Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Tradiciones

Contagio de paz entre Roncal y Baretous con la reedición del Tributo de las Tres Vacas

Los valles repiten acto con dos lanzas clavadas en la vertiente opuesta de la Piedra de San Martín

Protegidas con mascarillas, las delegaciones rescataron un ritual conservado hasta el siglo XIX

El alcalde de Arette, Pierre Casabonne, clava la lanza, ante el alcalde de Isaba, David Baines.
El alcalde de Arette, Pierre Casabonne, clava la lanza, ante el alcalde de Isaba, David Baines.
Fotos de la reedición del Tributo de las Tres Vacas 15 Fotos
Fotos de la reedición del Tributo de las Tres Vacas
Roncal y Baretous reeditaron este lunes, 13 de julio, el Tributo de las Tres Vacas con dos lanzas clavadas en la vertiente opuesta de la Piedra de San Martín. Con mascarillas y distancia de seguridad, pero cumpliendo otro año más.
Alberto Galdona
Actualizada 14/07/2020 a las 06:00

En tiempos convulsos, como los actuales que hermanan a pueblos de distintos países en una lucha contra un enemigo común, como el coronavirus, el mojón 262 de la divisoria con Francia fue este lunes 13 de julio de encuentro. Se aireó por tres veces, en señal de perpetuidad, la deseada conciliación, con el cuño del Pax Avant, que en los valles de Roncal y Baretous es sinónimo de alianza sin fronteras y compromiso de entendimiento. El Tributo de las Tres Vacas -ritual de hermanamiento desde 1375 para silenciar rencillas ensangrentadas por derechos de pastos y agua- volvió a forjarse sobre la cercanía estrecha en el sentimiento, medidas de seguridad e higiene y la recuperación de un protocolo sostenido hasta el siglo XIX.

Cubiertas parcialmente las expresiones faciales con mascarillas, que desentonaban en el traje roncalés y la solmenidad francesa de la banda tricolor cruzada sobre el pecho, el deseo de comunión se significó con dos lanzas clavadas. Los alcaldes de la localidad francesa de Arette, Pierre Casabonne; e Isaba, David Baines Pilart, hincaron las picas en la vertiente opuesta a su tierra de origen. Su gesto dibujó una señal de la cruz sobre la Piedra de San Martín.

Durante su vigencia hasta el siglo XIX, el protocolo de las lanzas reconocía a la delegación francesa por la divisa blanca que remataba su pica. La roncalesa -como recordó el secretario de la Junta del valle, Marcelino Landa- alcanzaba la Piedra San Martín con un símbolo rojo en el extremo de su útil de defensa. La forma en cruz servía de base a las manos superpuetas de los alcaldes. La prevención sanitaria, que aconseja evitar contactos, anuló este último detalle. A cambio, alcaldes y testigos de ambos valles extendieron sus manos en señal de bendición del pacto renovado.

Los pormenores de la antigua ceremonia incluían el disparo de tres salvas al aire hacia la vertiente francesa. “Por ser vejatorio”, desapareció del guión tradicional, según recordó Marcelino Landa, que subrayó el carácter especial de la edición de ayer con el calificativo de “histórica”.

La perpetuidad del tratado de paz más antiguo de Europa vino a significarse bajo los parámetros de la tradición. Sólo se suspendió en dos ocasiones, en 1809 y 1944, cuando Europa estaba sumida en contiendas y en su clima había de todo menos paz.

Si acabó imponiéndose entre Roncal y Baretous en la denominada guerra de los pastores fue también por la mediación de la localidad oscense de Ansó, cuya alcaldesa, Montse Castán Arnal, y la titular municipal de Cultura, Blanca Alfonso de la Riva, lucieron galas regionales como portadoras de un legado de conciliación que recibieron de sus antepasados. Presidenta de la Comarca de la Jacetania, “que abarca desde Jaca hasta Salvatierra de Esca”, como precisó, la primera edil recordó que debió encargar un “ropaje de alcaldesa”. Lo dijo por la mayoría varonil en la sucesión histórica del cargo que ostenta en la actualidad.

SIN MÚSICA NI COMIDA

Por el carácter insólito de un año mediado por la pandemia, que mantiene expectante al mundo entero, no hubo parafernalia, con música y comida de hermandad, que adornase la ceremonia. Eso sí, no faltó el acto simbólico de la selección de las tres vacas, “del mismo pelaje, dentaje y cornaje”. Dos de ellas corresponderán a Isaba, conforme a la tradición. La tercera será para Uztárroz, por el acuerdo de alternancia con Urzainqui y Garde.

El cumplimiento de la costumbre empujó a la familia de la vizcaína Garbiñe Azkoaga a presenciar el tributo. “Desde hace 42 años” es parte de su agenda.

La conservación de la tradición fue remarcada con emoción por el alcalde de Isaba, quien no pudo sino subrayar el ambiente de hermandad que se genera cada año, y más en una época como la actual, de prudencia. “El año pasado leímos un escrito en castellano, euskera, francés y bearnés en el que recordábamos el deseo de hermandad entre los valles”, evocó. Los preceptos de la seguridad higiénica aconsejaron acortar el programa, incluida la lectura del fragmento, pero no impidieron la propagación de un elemento invisible, como el coronavirus, pero duradero: la paz de ahora en adelante.

LAS DELEGACIONES

1 Por el valle de Roncal. David Baines Pilart (alcalde de Isaba); Jone Alastuey García (Uztárroz); José Javier Echandi Sarriés (Garde) y Félix Galetx Laiana (Urzainqui).

2 Por el valle de Baretous. Pierre Casabonne (Arette); Etienne Serna (Aramits); Corine Jardoyen (Ance), Jean Claude Coste (Feas), Cédric Pucheu (Issor) y Lydie Campello (Lanne).

3 Testigos. Andde Saint Marie (Canciller Regional de Aquitania); Jean Lassalle (Diputado por Pirineos Atlánticos); Amparo López (directora general de Interior; y José María Agramonte (presidente de la Comunidad Bardenera).

4 Guardas. Nombrados para los puertos faceros de Ernaz, Leja y Arlás, los roncaleses Pablo Fanlo y Damián Gorría; y baretouneses Jean Marc Sarlatte y Jean Marie Bourdet.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Más información
volver arriba
Continuar

Hemos detectado que tienes en Diario de Navarra.

Con el fin de fomentar un periodismo de calidad e independiente, por favor o suscríbete para disfrutar SIN PUBLICIDAD de la mejor información, además de todas las ventajas exclusivas por ser suscriptor.

SUSCRÍBETE