Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Liédena

Una villa romana 'centenaria' en Liédena

Dos vecinos de Liédena daban la noticia, hace ahora un siglo, del hallazgo de un mosaico durante las labores preparatorias de un terreno agrícola. Excavaciones y estudios posteriores sacarían a la luz los restos de una destacada villa de época romana.

Ricardo Murillo, alcalde de Liédena (Navarra), y Gabriela Orduna, agente de Cederna, en la villa romana
Ricardo Murillo, alcalde de Liédena, y Gabriela Orduna, agente de Cederna, en la villa romana
Actualizada 11/02/2021 a las 06:00

El 21 de febrero de 1921, la Comisión de Monumentos Históricos y Artísticos de Navarra recibió un aviso que hizo saltar las alarmas. Desde Liédena, el delegado local José Oyaga informaba del hallazgo de un mosaico romano en un terreno junto al río Irati, escrito que acompañaba con pequeñas muestras de teselas blancas, negras y rojas. El descubrimiento se dio en fincas de dos vecinos, Nicanor Pérez de Obanos y Ángel Arina, durante unas labores de roturación de un terreno que se dedicaba a viña y que no había sido antes cultivado. Apenas dos días después, y a propuesta del presidente de la citada comisión, Arturo Campión, llegó a Liédena en el Tren Irati el militar e historiador Julio Altadill, quien encabezó las primeras prospecciones. Se desenterraron mosaicos, restos de edificaciones, monedas, material cerámico, etc., y este investigador confirmó que se trataba de “un magnífico vestigio romano”.

Cien años han pasado ya de aquel descubrimiento, y la hoy conocida como Villa Romana de Liédena sigue asombrando a quienes se acercan a conocerla y permitiendo ahondar en cómo fue la romanización en lo que hoy es Navarra. “Siempre se habló de que se trataba de una villa agraria, pero gana fuerza la teoría de que se trataría más bien de una casa de postas, un alto en el camino en la calzada romana entre Pompaelo (Pamplona) y Caesaragusta (Zaragoza) para poder descansar y cambiar de caballos”, resalta el alcalde de Liédena, Ricardo Murillo Delfa.

La villa en su totalidad se excavó entre 1942 y 1947 a instancias de la Institución Príncipe de Viana (recién creada por la Diputación y que relevó a la Comisión de Monumentos), en unas campañas arqueológicas encabezadas por Blas Taracena y Luis Vázquez de Parga. Según recuerda la agente de desarrollo de Cederna en la Comarca de Sangüesa, Gabriela Orduna, “fue la primera villa romana en excavarse por completo en España”.

Las principales piezas de valor, como los mosaicos, se trasladaron al Museo de Navarra (algunas están expuestas) y han sido objeto de diversos estudios como los de la arqueóloga y museóloga Mª Ángeles Mezquíriz. Sobre el terreno se sacaron a la luz los restos de los muros de todas las estancias. Abarcan una hectárea de superficie y son visitables de forma gratuita. Años atrás se creó un acceso y un sistema de pasarelas y paneles interpretativos al construirse la Autovía del Pirineo A-21, junto a la cual se ubica el yacimiento.

Según el Catálogo Monumental de Navarra, “la villa estaba formada por un peristilo o patio central en torno al cual se organizaban habitaciones y dependencias”. Como elementos propios de una villa agraria, contaba con un estanque, trujal, lagar y termas, y también se encontró un mausoleo.

Las excavaciones evidenciaron dos épocas constructivas, del siglo II y del IV, ya en el Bajo Imperio romano. “Se encontraron huellas de un incendio que indicaría que pudo ser destruida en un acto de violencia” entre ambas etapas.

Entre los restos arqueológicos encontrados, destacan piezas de cerámica de ‘terra sigillata’ hispánica (como una cantimplora), de bronce (jarras, brazaletes...), de hierro (hachas, herraduras...), así como de vidrio o de hueso (agujas). También los citados mosaicos, que “pavimentaban la casa del dueño de la villa, concretamente el peristilo, las habitaciones que lo rodean y una galería”. En general “presentan motivos geométricos”.


CONMEMORACIÓN

Este año, con motivo del centenario del descubrimiento, el Ayuntamiento de Liédena está trabajando en un programa para “poner en valor” este yacimiento. Se prevén eventos culturales, de investigación y lúdicos. “Como pistoletazo de salida, el programa de La 2 ‘Ingeniería romana’ dedicó recientemente varios minutos a hablar de la importancia que tuvo este asentamiento para las comunicaciones romanas”, señala el alcalde.

La villa romana se ubica en lo alto de una loma que cae sobre el río Irati, un emplazamiento con vistas privilegiadas a la foz de Lumbier ubicado a unos 3 km del pueblo. El consistorio lleva “unos 8 años” trabajando para dinamizarla con actividades como visitas guiadas teatralizadas, mercadillos, conciertos, la promoción de un hermanamiento con los yacimientos romanos de Santa Criz de Eslava y Los Bañales (Aragón), excursiones vecinales al Museo de Navarra y la Villa de las Musas de Arellano..., acciones que últimamente se enmarcan en las Jornadas Europeas del Patrimonio.

Reclaman más implicación del Gobierno en torno al yacimiento. “Vela por que todo siga en orden dentro de este Bien de Interés Cultural (BIC) y retira la maleza, pero poco más. De hecho, los paneles interpretativos se dañaron con el paso del tiempo y nosotros tuvimos que pagar unos nuevos”.

“Sería muy interesante, por ejemplo, promover el uso de las nuevas tecnologías para ofrecer una visita más dinámica, adaptar los paneles a una audioguía, disponer de una instalación eléctrica para favorecer la organización de eventos culturales, instalar un contador de personas o permitir que se pueda acceder a las ayudas de la Red Explora (algo hoy imposible al carecer de un sistema de gestión)”, repasa el alcalde. “Y, soñando un poco, por qué no, apostar por reconstruir el llamado Puente del Diablo, que hasta ser destruido en 1812 unía los dos extremos de la foz de Lumbier, y que permitiría conectar esta villa romana con el futuro Camino Natural del Irati que pasará por Liédena”, agrega Gabriela Orduna.

“Pedimos más apoyo y facilidades. Esta villa puede ser un recurso para poner en valor Liédena y generar economía”, sentencian.

Una villa romana centenaria

Una villa romana centenaria


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE