x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
Aoiz / Agoitz

Goiburu, historia del comercio en Aoiz

Este negocio agoizko, hoy textil, cumple 200 años. Una prolongada historia en la que se ha ido adaptando a los tiempos y en la que ha pasado por las manos de cinco generaciones de la misma familia. Conmemorarán la efeméride junto con sus vecinos

Foto de Rita Orbaiz, viuda de Nicolás Goiburu, primera generación.

Desde la izda., María Luisa Goiburu Oquiñena y su hija, Marisa Aldaz Goiburu, tras el mostrador del bicentenario negocio agoizko.

ASER VIDONDO
11/03/2020 a las 06:00
A+ A-

Se han reinventado en numerosas ocasiones. Han salido adelante en tiempos difíciles recurriendo a la creatividad. Han ofrecido siempre lo que sus vecinos reclamaban, incluso una voz amiga cuando era necesario. Y han apostado por dar vida y generar economía en la villa. La familia Goiburu de Aoiz, a través de cinco generaciones, ha mantenido abiertas las puertas de un comercio que ha pasado de cerería y chocolatería al textil, siendo también ultramarinos e incluso ofreciendo sesiones de cine o servicio de taxi. Un negocio que cumple 200 años y que aspira a celebrar la efeméride con todo el vecindario. Una historia familiar que es reflejo, además, de la propia historia reciente agoizka.

Marisa Aldaz Goiburu, de 56 años, es la gestora actual del establecimiento, hoy enfocado al negocio textil. Pero no está sola. Su madre, María Luisa Goiburu Oquiñena, de 91 años, sigue más que presente. “Nos hemos criado entre estas paredes”, reconocen, mientras presentan un antiguo papel de envolver que remite a 1820 como fecha fundacional. “Gracias a mi abuelo Juan, que guardó mucha documentación, hemos podido reconstruir toda la historia”, dice Marisa.

Según refieren, todo se remonta al arrendamiento que hizo el matrimonio de Nicolás Goiburu y Rita Orbaiz en 1852 del comercio de Casa Arrizabala, que estaba en la actual plaza del Mercado. “El dueño era Teodoro Ruiz, y se supone que Nicolás había trabajado allí años antes de oficial. Era un negocio chocolatero, cerero y de confitería que habría abierto en 1820”, repasan.

En 1856, compraron ya la casa actual de Goiburu, en la calle La Plaza, a donde llevaron la tienda. “Fue la cosa bien, pudieron comprar tierras y aumentar el negocio, pero Rita enviudó joven, con 44 años, y tuvo que sacarlo todo adelante con ayuda de Tomás, uno de los 6 hijos que tuvo”. Como curiosidad, contaban con un pequeño molino movido por agua para la elaboración de chocolate en la actual zona de las Compuertas, en un terreno aún conocido como la ‘Huerta de la Rita’ donde tenían ricas zonas de cultivo, chopos, etc.

La siguiente generación la encabezó Tomás Goiburu, que heredó el negocio vía testamento “por su actitud y celo por el bien de la casa”. Se casó con Margarita Irigoyen. “Seguían vendiendo velas, dulces, chocolates... pero también otros muchos productos, incluso de textil. Era lo que se llamaba un ultramarinos”, indican. Pero, al igual que pasó años atrás, Margarita se quedó viuda joven, con 38 años, y al frente de todo. “Madre de 5 hijos, fue emprendedora, como hemos descubierto ahora. En un documento notarial consta como socia, impulsora y constructora, con los Ortiz, de la Harinera que hubo en Aoiz”.

Sin embargo, tuvo “problemas económicos” como los que le ocasionaron las inundaciones de la ‘Huerta de la Rita’ por riadas tras construirse la presa de la serrería de El Irati S.A., y “se arruinó”.

EMPEZAR DESDE CERO

“Aquí es donde entró la tercera generación, con Juan Goiburu a la cabeza, que comenzó sin nada e incluso hipotecó la casa familiar para poder enterrar a su madre en 1926”, aseguran. “Se casó con Dolores Oquiñena, de Enériz, y la dote le ayudó a empezar de cero”.

“Fueron momentos duros, pero recurrió a la imaginación y generó nuevas vías de negocio siempre enfocadas en dar servicio a la gente”, dicen. Así, adquirió un vehículo como taxi y para venta ambulante, o abrió en 1933 un salón de arte y música en el edificio que antes fue casa consistorial, en la plaza del Mercado. “En el primer piso había 200 butacas y se ofrecían comedias, cine mudo y sonoro, etc. Aún conservamos el último proyector. Cerró por un incendio”, rememoran. En la planta baja, por su parte, tenían bodega.

Entre tanto, el comercio seguía en la planta baja de la casa familiar, y las facturas que se conservan, todas a partir de 1934, reflejan un amplio catálogo de productos, “más de un centenar”. “Iban a comprar a los almacenes de Pamplona, y el género venía en los autobuses de La Montañesa o en el Tren Irati. Y, desde la estación, los niños del pueblo traían la carga ‘en procesión’ hasta la tienda. Se les premiaba con caramelos”, rememora Mª Luisa Goiburu, uno de los tres hijos de este matrimonio.

Les tocó vivir también la época de la guerra civil y posguerra. “Había escasez de todo, como se aprecia en alguna carta que conservamos, y estaba todo muy controlado con las cartillas de racionamiento. Si se daba más de lo que correspondía, te multaban. Nos cerraron la tienda 3 meses”.

Cuando Mª Luisa Goiburu, cuarta generación, heredó el negocio, lo hizo con el apoyo de su hermano Tomás y de la mano de su marido Demetrio Aldaz, llegado de Egiarreta. “Sabía que si me quería, tenía que seguir el negocio. Era sociable y aprendió enseguida”, afirma.

Casados en 1962, regentaron durante décadas una tienda que vendía “de todo”. Alimentación, droguería, juguetes de Navidad, aparatos de luz, vajilla, tejidos, caramelos, libros de colegio... “A veces, mis padres incluso cosas que eran de casa”, apuntilla Mª Luisa.

Reconoce que pasados los años, y cuando su única hija, Marisa, decidió no seguir estudiando y hacerse cargo del negocio, se llevó “un disgusto”. “Pero mi marido se alegró, la tienda seguiría”.

“Fue algo natural, no obligado. Salí a estudiar y no encontré nada que me gustase. Sin saberlo, este era mi sitio”, dice por su parte Marisa. En esta etapa, se centraron en lo textil. “Con las grandes cadenas de alimentación ya no se podía competir”.

Hoy, llegados a los 200 años del negocio, se muestra decidida a seguir detrás del mostrador. “Lo haremos por este comercio y por el pequeño comercio en general. Es importante que no se pierda, es vida, fomenta las relaciones sociales y apuesta por el producto nacional, aunque cueste más”.

Respecto de las conmemoraciones, decidieron “compartirlas”. “Esta es la historia de una familia vinculada siempre al comercio y los negocios, sí, pero también historia de Aoiz”, sentencia.

Celebraciones entre mayo y junio


Con el interés de repasar su historia y poner en valor la importancia del comercio local, Goiburu confió en la empresa agoizka Karekin Kultura para poner en marcha unas acciones que, entre otras, comprenden la investigación histórica y la elaboración de un documental. Disponen de apoyo del Ayuntamiento, del Gobierno (Comercio) y de Cederna Garalur. “Es una historia familiar, pero también de todo un pueblo con mucha riqueza y vida comercial”, dice Kati Leatxe, de Karekin Kultura. “Siempre se habla del empleo para fijar población, pero los emprendedores, además de generarlo, ofrecen un servicio. Y en el caso del comercio, además, se fomentan las relaciones. Es patrimonio local”, agrega Carlos García, agente de zona de Cederna. Está previsto que el último fin de semana de mayo (viernes, sábado y domingo) Goiburu se recree como antaño y se oferten visitas guiadas grupales a la casa familiar. Se ofrecerá además un adelanto del documental que preparan las agoizkas Rut Etxarte y Edurne Mañú, en el que también se aludirá a otros comercios centenarios de Navarra. Alguna visita se reservará para comerciantes, y también habrá tres específicas para escolares el 1 de junio. Finalmente, el 7 de junio se proyectará el documental completo en la casa de cultura, con una mesa redonda.


Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra