Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE
Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Fallece Antonio Pérez Mosso, párroco de Aoiz durante 20 años

Nacido en Alemania, tenía 79 años y fundó la hermandad de sacerdotes Hijos de Nuestra Señora del Sagrado Corazón

Ampliar Antonio Pérez Mosso, junto a la pila bautismal de la parroquia de san Miguel de Aoiz
Antonio Pérez Mosso, junto a la pila bautismal de la parroquia de san Miguel de Aoizcalleja
Publicado el 23/01/2022 a las 13:43
El sacerdote Antonio Pérez-Mosso Nenninger, que durante casi dos décadas fue párroco de Aoiz, ha fallecido en Pamplona los 79 años. Llevaba más de tres meses ingresado por problemas cardiovasculares.
En sus inicios como sacerdote atendió las parroquias de Lumbier, Burlada, Mezquíriz, Arraiz, Alcoz y localidades del Valle de Erro. También estuvo cuatro años en la parroquia de San Raimundo de Fitero, en Azpilagaña. En 1983 le propusieron ser profesor del seminario de Valparaíso (Chile), ciudad en la que estuvo hasta 1990. En 2001 fue nombrado párroco de Aoiz, donde permaneció hasta que su salud se lo permitió.
Antonio Pérez-Mosso Nenninger nació en Alemania en 1942. Su padre, Antonio, era natural de Tafalla y su madre, Lya, de Hamburgo. Tenía siete hermanos. Terminada la Segunda Guerra Mundial la familia se trasladó a Miranda de Ebro (Burgos), donde el padre trabajaba como ingeniero industrial. En la década de 1950 la familia se fue a vivir a San Sebastián.
Pérez-Mosso estudió ingeniería industrial en Bilbao y Barcelona. Antes de ordenarse sacerdote trabajó como ingeniero en varias industrias. Hizo sus estudios eclesiásticos en los Padres Agustinos de Marcilla y en el seminario de Pamplona. También estudió historia en la Universidad Gregoriana de Roma.
Sus feligreses le recuerdan como un hombre sencillo y cercano, que vivía con emoción las procesiones, romerías y otras manifestaciones de religiosidad popular. Organizó peregrinaciones a Tierra Santa y Fátima y convivencias de jóvenes. Debido a su formación como ingeniero era también “un manitas” que arreglaba y mantenía casas parroquiales e iglesias.
Pérez-Mosso era miembro de Schola Cordis Jesu, asociación laica que conoció en Barcelona que tiene como seña de identidad la “confianza en la misericordia de Dios y las promesas del Sagrado Corazón de Jesús”. Con un grupo de amigos, extendió Schola Cordis Jesu a Pamplona, San Sebastián y Bilbao. Además, al surgir más vocaciones dentro de esta asociación, fundó la Hermandad de Hijos de Nuestra Señora del Sagrado Corazón, que actualmente está formada por casi una treintena de sacerdotes, varios de ellos navarros. “Transmitía mucha paz. Vivía abandonado en las manos de Dios”, señala Santiago Arellano, sacerdote que convivió con él. Era también un gran estudioso de la historia universal y la filosofía. Así, en los últimos años publicó ‘Apuntes de la Historia de la Iglesia’ (ediciones Cor Jesu) en seis volúmenes. En su última etapa también fue profesor del seminario de Pamplona.
El funeral tendrá lugar este lunes 24 de enero a las 15.00 horas en la catedral de Pamplona. El cuerpo será inhumado en el cementerio de Tafalla, donde están enterrados sus padres. 
volver arriba

Activar Notificaciones