Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fiestas

Los lazos de la fiesta en Sangüesa

El trabajo en común a través del folklore o las instituciones trasluce en la localidad

Ampliar Los lazos de la merindad se reflejaron por la tarde en un animado festival de danzas con grupos de la zona. En la imagen, danzantes de Ochagavía
Los lazos de la merindad se reflejaron por la tarde en un animado festival de danzas con grupos de la zona. En la imagen, danzantes de OchagavíaJESÚS GARZARON
Publicado el 18/09/2022 a las 06:00
Fue un día de encuentros. O más bien, de reencuentros. Ya sea a través de las labores institucionales, o a través de la música y el folklore, Sangüesa volvió a ser epicentro por un día de la Merindad a la que da nombre. La recepción de autoridades de la zona y de la localidad francesa hermanada de Saint-Palais, la concentración de txistularis de distintas localidades navarras y vascas, la salida del Kantuz por las calles apoyada con voces de toda la comarca, el festival de danzas vespertino en el que bailaron grupos de toda la merindad... Lazos de unidad, en definitiva, que se trabajan durante todo el año y que este sábado la fiesta sirvió para poner sobre la mesa.
“Volvemos a encontrarnos en un año especial, en el que estamos celebrando nuestro noveno centenario”, refería la alcaldesa, Lucía Echegoyen (APS), en el acto de recepción a representantes de la merindad y de Saint-Palais. “Nos ha tocado gestionar difíciles momentos debido a la crisis sanitaria, e inmersos en una actualidad convulsa seguimos con fuerzas intentando que nuestras localidades sean visibles y atractivas. Luchando por que los servicios no mermen y por que las políticas que nos preceden no nos dejen fuera”, reivindicó Echegoyen, recordando que “por fin” empieza a ejecutarse la vía verde del Irati.
Aibar, Lumbier, Yesa, Eslava, Gabarderal, Gallipienzo, Romanzado, Liédena, Javier, Urraúl Bajo, Aoiz o Lerga fueron algunas de las entidades locales representadas. También Saint-Palais, con su alcalde, Charles Massondo, al frente. “Agradecemos la acogida. Yo de joven venía a estas fiestas, y ahora, 30 años después, lo hago como alcalde. El año que viene serán 40 de hermanamiento”, dijo.
EN DANZA
La Merindad de Sangüesa cristalizó también por la tarde a nivel folklorico. El Prau acogió el Festival de Danzas de la Merindad, organizado por la Federación de Danzas de Navarra y el grupo Rocamador de Sangüesa, que este año celebra su 50 aniversario. Estuvieron arropados por dantzaris de Aoiz, Ochagavía y Noáin (Ardantzeta).
“Es un festival que retomamos años atrás. Este año, más especial por nuestro medio siglo de vida que estamos celebrando de forma sencilla, con algunas salidas, y culminaremos con una cita festiva en octubre”, indicó Iker Aramendia Landa, miembro de Rocamador.
En este festival, los anfitriones interpretaron piezas clásicas de su repertorio como el ‘Ttun-ttun’ de Uztárroz e Isaba, la ‘Jota Vieja de Sangüesa’, ‘Zorronpo’ y ‘Gurutzatzen’. Hoy domingo, como recordó por su parte Juan Pedro Aramendia García, fundador del grupo que sigue en activo, bailarán a mediodía por la calle Mayor los Danzantes de San Lorenzo.
Unas horas antes, la música había reunido por su parte a decenas de músicos llegados desde Pamplona, Leitza, Tudela, Tafalla, Estella o Hernani para participar en la concentración de txistularis de Sangüesa, promovida por la iniciativa Mugarik Gabeko Txuntxuneroak. “Es un día bonito”, valoraba Mª Jesús Malón Izquieta, del grupo de txistularis sangüesino, antes de iniciar la actuación con la plegaria de la ‘Alborada de Segura’.
Por esa misma calle Mayor en la que empezaron su kalejira pasaban horas después más de un centenar de personas entonando canciones tradicionales en euskera. Era el Kantuz del colectivo Bi Haizetara, y no faltaron temas como ‘Txoria, Txori’, ‘Guk Euskaraz’ o ‘Baldorba’. La parte musical corrió a cargo de las jóvenes acordeonistas Ame Ríos, Itxaso Lahera, Irune Ayesa, Irune Burguete y Usua Lizarraga Garralda. “Viene a cantar mucha gente, también de pueblos de alrededor como Aibar, Liédena o Leache, y se forma un buen ambiente”, valoraba esta última.
TRABAJO COLABORATIVO
Lazos y colaboraciones como las que también han dado a luz la exposición fotográfica ‘Sangüesa: antes y ahora’ que puede verse en la casa de cultura. “Son una docena de fotos antiguas de nuestro archivo que responden a rincones de la ciudad que han cambiado y que se han vuelto a fotografiar”, indicaba Ángel Navallas Echarte, del grupo cultural Enrique II de Albret. “No fue fácil conseguir los mismos encuadres para que las fotos de ayer y hoy fueran comparables”, aseguraba por su parte Raúl Garate Arrieta, presidente de la Asociación Fotográfica de Sangüesa, cuyos socios han realizado las nuevas imágenes. Un trabajo colaborativo que se fraguó en torno al 900 aniversario de Sangüesa y cuyo resultado también puede verse en pendones colocados por la ciudad.

6 horas en bici desde Saint-Palais

Como una nueva muestra de los lazos de unidad que mantienen con su localidad hermanada de Sangüesa, cinco vecinos de Saint-Palais (Francia) completaron ayer alrededor de 120 kilómetros en bici para llegar a la casa de cultura sangüesina al término del acto de recepción oficial a las autoridades. En total, unas seis horas sobre la bici, completando un trazado exigente por carretera, especialmente la subida del puerto de Ibañeta hasta Roncesvalles. Dos de los ciclistas eran, además, concejales. “Ha ido bien, pero ahora que estamos aquí, ya mejor”, dijeron satisfechos.
volver arriba

Activar Notificaciones

Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE