x
Activar Notificaciones

Activar Notificaciones

×

Su navegador tiene las notificaciones bloqueadas. Para obtener mas informacion sobre como desbloquear las notificaciones pulse sobre el enlace de mas abajo.

Como desbloquear las notificaciones.

Diario de Navarra | Facebook Se abrirá en otra página Diario de Navarra | Twitter Se abrirá en otra página Hemeroteca Edición impresa Boletines
Mi Club DN ¿Qué es? Suscríbete

La Hemeroteca
LA DESPOBLACIÓN DEL PIRINEO, A DEBATE

El Pirineo reclama un futuro vivo, digno y feliz frente a la despoblación

Sus habitantes manifiestan una apuesta por la vida en la zona que pasa por un respaldo de las instituciones

Foto de Joseba Martínez Rey (Mesa del Pirineo), Alfonso Ventura Amatriain (médico de Ochagavía), Virginia Mikeleiz Compains (cooperativa Eutsi), Silvia Calvo Petrotx (colectivo Txantxalan), Maia Ederra Barber (Eutsi) y Jesús Mª Rodríguez Gómez (director general de Despoblación), en Ochagavía.

Desde la izda.: Joseba Martínez Rey (Mesa del Pirineo), Alfonso Ventura Amatriain (médico de Ochagavía), Virginia Mikeleiz Compains (cooperativa Eutsi), Silvia Calvo Petrotx (colectivo Txantxalan), Maia Ederra Barber (Eutsi) y Jesús Mª Rodríguez Góme

14/02/2020 a las 06:00
A+ A-

Son conscientes de que necesitan ayuda, pero también de que el destino pasa por sus manos. La despoblación azota la comarca del Pirineo navarro, donde el número de habitantes mengua sin freno aparente año tras año. Es, sin duda, la problemática que más preocupa a los vecinos de la zona, y muestra de ello es el amplio tejido asociativo que ha germinado en los últimos tiempos para llamar la atención de las instituciones e implicar a la ciudadanía en la búsqueda de soluciones. Pero también da fe de ello la importante afluencia de vecinos que congregó este miércoles el foro ‘DN en vivo’ sobre Pirineo y despoblación que organizó Diario de Navarra en Ochagavía, y que se desarrolló en un ambiente constructivo.

Desde Burgui, Isaba, Jaurrieta, Ezcároz, Aspurz, Garralda, Aribe, Hiriberri, Erro, Lintzoain, Burguete... De todos los rincones del Pirineo llegaron vecinos para participar en el foro, que en algunos casos completaron trayectos de hasta 55 minutos en coche. “Estamos acostumbrados a movernos, y este tema preocupa. Con que nos ayuden un poco, con que no nos pongan trabas, bastaría para vivir bien aquí”, reflexionaba un asistente. Varios de ellos, en público y en privado, agradecieron la organización de este foro para dar voz a sus inquietudes, y las informaciones previas publicadas en el periódico, especialmente por su enfoque positivo.

En una sala municipal abarrotada, los asistentes atendieron, de primera mano, las reflexiones de seis ponentes, y luego se abrió un turno de preguntas e intervenciones del público. ¿La conclusión de la tarde? El Pirineo reclama un futuro vivo, digno y feliz frente a la despoblación.

EN MAYO: DÍA DEL PIRINEO

“Creemos en que se puede vivir en el Pirineo, y queremos hacerlo en las mejores condiciones posibles”. Así se expresó Silvia Calvo Petrotx (Txantxalan), de Burgui y 46 años, en el turno de palabra inicial, donde cada ponente expuso sus experiencias en torno a la despoblación. Calvo dio voz a los tres colectivos sociales que trabajan en esta materia: Bizirik Gaude en Salazar-Navascués; Pirinioan Lan Eta Bizi en la zona de Erro-Aezkoa; y Txantxalan en Burgui-Valle de Roncal. “Fue una suerte encontrarnos en el camino”, dijo. Repasó las acciones acometidas por cada uno, siempre con “enfoque positivo”, y otras comunes como la pintura de murales o una recogida de firmas. Además, adelantó una importante novedad: “Estamos trabajando, con mucha ilusión, para organizar en mayo un Día del Pirineo”.

Tras ella intervino Joseba Martínez Rey, de 31 años y del Valle de Erro. Es concejal de EH Bildu y vicepresidente de la Mesa del Pirineo, una agrupación de cargos electos que “aúna 5 valles, 4 villas y 1 almiradío”, y que nació en 2017 para “fomentar relaciones, compartir problemas y aciertos, y ayudar a tener músculo en las reivindicaciones ante estamentos superiores”. La Mesa recibió la “responsabilidad de coordinar el trabajo de campo para la ponencia parlamentaria sobre el Pirineo” de la pasada legislatura, y ahora, con la agencia Lursarea del Gobierno y Cederna Garalur, ayuda a “concretar los pasos a dar”. “Ya hay sobre la mesa contrataciones, una Asamblea del Pirineo, partidas presupuestarias...”, repasó, y dijo que se convocarán reuniones informativas.

Por parte del Gobierno de Navarra tomó la palabra Jesús Mª Rodríguez Gómez, director general de Administración Local y Despoblación. Destacó la importancia de “visibilizar” esta problemática, y expuso que el Gobierno trabaja en ello. “Se ha creado una dirección general específica así como una comisión interdepartamental de lucha contra la despoblación, que irá definiendo ejes de actuación e impulsando iniciativas”, dijo. Adelantó que los presupuestos del Ejecutivo incluirán “por vez primera” partidas económicas en este sentido “para proyectos y poner en marcha equipos dinamizadores”. “El mundo urbano debe ser solidario con el mundo rural. Y el Gobierno debe incorporar en su acción el impacto demográfico, como hace con el medioambiental o la perspectiva de género”, indicó.

OPORTUNIDAD DE VIDA

En cuarto lugar intervino Alfonso Ventura Amatriain, de 55 años, médico de Izalzu y Ochagavía, y residente en esta segunda localidad. “En el Pirineo, con 21 médicos y 21 enfermeras para atender a 5.000 empadronados, se suele decir que es un servicio ‘caro’, pero no se mira cuántas derivaciones a hospitales evitamos o la población flotante que atendemos. Por ejemplo, en Ochagavía se registran al año 40.000 visitantes”, reflexionó. Afirmó que la calidad de la atención médica en zona es alta (“siempre se atiende al día”), y opinó que ayuntamientos y otros colectivos “deberían involucrarse apoyando acciones en materia de envejecimiento”. “Sólo en Salazar, el cuidado a mayores genera más de 50 empleos, es un motor económico del valle”, dijo.

Precisamente las dos emprendedoras que fueron invitadas como ponentes tenían vinculación con esta materia. “Trabajamos la mejora de la calidad de vida de las personas mayores, fomentando un estilo de vida saludable y las relaciones frente al aislamiento social”, aseguraron la socias trabajadoras de la micro cooperativa Eutsi Virginia Mikeleiz Compains, de 36 años y de Ezcároz; y Maia Ederra Barber, de 27 y vecina de Ochagavía. Eutsi suma 6 trabajadores y en sus programas participan 135 personas en Salazar-Navascués, Aezkoa, Roncal y la residencia de Ochagavía. Ofrecen también servicio de transporte, almuerzos saludables y actividades intergeneracionales con colegios. “Agradecemos todo el apoyo recibido y como principal dificultad a la que nos enfrentamos está el encontrar la estabilidad, dado que dependemos de ayudas públicas en un elevado porcentaje”, dijeron. Pero, pese a todo, valoraron positivamente el paso de emprender: “Encontramos una oportunidad para nuestro desarrollo profesional y para poder vivir en el Pirineo”, sentenciaron.

Te puede interesar

Necesidades prioritarias. “Estamos todos híper diagnosticados, necesitamos medidas ya”


Afinar los oídos de quienes ocupan despachos públicos. Se antoja esencial para articular medidas efectivas. Porque los cajones, evidencian los habitantes el Pirineo, están llenos de estudios y diagnósticos. Más estudios y más diagnósticos y ellos necesitan que el Gobierno y el Parlamento de Navarra proyecten, legislen y financien.

“Son las tres claves”, apuntó en el foro Joseba Martínez, vicepresidente de la Mesa del Pirineo y concejal en el Ayuntamiento de Erro. “Que desarrollen la ponencia ya elaborada, el trabajo ha sido brutal”, calificó. “Está en un papel, pero hace falta voluntad para aplicarla”, aseveró y reparó, entre todas las necesidades prioritarias, “en una financiación más justa de las entidades locales” y una manera de hacer las cosas que impulse el “pro común”, subrayaba con este concepto la importancia de que todos los municipios del Pirineo trabajen juntos en el objetivo, dejando de lado posibles caminos unilaterales. Mencionó asimismo Joseba Martínez “la necesidad de que no haya posturas inamovibles, de respetar al diferente y al entorno”.

Silvia Calvo, vecina de Burgui integrada en el colectivo Txantxalan, compartió las reflexiones de Martínez, las hizo suyas y añadió que “una de las claves es no perder más población” y cumplir el diagnóstico. “Estamos híper diagnosticados”, subrayó e incidió en que “sobre el papel está escrito casi todo”. “Necesitamos acciones ya”, valoró si bien entiende que “los cambios políticos son los que son” y esto ralentiza en buena parte los proyectos, aludiendo a las nuevas caras en las distintas legislaturas. Reparó Silvia Calvo en que “algunas medidas no precisan de mucho presupuesto”. “Dejad de abandonarnos. Somos mucho más que una foto y un Pirineo sin gente es un paisaje y nada más”, exclamó.

“DIFÍCIL SIN LO PÚBLICO”

Jesús Mari Rodríguez, director de Administración Local y responsable de Despoblación en el Gobierno de Navarra, señaló que “en este problema, sin intervención desde lo público, es difícil revertir la situación” y apuntó, sin concretar ninguna, hipotéticas “medidas fiscales, económicas, o de acceso a la vivienda”.

Alfonso Ventura, médico de Ochagavía, trasladó a la sala algo que había escuchado en la radio poco antes de salir de esa tarde. “En el debate sobre el ministro Ábalos y su encuentro con la vicepresidenta de Venezuela, el hemiciclo del Congreso de los Diputados de Madrid estaba lleno. Pero inmediatamente después trataban sobre los problemas del agro que se vacía, y lo que se ha quedado vacío ha sido el hemiciclo”, ilustró con la espantada de sus señorías la falta de interés por el problema por parte de algunos estamentos públicos.

Viajó después a Noruega para poner como ejemplo las subvenciones y ayudas existentes en ese país. Enumeró en este contexto algunas que se podrían aplicar en el Pirineo para aliviar la sangría demográfica: “No pagar peajes, menos impuestos, contar con banda ancha en las conexiones de internet... esas facilidades para la población”, indicó.

Por su parte, Virginia Mikeleiz, de la cooperativa Eutsi, incidió como necesidad prioritaria en la vivienda. “Más que oportunidades de empleo, mencionaría el de la vivienda, un tema complicado, pero básico para quien quiera quedarse a vivir aquí”, afirmó.

Potencialidades del Pirineo. “Se vive bien aquí, nos lo tenemos que creer”


“Es algo subjetivo, cada persona ve en un lugar algo que otros no ven”, reflexionó Joseba Martínez, representante de la Mesa del Pirineo en el foro, preguntados los ponentes por las potencialidades del entorno y qué cabría fomentar con el fin de paliar siquiera la caída poblacional. En todo caso, unos y otros coincidieron en los recursos naturales, en el arraigo, en los servicios públicos y en la calidad de vida, algo “básico” en un escenario de futuro.

Reparó Joseba Martínez, el primero en desgranar las potencialidades que a su juicio tiene el Pirineo, “en el sentimiento de pertenencia” por un lado, y en la “capacidad”, de algún modo inherente a ese sentimiento. Se refirió en este sentido a la “beharra”, expresión en euskera muy utilizada para describir la necesidad que te enseña y te empuja a emprender, a estudiar, a reinventarte, a actuar. “Nos hace la beharra”, resumió y mencionó asimismo, dentro de las potencialidades, en este caso de los habitantes, “un cambio de mentalidad”. Habló a continuación de “la tranquilidad, la naturaleza, la calidad de vida en un paisaje idílico y bucólico”, sin pasar por alto “los recursos naturales, el patrimonio, la cultura, la historia...”.

Indicó que el Pirineo tiene un potencial económico, pero considera que “se necesitan herramientas para llegar a desarrollarlo”. “Hay gente que, con poco, se quedaría a vivir”, describió de personas que se han criado en los valles, o han tenido vínculos con él y aunque viven en la ciudad, “se pasan la semana mirando al pueblo”.

La “sintonía” es para Silvia Calvo, del colectivo Txantxalan, una de las potencialidades del Pirineo. “Hay sintonía, por eso nos encontramos en los caminos”. “Tenemos muy buena calidad de vida”, reflexionó al tiempo, “aunque falta algo de trabajo y que las ayudas a la rehabilitación de vivienda se adapten a la realidad actual”. Calificó el Pirineo como un entorno “maravilloso para criar hijos” y mencionó el prolijo “tejido cultural y social”.

Maia Ederra, una de las socias de la cooperativa Eutsi, apeló a la “calidad de vida, la conexión y convivencia entre los vecinos y las vecinas en el ocio saludable, y la relación entre los habitantes de los distintos pueblos que te abren la puerta de casa”.

Jesús María Rodríguez, director de Administración Local, habló más que de las potencialidades, de la necesidad de potenciar la “calidad de vida” en el entorno.

Por último, el doctor Alfonso Ventura fue directo al fondo y subrayó que es prioritario “tomar decisiones y no hablar por hablar”. Destacó “el tema educacional”, para él sustancial a la hora de afrontar un futuro con tejido social en el Pirineo. “Durante muchos años hemos preferido que los hijos se fueran a Pamplona, les hemos animado pensando que aquí carecían de oportunidades que en la ciudad sí tendrían y esto es algo que hay que trabajar ahora desde el colegio, el objetivo principal y final es el colegio “, valoró y apuntó del mismo modo que “igual no son necesarios tantos arquitectos, médicos o abogados, y sí más fontaneros, profesionales de distintos gremios”.

“¿Se puede vivir bien?, sí, nos lo tenemos que creer y que las iniciativas surjan desde aquí”.

Del pesimismo al optimismo. “La repoblación no va a darse con los niños nacidos en el Pirineo”


“La repoblación no va a ser endogámica, no va a producirse solo con los niños del Pirineo. Será con gente de fuera”. La reflexión la hizo Joseba Martínez, integrante de la Mesa del Pirineo y concejal de EH Bildu en Erro, único municipio de todo el Pirineo navarro que no ha sufrido un retroceso en su población durante los últimos 24 años. Pero la pirámide poblacional acusa un exceso de personas mayores.

Y es que, como advirtió Silvia Calvo, del colectivo dinamizador Txantxalan, la ausencia de un instituto en la zona -especialmente para los escolares del modelo D-, obliga a las familias a mandar a sus hijos a Pamplona. “Esto produce desarraigo, las familias se rompen. Pedimos a la Administración un sitio más cercano”, reclamó.

Sí que advirtió “un cambio de mentalidad” respecto a la educación en las poblaciones del Pirineo. “Hay una mayor confianza, algo que ha cambiado respecto a mi generación. Se empieza a valorar el mundo rural y habría que orientar la educación hacia profesiones que se puedan desarrollar aquí, especialmente en el ámbito de la FP”, añadió. Pidió asimismo un “cambio de mentalidad global”, tanto en el ámbito rural como en el urbano. “Nos necesitamos mutuamente”, aseguró.

EL NUEVO "ÉXITO"

Jesús María Rodríguez, director de Administración Local y Despoblación del Gobierno foral, manifestó que “el cambio va a costar”. “En los últimos años se ha hablado mucho de la España vaciada. La presencia en los medios ha prestigiado la vida en el pueblo y ha propiciado un cambio en el concepto de éxito, que ya no es irse de la ciudad”, manifestó.

Ese sería el caso del citado Joseba Martínez que, tras estudiar fuera de su localidad natal, volvió para trabajar de cocinero. “Yo cuando me fui a estudiar fuera no quería más que volver. Si quieres, te quedas”, afirmó. Martínez recordó y defendió las relaciones que se tejen entre los habitantes de los valles pirenaicos navarros. “Hay que salir de los pueblos y crear comunidad. Nuestros padres se conocieron en la Biltoki (discoteca de Burguete) o en la discoteca de Ochagavía”, apuntó.

También pidió un cambio de mentalidad entre los habitantes del Pirineo navarro. “Somos bastante acomplejados. Nos sentimos inferiores y tenemos que creernos que somos igual de válidos. Hemos estudiado y aquí hay mucha materia gris”, concluyó.

Preestreno del documental ‘Eki.librio’

Al término del foro se proyectó, con colaboración del colectivo Bizirik Gaude, un breve adelanto del cortometraje documental ‘Eki.librio’. Fue rodado en el verano de 2018 en el Valle de Salazar y Almiradío de Navascués, y se centra en despoblación y resistencia. Está dirigido por Marga Gutierrez y producido por En Buen Sitio producciones. Este sábado será la primera vez que el documental al completo vea la luz, con un preestreno que tendrá lugar en la Casa del Valle, en Ezcároz, a las 18.00 horas. La entrada será gratuita e incluirá un coloquio.

Comentarios
Te recomendamos que antes de comentar, leas las normas de participación de Diario de Navarra

Noticias relacionadas
Lo más...
volver arriba

© DIARIO DE NAVARRA. Queda prohibida toda reproducción sin permiso escrito de la empresa a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, de la Ley de Propiedad Intelectual

Contenido exclusivo para suscriptores DN+
Navega sin publicidad por www.diariodenavarra.es
Suscríbete a DN+
Solo 0,27€ al día (Suscripción Anual)
Ya soy DN+
Continuar

Estimado lector,

Tu navegador tiene y eso afecta al correcto funcionamiento de la página web.

Por favor, para diariodenavarra.es

Si quieres navegar sin publicidad y disfrutar de toda nuestra oferta informativa y contenidos exclusivos, tenemos lo que necesitas:

SUSCRÍBETE a DN+

Gracias por tu atención.
El equipo de Diario de Navarra