Edición impresa

Actualidad Navarra, Pamplona, Tudela, Estella, Osasuna, Deportes, Gobierno de Navarra, Ayuntamiento de Pamplona, Política, Economía, Trabajo, Sociedad.

Iniciativas

El arte de ‘resucitar’ escaparates

Veinticinco ventanales de comercios cerrados de Sangüesa han recuperado estos días su función. A través de una iniciativa impulsada por la vecina Elena Carlos Lacosta, expondrán durante todo el verano la obra de decenas de artistas locales

La iniciativa ha llenado de color y dado una nueva vida a escaparates que llevaban años cerrados
La iniciativa ha llenado de color y dado una nueva vida a escaparates que llevaban años cerradosJesús M Garzaron
Actualizado el 17/07/2021 a las 18:40
El escaparate de un comercio es una ventana abierta al mundo. Una cristalera que conecta con la calle y sirve de reclamo para ofrecer la mercancía más preciada. En Sangüesa, ciudad comercial por excelencia, veinticinco de estos espacios clausurados durante años, como las tiendas a las que pertenecieron, han emergido como por arte de magia y vuelven a deslumbrar y sorprender a vecinos y visitantes. No ha sido cosa de magia, pero sí cosa del arte. Y es que una iniciativa popular ha puesto en contacto a propietarios con artistas locales para promover una acción con la que dar un extra de alegría y color a las calles de la localidad este verano.
“Estoy encantada con la respuesta que ha tenido la idea. Surgió de repente, se ha llevado a cabo boca a boca, y todo el mundo, artistas y propietarios de antiguos comercios, se ha sumado con alegría”, asegura Elena Carlos Lacosta. Esta sangüesina de 51 años, responsable de la tienda de artesanía textil Lo que yo hago, es la promotora de ‘Escapararte’, que es como se llama esta novedosa acción.
Con el permiso de sus propietarios, se han adecentado los escaparates de antiguos comercios (tienda de muebles, supermercado, ferretería, mercería, decoración del hogar, recambios de coche, peluquería, zapatería...) y ahora exponen desde cuadros al óleo hasta ilustraciones y collages, pasando por fotografías, esculturas o diseños de moda. El consistorio colabora aportando la cartelería.
“Las exposiciones estarán disponibles todo el verano, y algún artista prevé ir cambiando la suya cada cierto tiempo”, asegura Elena Carlos, quien reconoce que no pensaba que había “tanto comercio cerrado”. “Al final, con esto se busca promocionar a los artistas y dar algo de vida a Sangüesa”.
VISBILIDAD
El arquitecto y escultor sangüesino Aser Longás Crespo, de 38 años, junto a su tío Joan Escudé, también escultor, exponen parte de su obra (esculturas de piedra y madera, y prototipos de mobiliario) en “un precioso y amplio local cedido generosamente por la familia Darío”. “Está situado justo enfrente de la portada de Santa María la Real, una de las joyas del románico europeo, obra de Leodegarius; ¡todo un honor!”, asegura. Cree que “esta preciosa iniciativa” permitirá mostrar “una parte de toda la actividad que hay en esta zona, en contraste con la cantidad de escaparates vacíos”.
Por su parte, y desde el escaparate de la que fue su tienda de artesanía Armillo, en la calle Alfonso el Batallador, Miguel Ochoa Pérez, de 47 años, y Elena Reta Almárcegui, de 44 años, han querido sumarse a esta “buena iniciativa” y hacer un guiño a los más pequeños. “Montamos creaciones con muñecos de Playmobil de nuestra colección particular. Lo hacemos como hobby para animar un poco la calle. Otras veces pusimos escenas de Navidad o Carnaval, y la de ahora es de piratas: 4 barcos, varias islas, 200 figuras... y una pizca de imaginación”, afirman.
Alejandro Jiménez Serrano, de 30 años, es la persona que está detrás de Eugenio de la Lámpara, el nombre artístico elegido por este artesano que realiza lámparas y cuadros con materiales reciclados. En su caso, expone en el escaparate del antiguo supermercado Hermanos Lozano, en la calle Mayor. “Estoy muy agradecido a los propietarios, que han puesto todo de su parte, y a la iniciativa por la oportunidad que nos da de poder mostrar lo que hacemos”, apunta.
Animales acurrucados en piedras, o flores y árboles desplegados sobre telas y cuadros, se exponen por su parte en el ventanal de un extinto comercio de sonido y música de la calle Balate. Son obra de Iratxe Beloki Pueyo, de 45 años y especializada en pintura decorativa y mural. “La iniciativa me parece estupenda, es bonito dar vida y levantar de nuevo la persiana de míticos locales”, dice, agradeciendo las facilidades encontradas.
volver arriba

Activar Notificaciones