Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Naturaleza

Romanzado y Lumbier dan pasos para evitar que el turismo colapse sus foces

La foz de Arbaiun ha duplicado visitantes en verano y la de Lumbier ha recibido 14.000 más

Llegados de Murchante, Jonathan Pérez Cervera y Elena Oliver Arriazu realizaron ayer un recorrido por la foz de Arbaiun.
Llegados de Murchante, Jonathan Pérez Cervera y Elena Oliver Arriazu realizaron ayer un recorrido por la foz de Arbaiun.
Actualizada 20/11/2020 a las 06:00

En un año marcado por la pandemia de coronavirus, en el que el turismo ha primado los espacios naturales de proximidad para sus momentos de disfrute, no han sido pocos los destinos rurales navarros que se han visto ‘colapsados’. Una situación que se vio agravada especialmente en verano, una vez terminó la desescalada del confinamiento primaveral. Las foces de Arbaiun y Lumbier, dos reservas naturales de primer orden, no han escapado a esa problemática y han visto cómo se multiplicaban las cifras de visitantes frente a años anteriores. Así las cosas, los ayuntamientos de Romanzado y Lumbier han dado pasos para regular la situación y proteger tanto el medio natural como el modo de vida de sus convecinos.

“Este año ha sido una pasada. Ha habido días con 100 coches aparcados en Usún, donde viven 25 personas, y además de por todo el pueblo, a lo largo de casi un kilómetro en torno a la carretera”, asegura Aitor Sola Ochotea, alcalde de Romanzado (EH Bildu). Usún es el principal acceso a la foz de Arbaiun, espacio natural tallado por el río Salazar que en los cuatro veranos anteriores registró 6.000 visitantes de media. Este año, entre julio y agosto, se calculan 13.716 en base a los 4.500 vehículos registrados en cinco puntos de control.

En este contexto, el Ayuntamiento de Romanzado ha dado salida este 2020 a un proyecto que se llevaba años barajando: regular el acceso a la foz por Usún y controlar el parking de la entrada del pueblo. “Estamos contentos con el resultado. Además de tener posibles afecciones al medio natural, el aumento de visitantes se estaba convirtiendo ya en un problema de convivencia, con coches aparcados en el pueblo por todas partes y durante todo el día, incluso en puertas de las casas y cortando caminos”, expone Aitor Sola.

La entrada a Arbaiun por Usún se sumó a un sistema de control de accesos mediante reserva previa a través de web en colaboración con la Red Explora Navarra. Un hecho con el que Romanzado ha sido pionero en la zona Prepirineo y Pirineo. “Pudimos contratar a dos personas del valle para ejercer labores de control e información en el parking, que estuvieron desde el 1 de agosto a diario, y en octubre los fines de semana”, añade el alcalde.

Asimismo, y de cara a mejorar la gestión turística, se ha afrontado este otoño, con una inversión de 27.939 euros (22.351 de subvención del Gobierno para espacios de la Red Explora), un acondicionamiento del aparcamiento de Usún, que contará también con una caseta de información. Un proyecto trabajado de la mano de Cederna Garalur. “Entre otras acciones, de las que se ha encargado Josenea de Lumbier, se ha adecuado el pavimento y se ha realizado un cierre perimetral. Ahora, se calcula que caben unos 40 coches máximo, suficiente para la cantidad de gente que puede asumir la foz”, expone Aitor Sola.

Las reservas comenzaron a tramitarse el 1 de agosto y se desactivaron a mediados de octubre. Se cobraba 2 euros por moto, 3 por coche y 5 por autocaravana, dinero que se destinó a cubrir los sueldos del personal contratado. “El año que viene queremos empezar en mayo o junio con el control de accesos, y se valorará aprobar unas ordenanzas de convivencia para espacios naturales turísticos, regulando mínimamente aspectos como aparcamiento, residuos, etc. Queremos que la gente venga a ver nuestros enclaves más bonitos, pero que se haga dentro de una normalidad”, sentencia Sola.

 

VISITANTES DISPARADOS

La cercana foz de Lumbier, excavada por el río Irati, ha sido otro enclave natural que ha visto cómo este verano se disparaba el número de visitantes. Concretamente, y tomando como referencia solo julio y agosto, los coches registrados en el aparcamiento regulado crecieron de los 9.749 de 2019 a 13.881, y los visitantes a pie, de 33.290 a 47.920. Unos datos que, pese a que el confinamiento primaveral imposibilitó el acceso a la foz en fechas otros años concurridas (Javieradas, Semana Santa...), harán que se cierre el año en cifras similares a ejercicios anteriores: más de 100.000 visitantes.

El Ayuntamiento, ante la masificación detectada en verano y algunos “comportamientos inadecuados” para una reserva natural, se reunió en octubre, de la mano de Cederna, con Medio Ambiente. Transmitió la necesidad de crear instrumentos de control y posibles limitaciones, dentro del plan de uso y gestión de la foz del que ya dispone el Ejecutivo como espacio natural protegido que es. Según refería fechas atrás la alcaldesa lumbierina, Rocío Monclús (AIL), “la foz, que es una Reserva Natural, se ha convertido en zona de recreo, y eso no puede ser”. “Ha cambiado el perfil del visitante, hay grupos y familias que vienen a pasar todo el día, a comer y bañarse. Queremos regular su uso con el Gobierno para que no vuelva a ocurrir. Debe ser un espacio para visitar, no para pasar el día”.

 


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE