x
Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Fiestas de Tafalla

El palco ningunea a Gómez del Pilar en Tafalla

Cariñosa despedida de El Cid, que cortó una oreja, y vibrante actuación de Gómez del Pilar, que mereció la puerta grande

Foto de Gómez del Pilar, en un forzado pase de pecho al quinto de la tarde.

Gómez del Pilar, en un forzado pase de pecho al quinto de la tarde.

Actualizada 16/08/2019 a las 09:14
  • Pablo García Mancha
A+ A-

Gómez del Pilar se marchó andando del coso de Tafalla pero orgulloso de su entrega y coraje. Hizo un esfuerzo mayúsculo en sus dos toros y el palco le birló incomprensiblemente la oreja que se había ganado en buena lid en la lidia del quinto de la corrida, un torancón llamado Pajarito con el que se la jugó a carta cabal en una faena en la que nadie creía menos él, que estuvo magnífico con un animal que no embestía ni por asomo y que se quedaba siempre corto en sus medias arrancadas. El tal Pajarito, como el resto de la corrida de Las Monjas, fue un ejemplar serio y gigantesco, con aspecto de estibador del siglo XIX y con los pitones tan abiertos como un estuario. Un toro de poco porte pero de enorme anatomía que se metía por dentro siempre y que en vez de embestir, amagaba por los adentros de la suerte lanzando aviesos cabezazos. Y a por él se fue Gómez del Pilar, con la hierba en la boca, con el viento que seguía azotando las telas de los toreros haciendo de las embestidas rituales imposibles. Se colocó bajo la banda de música, al lado de la puerta del encierro y desplegó su muleta como si el animal fuera de triunfo. Lo llevó a media altura templando el vendaval y al toro. Siempre cruzado, siempre en el centro de la suerte.

El público comprendió la entrega y la manera en la que el diestro madrileño se la estaba jugando sin el más mínimo aspaviento y con una seriedad absoluta. A la banda le costó arrancar un mundo. Una serie en redondo hizo que el director asomara la batuta. La faena estaba hecha y el público entregado. Cerró su obra por molinetes y pinchó antes de una buena estocada. Afloraron los pañuelos y la petición acústica del respetable, era la segunda oreja para su esportón y se le abría de par en par la puerta grande. Pero el presidente dijo no y el torero acabó llorando desconsolado entre barreras. Clamorosa vuelta al ruedo tras una faena brindada a Manuel Jesús El Cid, el veterano diestro de Salteras que este jueves se despidió de la afición navarra tras sus anteriores actuaciones en Fitero y Estella, pero sin poder decir adiós a la Monumental pamplonesa.

El Cid es un maestro consumado en mil batallas y un torero con baraka. Y este jueves volvió a demostrar que si hay un toro que embiste en una corrida le iba a tocar a él. Y así fue, si su primero se comportó como el mulo más mulo del muladar, el cuarto fue, de lejos, el más potable de la mediocre corrida llegada de Lora del Río. Apretó con bravura en el caballo y aunque acabó vencido por su mansedumbre y por la querencia del encierro y el desencajonamiento, tuvo son por el pitón izquierdo. Y el diestro de Salteras, al que le espera la próxima semana un compromiso muy serio en Bilbao con los victorinos, sacó a relucir su proverbial y legendaria mano izquierda en dos series cortas de naturales con dos en cada una en la que se rebosaron las nostalgias de sus años en la cumbre.

Manuel Jesús fue premiado con una cariñosa oreja porque el público tafallés se dio cuenta al instante de la calidad de aquellos lances, de la tersura de su muleta y del compás del toro, que fue como un oasis en una corrida vacía de bravura.

Gómez del Pilar consiguió el primer trofeo del festejo con Potrero, otro toro feo y serio que casi empotra contra las tablas al tercero de su cuadrilla, Luis Cebadera, que al tomar la barrera tras un par de banderillas se libró por los pelos del intento no consumado de salto del morlaco, que atraído como un imán por la querencia de los chiqueros apretó hacia las tablas como una gacela. Del Pilar vio algo por el pitón derecho, aguantó sus tarascadas y acabó por encelar a un astado que al final le regaló dos o tres arrancadas mínimas pero potables. Oreja de peso y entrega.

Juan Silva Juanito pasó como un alma en pena. Acaba de tomar la alternativa y el compromiso le vino enormemente grande al joven y frágil diestro portugués. No tuvo demasiadas opciones, esa es la verdad, pero anduvo sin recursos por la plaza, sin capacidad para poner orden en el ruedo ni para dotar a sus faenas de la más mínima estructura. Lo mejor fue que estoqueó habilidosamente y que se fue por su pie de la corrida.

DATOS

Ganado
Toros de Las Monjas, bastos y feos de hechuras, aunque muy serios y armados. De mal y tosco juego. (1°, un mulo; 2° manejable; 3°, mansísimo, 4° noble; 5°, deslucido y 6° parado y a la defensiva).

Toreros
El Cid silencio y oreja.
Gómez del Pilar oreja y vuelta al ruedo tras aviso.
Juanito silencio y silencio.

Presidencia
Jacinto Goñi asesorado por Andrés Baztán y Jesús Mari Razquin. El presidente fue abroncado tras no conceder la oreja a Gómez del Pilar en el quinto.

Incidencias
Plaza de toros de Tafalla. Dos tercios del aforo cubierto en tarde soleada, fresca y con mucho viento.
Selección DN+

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra