestras fraternidades es que peor de lo que están estos años no han estado nunca. Una de las cosas que me llamaba la atención era precisamente la olla solidaria en las parroquias. La gente llevaba comida y al final se juntaban un montón de personas, especialmente mujeres, para cocinar en el mismo convento y luego dar de comer a 300 o 400 personas. Pero en Venezuela, los capuchinos hemos estado siempre más con los indígenas. En el delta del Orinoco y en Los Ángeles del Tucuco, con las Anas.

Son la cuarta congregación más numerosa. Alrededor de 10.500 en el mundo y 220 en España. ¿Qué le dicen estas cifras?

Los generales de la orden dicen siempre que son momentos de estabilidad. Es verdad que en el primer mundo vamos desapareciendo, pero se crece mucho en Asia, la India y África. Se va bajando en Europa y Estados Unidos y se mantiene en Sudamérica, con la excepción de Méjico donde, aunque no de forma espectacular, crecemos. Hay unos 40 frailes mejicanos con una edad media de 38 años. En España es de 72. Nuestras provincias han sido siempre muy misioneras y, al final, regresan para ser cuidados aquí por los mismos frailes. En Pamplona, tenemos la enfermería en el convento de San Pedro. La residencia Padre Adoain donde se atiende a los que han re

Además de ustedes, otras congregaciones presentes en Estella han tenido que reinventar sus espacios para no verlos cerrados.

Digo siempre que lo que sucede en la Iglesia es reflejo también de lo que sucede en la sociedad. De la misma manera que la sociedad se está replanteado un montón de cosas, también lo hacemos nosotros. Ante estas estructuras que hemos heredado y que responden a la vida religiosa de otros tiempos, tratamos de alguna manera actualizarlas e incluir esos proyectos sociales. Lo mismo de acogida a inmigrantes que con la agricultura ecológica que forma parte de nuestra espiritualidad y de los últimos documentos del Papa sobre el respeto por la creación.Creo que estamos todos un poco en esa carrera.

¿Son partidarios de que se venga desde otros lugares para mantener estos espacios?

No demasiado. Nosotros pensamos que también en esos lugares hay grandes necesidades y apostamos más porque cada uno se quede allí donde pertenece. En la medida, además, de que van saliendo frailes de distintos sitios, ellos siguen manteniendo esas obras.

Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra