Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Caza

140 puestos apuntan a la paloma en Valcarlos

Otoño es sinónimo de caza en esta localidad pirenaica. Cientos de aficionados se dan cita en sus montes para la temporada de pasa de paloma. Este año, aunque empezó tarde, “no está siendo mala”

Dos jóvenes cazadores aguardan la pasa de paloma en un puesto de caza de Valcarlos, en la zona de Sastra.
Dos jóvenes cazadores aguardan la pasa de paloma en un puesto de caza de Valcarlos, en la zona de Sastra.
Diario de Navarra
Actualizada 04/11/2020 a las 06:00

Octubre y noviembre son sinónimo de mirar al cielo. Sinónimo de pólvora y disparos. Sinónimo, en definitiva, de caza de paloma. No son pocos los cazadores que tienen marcado en rojo estos días en el calendario, unas jornadas en las que cientos de miles de estas aves, como las de otras especies, migran rumbo al sur desde Centroeuropa para pasar el invierno lejos del frío. El Pirineo más occidental es punto privilegiado de paso, al registrar picos de una altura menor, y Valcarlos destaca como un espacio óptimo para la práctica de la caza.

“Este año, como está pasando cada vez más, la temporada de pasa de paloma ha empezado tarde, en torno al 18 y 20 de octubre. Pero podemos decir que, sin ser extraordinaria, no está siendo una temporada mala”. Así lo asegura Javier Lapeire París, cazador local de 47 años. Un vecino que desde este verano es miembro de la comisión gestora del ayuntamiento donde, entre otros aspectos, se encarga de la gestión de la caza. “Para cazar bien, hay que ir todos los días al puesto, eso es así. Y este año, quien lo cumple, está cazando decentemente. Conozco algún puesto en el que han capturado 80 palomas en un día”, repasa.

Valcarlos dispone en su término municipal de hasta 140 puestos de caza. Un centenar se ceden a la Sociedad de Cazadores de Valcarlos, que abona un importe anual de 10.000 euros al ayuntamiento, y que se reparten por zonas como Sastra, Olatrane, Reculusa, Txirriskin o Ibañeta.

Y, por otro lado, están los alrededor de 40 puestos que se sacan a subasta pública. Una treintena corresponden a las zonas más elevadas de Lindux (o Axistoi) y de Gabarbide (o Gaharbide), “más caros y donde es más segura la caza por su altitud”, y una decena a la zona de Euntzaro, más cercana al pueblo.

Estos 40 puestos viven su última temporada de caza en el marco de la subasta que hizo el consistorio por 5 años. “El verano que viene se realizará una nueva, aún no sabemos por cuánto plazo”, destaca por su parte el alcalde (presidente de la comisión gestora) de Valcarlos, Nicolás Camino Caminondo, de 75 años.

“Hace una década, Valcarlos ingresaba unos 300.000 euros al año por estas subastas de puestos de caza. Hoy, los ingresos rondan la mitad, sobre todo porque, por el cambio climático, ha caído la pasa de paloma, y la gente se desanima y prefiere no pagar para luego no disfrutar”, agrega el alcalde.

SUBASTA DE 2020

Los puestos que quedaron en su día vacantes en la citada subasta general se sacan a concurso cada año, al igual que los que son objeto de renuncia de algún adjudicatario. “Este año ha pasado con varios, sobre todo por tema de la covid-19. En caso de renuncia, se pierde la fianza del 30% del coste de la subasta”, aclara Lapeire. Según está establecido, actualmente se debe cazar con mascarilla y manteniendo siempre distancia interpersonal de metro y medio.

En la subasta parcial de 2020, se consiguió adjudicar 7 puestos en la zona de Lindux-Gabarbide, donde quedaban 8 vacantes; y también 5 puestos desiertos en la zona de Euntzaro, donde había 9 vacantes. “Se ingresaron 25.000 euros, por lo que este año el ayuntamiento dispondrá de 130.000 euros por caza”, afirma Javier Lapeire, quien recuerda que el presupuesto municipal de Valcarlos asciende a unos 600.000 euros.

Remarca que “pese a que baja, la caza sigue siendo una parte muy importante de los ingresos del pueblo”. Y a la reducción ligada a la caída de la pasa de paloma esgrimida por el alcalde, añade otra causa. “Está el relevo generacional, y los jóvenes cazadores tienen menos poder adquisitivo, poder pagar 15.000 euros por un puesto es complicado, y también menos posibilidad de cogerse vacaciones todo un mes en esta temporada”.

En cuanto al perfil del cazador, “el que acude a las subastas es generalmente de fuera del pueblo, mucho guipuzcoano y hasta algún francés”, expone el alcalde. “También gente que caza todo el año, y que asimismo acude a la media veda de paloma en agosto a Madrid o Extremadura”, añade el concejal. En el caso de los cazadores de paloma locales, “la sociedad suma unos 120 socios, y la gran mayoría solo caza en este periodo otoñal”.

PECULIARIDADES

La caza de paloma en Valcarlos tiene también sus peculiaridades. “Aquí no se mata cuando pasa mucha paloma, basta con poca. Es una zona tipo embudo y facilita la caza el que pasen pequeños bandos de 20-30 palomas junto a tu puesto. Si vienen grandes, de 500 o 1.000 aves, como se les dispara desde varios puestos, se acaban yendo”, afirma Lapeire. Asimismo, destaca que “en la zona de caza local existen puestos de tiro a vuelo, y otros de tiro a parado, donde solo se puede disparar si las palomas se posan”.

Respecto a la subasta general de puestos prevista para 2021, el concejal resalta que se afronta “con optimismo”. “Intentaremos incrementar los ingresos. Valcarlos ofrece una caza de calidad”, sentencia.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE